FASD
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Ir abajo
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Relatos

Mar Sep 22 2020, 11:57
Dado que el hilo de San Valentín ha dado ya bastante de sí con los relatos sobre el amor, y a mí, en lo personal, me va a entrar una diabetes como siga por esos cauces, me he propuesto abrir este hilo para relatos en general.
¡Libres como el viento para escribir sobre lo que nos plazca, eso es lo que somos!
avatar
julramsot
Asiduo/a
Valoración : 3
Actividad : 920
Cantidad de envíos : 202
Fecha de inscripción : 01/12/2019

Relatos Empty Re: Relatos

Sáb Sep 26 2020, 08:32
Y bajo la Virgen María a la tierra con su hijo Jesús, para reunirse con los hombres, harta de tantas maldades que estos hacían.

Pero como eran muchos y todos hablaban a la vez (porque muchos de ellos eran españoles o latinos 😎) eligió unos 50 al tuntún y se reunió con ellos.

Y nada más empezar la reunión los hombres empezaron a quejarse del virus que asolaba la tierra,

y Jesús saltó: Y a mí que coño me cuentas. Eso es un virus que ha mutado.

Y la Virgen contestó: Niño esa boca!. Dios hizo el mundo lo mejor que pudo y ya está mayor y no cavila bien.

Y los hombres entonces preguntaron a la Naturaleza, que estaba en la reunión en forma de Manzano con una Serpiente a los pies, porque tenía mucha guasa.

Y la Naturaleza empezó hablar del equilibrio de la vida y se empezó a ir por las ramas y a decir una cosa y la contraria (porque se había educado en Inglaterra y la diplomacia y la socarronería le corrían por la savía), pero todo el mundo sabía que no podía ver a los hombres desde que exterminaron a los gamuzinos.

Y la Virgen puso orden y dijo: Yo he venido a hablar de mi libro!. Y de una patada sacó los Testamentos. Y pregunto: Q ha pasado, porque nadie lo quiere leer?

Y los hombres le explicaban a la Virgen y a Jesús que el formato estaba anticuado, que ya nadie leía las cosas en una piedra. Que el mensaje era demasiado directo, que no contaba bien la historia....etc, etc

Y Jesús iba tomando notas.

Pero entonces un niño que se había colado en la reunión se acercó a la Virgen y se le sentó en la falda, y estuvo jugando con las tablas de piedra, que pesaban mucho, hasta que se puso a multar con ellas y las rompió.

La Virgen, que era muy buena, pero que en esos momentos tenía ganas de estrangular al trastito que se había puesto a llorar del susto del ruido, no pudo hacer otra cosa que acurrucarlo más y decirle palabras suaves hasta que se calmó.

Y los hombres preguntaban, y ahora que hacemos?

Y entonces entre todos acordaron reunirse otro día y hacer unos Testamentos un poco más relajados y fáciles de cumplir, porque por ejemplo el del adulterio y eso era muy difícil.

Y la Virgen estuvo de acuerdo y Jesús también. Y así todos salieron contentos de la reunión, sintiéndose un poco menos malos y con más ganas de ser buenos.

Y colorín, colorado este cuento se ha acabado.

Un beso a todos los hombres de buena voluntad y a los malvados también
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Re: Relatos

Vie Oct 02 2020, 14:13
Se te va Laughing pero que sepas que me ha encantado.
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Re: Relatos

Vie Oct 02 2020, 15:00
"En esta vida nadie lo ha pasado como yo lo he pasado", de dijo para sus adentros. "Yo sí que sé lo que es sufrir de verdad, y es más, sé lo que es reconstruirme desde los cimientos. Gracias a ello y a mi intelecto, he alcanzado un entendimiento sobre la vida que nadie más en este mundo tiene."

Gildo se miró al espejo con semblante sereno. Aquél era definitivamente el rostro de la sabiduría, un privilegio reservado para solo unos pocos mortales que se parecen mucho a él. Además se había nutrido de grandes maestros, como Rhonda Byrne, que le habían enseñado que, si cierras los ojos muy fuerte y llenas tu casa de notas, puedes llegar hasta a ser millonario. ¡Los científicos que han renegado de esa mentira llamada ciencia así lo afirman también! Se sonrió a sí mismo lleno de orgullo. Definitivamente sí, él había dado con la verdad verdadera.

