FASD
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Ir abajo
izurdesorkunde
izurdesorkunde
Veterano/a
Valoración : 101
Actividad : 11300
Cantidad de envíos : 5808
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Paranoias y otras hierbas Empty Paranoias y otras hierbas

el Jue Ago 20 2020, 01:38
Algún alma cándida llegó a afirmar a principios de año que esta pandemia estaba "sacando lo mejor de la gente". Cuando tengo claro que las pandemias y los ciclos de vacas gordas sacan lo mejor de la gente si y solo si hay algo bueno en esa gente.

Esto es. No se puede sacar de donde no hay, o si quieres aceitunas planta olivos y no manzanos.

Hay especímenes que llegan despotricando. Que se jodan.  Aquí no necesitamos ni adoradores de las paranoias de Bosé y sus seguidores ni  gente que rezuma mala baba porque es lo único que tiene. Por mi como si se mueren aquí o  con  un termómetro en la UCI.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

A Qtjodan le gusta esta publicaciòn

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

isinght
isinght
Recién llegado/a
Valoración : -9
Actividad : 274
Cantidad de envíos : 83
Fecha de inscripción : 22/05/2020

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Jue Ago 20 2020, 21:03
[quote="Qtjodan"]  Lo del Bose me lo guardo.

¿Desde cuándo en malas circunstancias los seres humanos no se vuelven violentos y hostiles?

Desde el deber y el derecho a la libertad de actuar en consecuencia con lo que somos y necesitamos ser a cada momento y cada instante, y no por nadie o por nosotros, si no por lo que somos o necesitamos ser.

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

isinght
isinght
Recién llegado/a
Valoración : -9
Actividad : 274
Cantidad de envíos : 83
Fecha de inscripción : 22/05/2020

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Jue Ago 20 2020, 21:39
A que llamo al médico
izurdesorkunde
izurdesorkunde
Veterano/a
Valoración : 101
Actividad : 11300
Cantidad de envíos : 5808
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Jue Ago 20 2020, 22:54
Aquí unos cuantos mensajes de un médico  que se ha cansado de  callar ante las burradas de gente que confunde la imaginación con la realidad.  
"CARTA ABIERTA A LOS IMBÉCILES.

Mi nombre es Juan Manuel Jiménez Muñoz. Soy médico de familia en Málaga. Tengo 60 años, y ejerzo mi profesión desde hace 35. Mi número de colegiado es el 4.787. Y este dato lo aporto por si alguien, a raíz de esta lectura, me quiere denunciar o poner una querella. Será un honor.

El método científico, desde Galileo Galilei, nos ha sacado de las sombras. La electricidad, la radio, la televisión, los GPS, los teléfonos, los viajes espaciales, los antibióticos, las vacunas, los telescopios, la anestesia general, el saneamiento de las ciudades, la depuración del agua, las radiografías, las resonancias, los rascacielos, los aviones, los trenes, el cine, las fotografías, los ordenadores, y nuestra vida al completo, dependen de una ocurrencia de Galileo. Una ocurrencia en tres pasos para averiguar entre todos cómo funciona el mundo:

1-Establecer una hipótesis plausible sobre un problema concreto. Por ejemplo: “yo creo que el agua estancada contiene unos animalitos minúsculos que causan enfermedades”. O: “yo creo que cuando un imán gira alrededor de una bobina se genera una corriente eléctrica”. O: “yo creo que la Tierra gira alrededor del Sol, y no al revés”.

2-Realizar experimentos para comprobar la veracidad o la falsedad de esa hipótesis.

3-Publicar los experimentos para que cualquier otro los pueda reproducir, afirmar o refutar.

Y ya está. Qué tontería. Y gracias a eso, Y NADA MÁS QUE A ESO, la sociedad de 2020 es completamente distinta a la de 1700. Diré más. Si como por arte de magia pudiésemos trasladar un habitante del año 1 hasta el año 1700, apenas notaría diferencias en lo esencial de la vida: se adaptaría sin problema. Pero si trasladásemos a un habitante del año 1700 al 2020, se moriría del susto. Literalmente.

