FASD
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Ir abajo
avatar
Solitudinis
Recién llegado/a
Valoración : 0
Actividad : 144
Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 06/07/2021

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Mar Jul 27 2021, 06:31
Identidad en el contexto de la postmodernidad es la retórica del gremio. Identidad es la forma o conjunto de formas con el que el gremio se identifica ante el individuo como miembro de un Estado y ante el Estado como sociedad políticamente organizada. Pero la identidad no es innata ni hereditaria ni siquiera exclusivamente colectiva o gremial, la identidad es algo que genera y construye cada individuo según sus relaciones con el medio que ha de sobrevivir.

En consecuencia y, en primer lugar, los individuos no se caracterizan por su identidad sino por su personalidad, es decir, el individuo carece de identidad reconocible a menos que forme parte de un gremio en cuyo caso posee la identidad del gremio a cambio de renunciar a su identidad personal, esto es a su personalidad.

La iglesia católica autoriza y desarrolla la personalidad de sus miembros en la medida en que estos contribuyen a desarrollar y potenciar la identidad de la iglesia católica como institución ecuménica, política y vaticana. Del mismo modo actúa cualquier partido político, agrupación social, organización mafiosa, grupo terrorista o red institucional de espionaje que sorprendentemente autodenominadas “de inteligencia”.

En segundo lugar, los Estados no se identifican en términos de identidad, sino como totalidades atributivas, cuyos diferentes organismos, instituciones, departamentos y ramificaciones desempeñan funciones atributivas en el proceso de su participación en el todo en el que forman parte, de modo que, sin ejercicio de tales funciones, de tales atributos, la complejidad y el funcionamiento del sistema no sería posible ni factible.

La identidad no es pues, en el mundo postmoderno, el rasgo distintivo ni de un individuo ni de un Estado. La identidad es un síntoma que singulariza a un gremio. Y que lo singulariza para enfrentarlo, bien a otros individuos que no forman parte de él o que incluso se le oponen bien como Estados dentro de cuyas estructuras políticas el gremio pretende desarrollarse como sociedad natural o gentilicia, es decir, como sociedad no organizada políticamente, pero con derechos y fueros propios. Desde este punto de vista, la identidad gremial suele ser una amenaza frente al individuo disidente y frente al Estado “opresor”. El gremio marca, exige e impone, de este modo, una diferencia hacia el Estado en términos políticos, y frente al individuo no gremial, en términos sociales.

Los gremios postmodernos, así configurados, son insolidarios por naturaleza y ahestatal por necesidad, pero nunca ácratas, internamente están muy bien organizados. Son insolidarios y por lo tanto incompatibles con una izquierda marxista porque rechazan a los individuos que disientes de los fundamentos del gremio o de que simplemente no se integran o adaptan a sus presupuestos. Solo una izquierda indefinida puede ser soluble en un gremio que es insolidario. Y son ahestatales porque consideran al Estado como principal enemigo desde el momento en el que es Estado, y me refiero al Estado que brota políticamente desde la revolución francesa y la ilustración europea, al Estado moderno, regula y normaliza la vida pública mediante el establecimiento de leyes que, al menos teóricamente, son iguales para todos. Leyes que, por lo tanto, clausuran cualquier pretensión foral o diferente de la que el gremio pretenda apropiarse.

Los gremios son formas de organización propias del egoísmo colectivo, los miembros de un gremio, interesan no como individuos, sino como miembros de un sistema gremial del que forman parte. Para el feminismo lo verdaderamente importante no es la mujer, sino la mujer feminista. Al nacionalismo vasco o catalán no les interesan los vascos o catalanes, sino los vascos nacionalistas y los catalanes nacionalistas. Incluso podría interesarle un esquimal nacionalista siempre que en su defensa del nacionalismo cupiera una idea nacionalista de Cataluña o del autodenominada “país vasco”. El nazismo no dudo de calificar de arios honorarios a los japoneses que durante la segunda guerra mundial luchaban contra los Estados Unidos. Lo mismo cabe decir de cualquier otro nacionalismo y de cualquier gremio. No interesa el individuo, sino el miembro, en tanto que como parte estructural y esencial de la totalidad gremial.