Gildo, sin embargo, se sentía bastante solo; no entendía por qué la gente siempre le renegaba tanto y le tenía tanta envidia. Cada vez que trataba de ayudar a los demás a ver, a ser mejores y curar sus traumas, lo mandaban a la mierda. Con los demás genios no había ocurrido lo mismo, por lo que el problema debía ser que su intelecto es tan grande que sobrepasa todo límite conocido hasta ahora, por eso nadie le daba nunca la razón, por eso no lo entendían: había nacido con una capacidad demasiado grande como para ser comprendido por nadie. Y entonces deseó que William James Sidis estuviese vivo, seguro que él sí que apreciaría todo lo que Gildo tenía que enseñar.

Gildo tampoco tenía novia, esas malditas feminazis no ayudaban mucho. Toda una pena que por un hombre verdaderamente inteligente, sensible y sabio que hay en el mundo, nadie quisiese darle descendencia. Esa panda de superficiales no saben lo que se pierden al no querer tocarle ni con un palo.
Esta vez, al mirarse a sí mismo a los ojos, vio resignación. "Es lo que tiene cuando eres tan único como yo: estás condenado a la soledad". Y una lágrima resbaló por su mejilla de tanta tristeza que sentía por sí mismo y esa dichosa humanidad incapaz de apreciar verdaderamente el valor que tenía, ¡podría salvarlos a todos si le hiciesen caso!
Recordó entonces que alguna vez le habían reprochado que no tenía estudios, aquello le enfurecía. ¿Para qué quiere estudios un genio como yo? ¡Soy más que suficiente como para poder valorar cualquier cosa con ojo experto, con leer un libro o ver un vídeo me basta para entenderlo todo!

Se volvió a mirar. Le brillaban los ojos al verse, se le aceleraba el corazón y se le henchía el pecho. Gildo se adoraba a sí mismo con toda su alma por ser el único capaz de entender lo especial que él mismo era. Se mordía los labios con deseo solo de pensar en lo increíble que es y empezaba a ponerse muy cachondo.
Entonces se bajó los pantalones y se hizo el amor mientras no dejaba de contemplarse.
avatar
julramsot
Asiduo/a
Valoración : 3
Actividad : 920
Cantidad de envíos : 202
Fecha de inscripción : 01/12/2019

Relatos Empty Re: Relatos

Sáb Oct 03 2020, 09:26
Muchas gracias Smile
avatar
julramsot
Asiduo/a
Valoración : 3
Actividad : 920
Cantidad de envíos : 202
Fecha de inscripción : 01/12/2019

Relatos Empty Re: Relatos

Sáb Oct 24 2020, 07:32
Este cuento se llama:

La pur/ta alegría de vivir 😃

Esto es un cuento para animar a los rarit@s como yo de cualquier tipo, ya sean superdotados, esquizofrénicos, paranoicos, descatalogados, etc, etc

Por muy mal que nos vayan las cosas nadie nos puede robar nuestro intenso mundo interior. Aquí podemos debatir con nosotros mismos de temas interesantísimos, sobre por ejemplo si Harry Potter es en sí mismo un Horrocrux, y así, desde el infinito y más allá.

También podemos meternos en internet y saltar de un tema y otro sin ton ni son hasta que nos quedamos en estado sobresaturado del 90% y necesitamos un reset

Podemos saltar de un trabajo a otro cada tres meses a lo largo de un periodo de toda una vida sin que nos tiemblen las piernas. Esto te da una resiliencia como para escribir tres libros como el de Pedro Sánchez

Los momentos de paz en nuestra vida de guerra interna y externa son tan buenos o más que el cielo de los árabes. Nos hace falta poco para sentirnos profundamente felices: que nos dejen en paz y no estar en el banco con farolillos rojos. Los 500 jóvenes vírgenes se los cedo a otras 500 vírgenes que no se den cuenta de lo malos que son en la cama 🤣😃

Cómo hagamos lo que hagamos somos inadecuados llega un momento en la vida que hacemos y decimos lo que nos viene en gana y ya luego que nos busquen para lo que surja; ir a la cárcel, dar un pregón, salir en la tele, etc, etc

Nuestra familia son nuestros hijos I love you y por ellos tenemos que dar lo mejor de uno mismo dentro de nuestras capacidades.