Por su parte, un Estado no es un gremio sino una sociedad política. Un gremio es una sociedad natural no organizada políticamente, sino ideológicamente. El gremio es siempre expresión de un pensamiento único, de una ideología que no sobrevive en convivencia externa con otras ideologías. El Estado marxista que desarrolla la Unión Soviética es el resultado de luchas mortales entre diferentes gremios: bolcheviques, mencheviques, trotskistas, estalinistas que encabezan la revolución comunista. El cristianismo triunfante del siglo primero es el resultado de los enfrentamientos fratricidas, nunca mejor dicho, entre las diferentes sectas cristianas que disputan por el control del entonces gremio de cristianes, el cual tras la conversión de Constantino dispone de los primeros pasos decisivos hacia su constitución como sociedad política que no tardaría en cuajar en los Estados y en la corte vaticanos.

Sin embargo, un gremio en sí mismo considerado, es un Estado imaginario al carecer de fuerzas armadas, aunque pueda disponer de armas que lo abastecen como organización terrorista o mafiosa. De sistema sanitario, aunque disponga de la infraestructura de una ONG, como Médicos sin Fronteras, por ejemplo. Instituciones educativas, por más que cuente con la asesoría de altruistas cooperantes, etc. Porque sus ejércitos, su sanidad, sus escuelas se dan dentro de un Estado y con frecuencia, contra el cual, que con frecuencia ese gremio como sociedad natural y gentilicia que es, pero no política se desenvuelve.

El gremio es en consecuencia, el sucedáneo de la sociedad, es siempre el sucedáneo de la sociedad real y verdaderamente existente, es decir, el analgésico del que disponen sus miembros frente a una sociedad política que les disgusta o les incomoda y fuera de la cual el gremio es completamente imposible. No hay gremios fuera de una sociedad política, no hay gremios sin Estado. De hecho, las autodenominadas “organizaciones no gubernamentales” son sociedades gremiales o gentilicias que trabajan en el seno de Estados políticamente constituidos y que se sirven de infraestructuras económicas, sociales, políticas, etc. Controladas por múltiples estados, así como por empresas internacionales privadas, las cuales a su vez, son también sociedades no gubernamentales, si bien con objetivos muy distintos a las clásicas ONGs, pues su objetivo consiste en obtener dinero a cambio de bienes de consumo, difundir la fe en un Dios o imponer la identidad nacional sobre un territorio que pertenece políticamente a un Estado legítimamente constituido, ¿O es que el corte inglés, la iglesia católica o la ETA, no son, al igual que "médicos sin fronteras" organizaciones no gubernamentales?

El gremio es sin duda el mejor sucedáneo de la sociedad, el individuo, el individuo naturalmente gremial, desde luego, se siente allí dentro psicológicamente protegido, a cambio de entregar su libertad, su personalidad, y su persona a las disposiciones y estructuras del grupo. El gremio es siempre un refugio para quienes profesan un fundamentalismo, una excentricidad, una anomia, una diferencia que ninguna sociedad tolera al menos que el gremio mismo se imponga en el seno de esa misma sociedad con una fuerza lo suficientemente imponente como para no poder ser contrarrestada. El gremio se convierte entonces en un lobby, las divergencias que caracterizan a sus miembros pueden entonces convertirse en objeto de exhibición e instrumento de poder y dotar de esto modo al sujeto que los exhibe y ostenta con atributos superiores frente al resto de los mortales, mas individualistas o mas sociales pero sin lugar a dudas, menos gremiales, pues no forman parte del lobby, así se explica el poder de las minorías en el seno de la postmodernidad, así se explica también el debilitamiento postmoderno de los estados contemporáneos frente a sociedades gentilicias como los nacionalismos o las multinacionales.

Solo un Estado se percibe contemporáneamente como ajeno a todo influjo postmoderno en materia política: La República Popular China. Vattimo no vendería allí ni una sola de sus rosquillas de su europeísta “Pensiero debole”. Derrida tampoco sería bien recibido en un Estado que no acepta relativismos propios ni absolutismos ajenos.

Feudos medievales, gremios postmodernos, lobbys contemporáneos, se trata siempre de minorías imponentes y poderosas, valga el oxímoron. Basadas en el autismo gremial y fundamentalista, así como en el imperialismo gregario, cuyas vertebras principales son con frecuencia el idealismo, el dogmatismo y el irracionalismo. Sus miembros viven ajenos a todo raciocinio que cuestione o vulnere sus bases. La única identidad de la que dispone el gremio es la identidad formal, retorica, sofistica y sofisticada. Esa es la materialidad de la identidad postmoderna: un puro formalismo. Los miembros del gremio disfrutan de cuanto les ofrece el estado como sociedad política en la que se inserta su gremio. Pero simultáneamente, los miembros del gremio se enfrentan al Estado y pretenden sentirse diferentes de los individuos no alineados o no alienados en su gremio. De este modo la identidad se convierte en una cuestión de sentimientos, así, uno puede sentirse ser Napoleón sin dejar de ser funcionario del Estado. También puede sentirse hijo de Dios, sin dejar de ser hijo de su padre y de su madre que lo pario. El gremio es con frecuencia enemigo del Estado porque este, no es una cuestión de sentimientos, sino de realidades atributivas. El Estado se comporta como estructura superior e irreductible al gremio al que regula y controla en el desarrollo y expansión de sus actividades autistas e imperialistas.

En definitiva, cuando una persona se suscribe a una ideología totalitaria, deja de ser un ser humano y pasa a ser un engranaje de una máquina. Es un avatar de un solo usuario multicuentas que es el partido. Algo así como lo que ha sucedido en algunos foros cuando hay una persona que posee diez avatares, bueno, los partidos tienen mil avatares detrás de los cuales hay un ser de carne y hueso, que parece estar opinando, que parece estar diciendo algo, pero no, es una máquina.

¿Qué opinan?


Gaston Broguett
Gaston Broguett
Asiduo/a
Valoración : 2
Actividad : 605
Cantidad de envíos : 155
Fecha de inscripción : 28/02/2021
Localización : Argentina
https://repositoriodeconfusiones-comentarios.blogspot.com/

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Mar Jul 27 2021, 13:49
Solitudinis, leído su aporte a los saltos (estimo que, debería ser releído mas de una vez, para aumentar la probabilidad de que se escapen pocas cosas), lo resumiría como: dinámica de grupos (totalitarios o no) y algo de la plausible diferencia entre opinión publica y publicada. Pero bueno. Esperare a otros aportes a ver que logro entender y/o criticar.
Albedrío 1.0
Albedrío 1.0
Veterano/a
Valoración : 46
Actividad : 3840
Cantidad de envíos : 1333
Fecha de inscripción : 20/11/2018
http://escepticosinterinos.foroactivo.com/

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Mar Jul 27 2021, 19:31
No he entendido muy bien el texto y la relación de gremio e identidad con posmodernismo.
avatar
Solitudinis
Recién llegado/a
Valoración : 0
Actividad : 144
Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 06/07/2021

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Sáb Jul 31 2021, 22:25
Algo por el estilo Gaston Broguet, dinámica de grupos. Albedrio, simplemente publique un desarrollo del concepto de libertad, o para decirlo simplemente, estaba diciendo punto por punto como de una sociedad que si bien ya había entrado en la mediocridad y decadencia (occidente), esta locura que hoy vemos desde luego que no se veía, si estaba implícita, pero nadie en su sano juicio lo hubiera sostenido.

La libertad no es un concepto que se amplíe con el paso del tiempo. Se atribuye a Kant la afirmación en virtud de la cual, él decía que la historia de la humanidad, la historia de los seres humanos era el desarrollo de la idea de libertad. No es que el romanticismo hubiera más libertad que en la edad media, ni que el siglo XII hubiera más libertad que en Alejandría de Hipatia. Simplemente la libertad se ordena, se reglamenta, se organiza conforma a leyes que en última instancia son políticas, porque se configuran en torno a Estados en la edad moderna o que son feudales, por ser configuradas en torno a feudos en la edad media.

Pero creer que la libertad es una circunferencia que amplia su radio a medida que avanza la historia o el paso del tiempo es un error. Ya que, insisto, en la edad media había más libertades de las que hay hoy, en muchos aspectos. Y hoy hay más libertades en otros aspectos de los que había en la edad media. Y lo mismo podemos decir de hace diez o veinte años. Porque cada vez que las leyes cambian, y las leyes cambian con mucha frecuencia y con mucha aleatoriedad, pues evidentemente cambia el criterio de libertad del que se objetiva el ordenamiento jurídico de un Estado y ese criterio no es estable.

La política es la administración del poder. Es decir, es la organización de la libertad. Y naturalmente la administración del poder, la organización de la libertad varía según las personas. Hay personas para las que confinarse no supone ningún problema, porque ya de hecho, antes del confinamiento ya vivían confinadas. Entonces al no tener conciencia de la necesidad de salir, eso no supone ningún problema. Y hay otras personas que cualquier cosa puede suponer un atentado para su libertad, porque en un mundo en donde el criterio de libertad se hace más subjetivo, porque hay menos posibilidades para objetivarlo, desde luego que las posibilidades de lesionar esa libertad son cada vez mayores. De esta libertad subjetiva surge la creencia de que el individuo cada vez tiene más relevancia socialmente, sin embargo, para haber una mínima objetivación de esta, solo importa si estas dentro de un gremio, el individuo en sí mismo no importa, de aquí el concepto de identidad no es mas que un circulo vicioso de lo anteriormente descripto.
Albedrío 1.0
Albedrío 1.0
Veterano/a
Valoración : 46
Actividad : 3840
Cantidad de envíos : 1333
Fecha de inscripción : 20/11/2018
http://escepticosinterinos.foroactivo.com/