Los que no tengan hijos seguramente se habrán cruzado en sus vidas con seres azules cómo ellos. Somos pocos, extremadamente individualistas, y porqué no decirlo, un poco porculeros y tiquismiquis para todo, con tanta exactitud, perfeccionismo y esa ética feroz que lo invade todo. No los dejéis pasar por vuestras vidas sin más. Ser valientes y superar el miedo a ser rechazad@s again. Intentar apoyaros los unos a los otros. No renegueis de ellos para que el rebaño esté contento. Una amistad entre gente superdotada es un regalo para toda la vida que hay que cuidar y proteger.

Muchos besitos a todos.
Mucho ánimo
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Re: Relatos

Miér Ene 20 2021, 20:07
La voz grave aquel hombre atravesó el patio e impactó en el pecho de ese joven decidido que había ido a verlo provocando que toda la decisión que este había reunido se tambalease.
Había llovido desde la última vez, y el encuentro prometía no atravesar los muros que había construido, pero entonces las miradas se sostuvieron y todo cayó al suelo con el estruendoso ruido interior de ladrillos que caen rompiéndose en miles de millones de pedazos.
En un intento por recomponerse, por rescatar de su memoria el orgullo, la entereza y la valentía, se halló tratando de unir pedazos rotos e inútiles que, dejándole desnudo y desprotegido, no ofrecían mayor alternativa que improvisar mientras cruzaba los dedos por que al menos su voz no le abandonase.

Saludó sin que apenas se notase el temblor, pero se notaba, algo que le irritó profundamente; ahora le tocaba que sus piernas fingiesen que el cemento bajo sus pies era firme y no la plastilina reblandecida en la que parecía haberse convertido: se concentró en cada paso que daba como si le fuese la misma vida en ello, y cuando sentía que la voluntad se le escurría, tratando de distraer su inseguridad, miraba a su alrededor como si todos aquellos rincones que tan bien conocía de repente recobrasen su novedad inicial; sin embargo, aquella casa nunca le había parecido tan fría, tan oscura, tan distante, tan intimidante, ni tan todas las cosas más tétricas y desagradables, como lo hizo ese instante.

Humberto agitó su cabeza y volvió a la misa esforzándose por no pensar por milésima vez en aquella voz, aquel patio, cómo se había sentido abandonándose a viejos miedos y yendo a su encuentro, ni en todo lo que había ocurrido después, como si pudiese volver atrás en el tiempo a hacerlo todo de otra manera, como si el desenlace de aquel día hubiese estado en su mano desde el principio.

Una voz quebrada por el llanto se hizo eco a través del micrófono abriendo paso al silencio sepulcral que solo pueden dejar aquellos que de tanto dolor no tienen más opción que llevar a volar su cabeza a otra parte para que los corazones rotos ajenos no destrocen aún más los suyos.

Aquél era el fin, pensó, rebobinando nuevamente aquél día en contra de sus propios deseos y maldiciendo la vileza de aquella esperanza que había conseguido permanecer impasible al paso de los inviernos. A lo tonto, a lo tonto, unos quince años en los que cada nueva promesa caía en saco roto dejando resquebrajadas sus ilusiones. Todo para que, finalmente, la muerte cogiese la delantera y le dejase sin espacio para los sueños en los cuales la vida daba un giro milagroso. Ahora solo le quedaba la realidad y la detestaba con cada parte de su ser muy a pesar de que esta nunca hubiese mostrado nada que hiciese justicia a las esperanzas que se había empeñado en depositar en ella.

Cinco personas levantaron el ataúd en silencio, y mientras todo en lo que siempre quiso haber creído se marchaba con ellos hacia la luz que a través de las nubes se derramaba sobre la entrada de la iglesia tan radiante que hizo de la tragedia una estampa hermosa, Humberto sintió que por primera vez en su vida había encontrado la paz: lo esperaba en la certeza de que ya no quedaba nada que esperar.
avatar
julramsot
Asiduo/a
Valoración : 3
Actividad : 920
Cantidad de envíos : 202
Fecha de inscripción : 01/12/2019

Relatos Empty Re: Relatos

Miér Ene 20 2021, 20:38
Muy bueno, me ha gustado mucho
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Re: Relatos

Jue Ene 21 2021, 13:10
No sabía dónde meterse a sí misma. Odiaba la sensación de no tener el control y la sola presencia de aquel individuo hacía que ni siquiera pudiese garantizarse decir dos frases sin meter la pata o echar a andar sin tropezarse, engancharse con algo o tirarse el café encima. Como consecuencia, huía de su lado como alma que llevaba al demonio evitando todo tipo de contacto.
Definitivamente estaba condenada a quedarse soltera para siempre si ni siquiera era capaz de tolerar la presencia de los hombres que le gustaban ni por dos segundos seguidos.