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Dom Ago 01 2021, 08:57
Creo que no estoy de acuerdo con lo que propones, ¿puedes poner un ejemplo, no sé, de lo que llamas gremio?
avatar
Solitudinis
Recién llegado/a
Valoración : 0
Actividad : 144
Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 06/07/2021

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Lun Ago 02 2021, 03:51
"Los gremios son formas de organización propias del egoísmo colectivo, los miembros de un gremio, interesan no como individuos, sino como miembros de un sistema gremial del que forman parte. Para el feminismo lo verdaderamente importante no es la mujer, sino la mujer feminista. Al nacionalismo vasco o catalán no les interesan los vascos o catalanes, sino los vascos nacionalistas y los catalanes nacionalistas. Incluso podría interesarle un esquimal nacionalista siempre que en su defensa del nacionalismo cupiera una idea nacionalista de Cataluña o del autodenominada “país vasco”. El nazismo no dudo de calificar de arios honorarios a los japoneses que durante la segunda guerra mundial luchaban contra los Estados Unidos. Lo mismo cabe decir de cualquier otro nacionalismo y de cualquier gremio. No interesa el individuo, sino el miembro, en tanto que como parte estructural y esencial de la totalidad gremial".

Es una cita del primer texto.

Albedrío 1.0
Albedrío 1.0
Veterano/a
Valoración : 46
Actividad : 3840
Cantidad de envíos : 1333
Fecha de inscripción : 20/11/2018
http://escepticosinterinos.foroactivo.com/

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Lun Ago 02 2021, 12:33
Si lo que consideras gremio, que es una palabra medieval, es la adscripción a ciertos grupos o categorías que se establecen socialmente (nacionalidad, raza, ideología...ect) de forma arbitraría, lo que estás haciendo es hablar de un concepto plenamente moderno.

Si criticas esa categoría como formada por individuos adscritos por criterios subjetivos, históricos o arbitrarios, de nuevo estamos hablando de modernidad. Podríamos decir que la crítica de la postmodernidad a estas categorías es, precisamente, aceptar que cualquier criterio que se establezca será simple convención social y no tendrá un correlato objetivo o biológico con el que se pueda establecer a priori quien pertenece a uno u otro grupo.  

Si te parece que la identidad se basa en la adscripción a estos grupos, de nuevo estamos hablando en términos modernos.

Si, por último, estableces que el individuo está supeditado a esta adscripción como miembro al grupo, sigues hablando de conceptos modernos.

Así que "gremio" no es un concepto postmoderno e identidad - tal como la defines - tampoco.

Ahora hay discusión y tensión entre estos conceptos modernos y otros posmodernos, pero ya está institucionalizado que es la persona sobre quien recaen las leyes (se habla de persona física o jurídica).  Además ya se están institucionalizando (es decir, entrando a formar parte de la legislación, la burocracia y, en definitiva, el sistema socio económico) cuestiones tales como la identidad de género, introduciendo conceptos y procedimientos que destrozan toda adscripción a una categoría y en el que - a poco que se conozca - hay que llegar a la conclusión de que es la diversidad individual el valor y lo único que puede aglutinar a esas personas, escapando de etiquetas y superando incluso los límites del lenguaje - lo que provoca no pocas reacciones en contra.

Así que creo que estás criticando lo arbitrario de categorías tradicionales, a lo que llamas gremio y, eso, esa crítica, sólo es posible después de que la Segunda Guerra Mundial dejase claro lo absurdo de establecer adscripciones identitarias a grupos ideales que se anteponían a la lógica, la razón y, sobre todo, la dignidad y la vida humanas. Eso es un pensamiendo postmoderno.
avatar
Solitudinis
Recién llegado/a
Valoración : 0
Actividad : 144
Cantidad de envíos : 33
Fecha de inscripción : 06/07/2021

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Mar Ago 03 2021, 22:00
No exactamente Albedrio. Pero gracias por el comentario Up .
Contenido patrocinado

Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”  Empty Re: Dos conceptos postmodernos: “gremio” e “identidad”

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.