Por si fuese poco, su actitud esquiva solo había conseguido que ese ser intimidante le prestase especial atención sobre el resto y la sonriese como con cierta compasión.

Fijo que además pensaba que era retrasada mental.
El otro día, en los aparcamientos, se lo encontró de frente bebiéndose un café mañanero con el resto de los del curro y, oye, se olvidó de cómo aparcar el coche. Tenía espacio de sobra y nada, no había manera, o se pasaba, o se quedaba corta o dejaba el coche a más de medio metro de la acera.
Diez minutos estuvo. Diez. Hasta que otra vez con esa sonrisa compasiva estampada en la cara vino a su rescate y le explicó muy pacientemente cómo demonios aparcar un coche en un espacio en el que entraban dos.

Otra vez, en medio de una exposición, se le apagó el ordenador, y después de varios minutos tratando de averiguar qué pasaba, tuvo que levantarse él de su asiento para encender el interruptor del alargador con enchufes.

Otra vez le preguntó por un compañero que literalmente lleva trabajando allí ocho años en su mismo equipo y ella no fue capaz de acordarse de su nombre.

Total, que cada día con su presencia en ella era un día para llegar a casa y esconderse bajo las sábanas mientras deseaba que la tierra se la tragase.

Había tratado de sacárselo de la cabeza de innumerables formas totalmente resignada a pasar el resto de su vida sola y rodeada de gatos, pero mientras más trataba de sacarlo de ahí, más se resistía a irse.

Así fue cómo, tras un par de Gins y una cerveza con su mejor amiga, decidió que la cena de empresa sería el lugar idóneo para poner fin a esa situación de una vez por todas.

Metida en un traje negro de satén del que tenía que tirar hacia abajo cada dos por tres de lo mucho que se le subía, unos tacones que la hacían parecer que se había emborrachado antes de llegar y maquillada según los consejos de un tutorial de YouTube, se plantó allí mismo sin saber aún muy bien con qué valor y se arrepintió de su ocurrencia ni bien entró por la puerta.

No había caído en que no era la única que se había arreglado, pero sí la primera vez que ella se había molestado en hacerlo y que evidentemente la gente tenía ojos en la cara y se iba a dar cuenta tal y como lo estaban haciendo, pareciese que a la vez, en ese momento.
Podía notar como se le subía el pulso y se ponía roja por como un tomate sin que no pudiese hacer nada por evitarlo, y lanzó una plegaria al cielo agradeciendo que al menos estaba oscuro y nadie se daría cuenta.

En su cabeza ella aparecería esplendorosa en medio de la multitud y se dirigía al individuo en cuestión como si todas sus inseguridades hubiesen desaparecido de un plumazo. En la realidad, se fue derecha a la esquina más lejana a esconderse tras una copa de vino blanco llenada hasta arriba esperando que la noche pasase de largo y largarse de allí como si nunca se le hubiese pasado por la cabeza aquella declaración de intenciones.

No tuvo esa suerte. Por algún capricho del destino, el tipo al que había encontrarse y del que se estaba escondiendo dio con ella en ese lugar tan recóndito. Nunca había sentido tantas ganas de morirse como cuándo le preguntó qué hacía vestida de esa forma.

Empezaron una conversación propiamente dicha por primera vez, lo que, a pesar de las circunstancias, era lo que había anhelado más que a nada durante todo ese tiempo. En realidad, no cabía en su júbilo; se olvidó de la fiesta, del vino, de su declaración de intenciones, del vestido que no paraba de subirse, de sus colores y de, en resumidas cuentas, el mundo entero.

Pero entonces toda esa realidad explotó como quien pincha un globo a rebosar de agua con un alfiler. En su vida había oído a nadie semejante: primero, afirmaba que todas las mujeres que había en la sala estaban secretamente enamoradas de él, que prueba de ello era que algunas le daban los buenos días cuando se lo encontraban por las mañanas; luego empezó a hablar sobre que Estados Unidos tenía intención de invadir Ucrania porque esta tenía buena tierra para cultivar patatas; después que la raza humana actual es resultante de que nuestros ancestros tuviesen relaciones sexuales con los dinosaurios y después que por culpa de las feministas solo a los hombres se les hacía pruebas de ADN para ver si un niño es suyo.

No daba crédito. Aquello no podía estar ocurriendo. Todo lo que había creído, todo lo que había sentido, todo lo que había hecho, todas las horas que había pensado en él, todo, se iba por el desagüe.
Se había pasado un año de su vida soñando despierta con un patán.

Ella solo quería huir, pero él no la dejaba, se había apoderado totalmente de la situación y ella no se veía con el carácter suficiente para frenar.

Así fue cómo a las dos de la madrugada se vio arrastrada hacia su casa. Debía admitir que estaba escrupulosamente limpio, tanto que rechinaba, y ordenado, todo estaba colocado con cuidado, ordenado de mayor a menor tamaño, por orden alfabético y en perfecta simetría. Alfombras, sábanas, almohadas, mantas y cortinas no podían estar mejor planchadas, dobladas, colocadas ni centradas.
Parecía que había entrado dentro de la foto de un catálogo de revista. No había una sola cosa que desentonase o estuviese fuera de su lugar perfecto.

Él la invitó a sentarse en el sofá mientras sacaba algo de la nevera, pero cuando volvió, no solo traía bebidas, también traía una caja llena de DVD’s . Decía que estaba convencido de que a ella le gustaría ver algunos de los episodios de su vida.
No podía ser, pero sí. Antes de que a ella si quiera le diese tiempo a pronunciarse al respecto, sacó la grabación de su primer cumpleaños y le dio al “play”.
Dos minutos, cada dos minutos pausaba para pasarse otros diez rememorando ese preciso instante como si le estuviese contando lo más importante que ella oiría nunca. Además, había editado todas las grabaciones dejando solo las partes en las que aparecía él.
Y tres horas la tuvo así, sin darle oportunidad de articular palabra, y no terminó porque ella finalmente hubiese podido decidir nada; sino porque habían llegado a su cuarto cumpleaños y le dijo que prefería verlo a solas porque todavía no sabía si ella tendría la sensibilidad suficiente como para captar toda la magia de ese momento.

Por alguna misteriosa razón, a esas alturas y viendo el percal, ella seguía pensando que evidentemente la llevaría él a su casa o que la invitaría a quedarse allí a dormir, pero no solo no la llevó ni la invitó a dormir, la dejó sola a pie de calle durante 45min esperando a un taxi que le costó una auténtica fortuna por las horas.

Al menos había llegado al fin a casa, pensó, despojándose de la ropa y sirviéndose una copa de Brandy mientras intentaba asimilar todo que había ocurrido.
En cuestión de pocas horas, ese momento y ser a los que tanto había idealizado se habían convertido en un desastre tan surrealista que un estallido de risa se apoderó de ella. Menudo espécimen. Qué tonta había sido ella también.

Exactamente dos días después, el domingo por la noche, cuando ella ya se estaba recomponiendo de semejante experiencia, recibe un mensaje: era él. Le decía que esperaba que no se hubiese sentido demasiado abrumada por él; que era consciente de lo raro que era que una mujer tuviese el privilegio que ella había tenido en ese momento; que cuándo tenía pensado volver a verle a su casa, que aún le quedaban muchas grabaciones; que todavía tenía mucho que contarle sobre sí mismo y que de paso le daría consejos sobre qué podía cambiar ella de su físico y su forma de ser para convertirse su mujer ideal.

Continuará…

P.D: gracias Crr por la inspiración I love you
homo divergenticus
homo divergenticus
Veterano/a
Valoración : 36
Actividad : 8355
Cantidad de envíos : 3656
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Relatos Empty Re: Relatos

Jue Ene 21 2021, 17:54
Tu menta al diablo y luego te quejas evil
Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 32
Actividad : 6881
Cantidad de envíos : 2543
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Relatos Empty Re: Relatos

Jue Ene 21 2021, 19:41
De tanto mandarnos mutuamente a la mierda al final nos caemos hasta bien Laughing
Contenido patrocinado

Relatos Empty Re: Relatos

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.