Gracias al método científico tenemos herramientas para erradicar una pandemia, o para hacerla soportable: la del coronavirus, por ejemplo. Gracias a la ciencia no hay viruela. Gracias a la ciencia no hay leprosos en Europa (o son casos muy contados). Gracias a la ciencia, los pacientes VIH positivos ya no se mueren de SIDA, sino que llevan su enfermedad como los pacientes crónicos. Gracias a la ciencia, muchos cánceres se curan.

Y que después de 300 años de éxitos tenga uno que soportar lo insoportable, resulta estremecedor: la caída del modelo y la sustitución por la farsa, por la charlatanería, por la incultura, por el pensamiento mágico, por la vulgaridad, por el despropósito y por la democracia aplicada a la ciencia, donde el analfabeto opina sobre el coronavirus en igualdad de altavoces que el más docto catedrático de virología, y donde los tratamientos y las medidas de contención de una epidemia son a la carta.

Hay grupos organizados que parecen añorar la Alta Edad Media, aquella que tan magníficamente plasmó Umberto Eco en “El Nombre de la Rosa”: con su mugre y sus hambrunas, con sus gentes muriéndose de peste o de viruela, con los libros encerrados en monasterios sin acceso para nadie, sin luz eléctrica, sin agua potable, sin nada.

Aunando esfuerzos, una mezcla infernal de terraplanistas, antivacunas, conspiranoicos, sectas satánicas, neonazis, adoradores de ovnis, hedonistas ácratas, cazadores de masones, fetichistas de los porros, delirantes con el 5G, ecologistas que no han visto jamás una gallina e imbéciles con pedigrí, pululan en todas las redes sociales instaurando una nueva religión que, mucho me temo, está calando más de lo que imaginaba en una población carente de cultura y liderazgo. Eso no es nuevo. Tarados los hubo siempre. Pero médicos y biólogos liderando imbéciles acientíficos y abjurando de la ciencia para adquirir una fama pasajera, eso nunca lo viví. Y nunca pensé que mis ojos lo verían. Y nunca creí que los Colegios de Médicos, o de Biólogos, giraran la cabeza hacia otra parte y no alzaran su voz contra el medievalismo.

Que un grupo de 200 médicos se autodenomine “Médicos Por la Verdad”, ya es una ofensa gravísima para el resto de los médicos que ejercemos en España, que somos 160.000. Porque quiere decir, ni más ni menos, que los 159.800 médicos restantes que no estamos en la secta somos “Médicos Por la Mentira”. Y a mí no me llama mentiroso ningún hijo de la gran puta. Por mucho título que tenga.

Que se estén dando conferencias, y publicando libros (uno de ellos con seis ediciones en un mes), para afirmar que no hay pandemia, o que los individuos sin síntomas no contagian, o que esto es igual que una gripe, o que es preferible la experiencia personal a las publicaciones científicas revisadas por pares, o que el dióxido de cloro funciona contra el coronavirus, o que el dióxido de cloro no es tóxico, o que las vacunas que existen ahora provocan autismo, o que las vacunas llevan microchips para controlarnos, o que los aviones esparcen desde el cielo cristales para contagiarnos, o que no llevar mascarillas es un acto saludable de rebeldía, resultaría risible si no fuese mortal de necesidad, y si quienes defienden esas barbaridades fuesen mariscadores gallegos, aceituneros andaluces o pescadores cántabros, y no licenciados o doctorados por una Universidad.

Hace poco, sesenta imbéciles acudieron a Las Canarias para reunirse en una playa a contagiarse a propósito. Habían quedado por Internet. Y yo, desde mi muro, acuso a quienes deberían ser líderes sociales, y no lo son, de favorecer esos comportamientos criminales con sus discursos absurdos.

No es época de división, ni de actuar cada uno a su bola. Por desgracia, nadie lidera la crisis. Es evidente. Digo ningún político. El Gobierno Central ha dimitido de sus responsabilidades. Incluso tiene que sobornar a los autonómicos para que acudan a las reuniones. 17 Reinos de Taifas, 17 desastres organizativos. A cuál peor. Ni una puñetera norma en común. Ni un solo registro compatible. Y además de eso, por si fuese poco, una sarta de embusteros con el título de licenciado envenenan a la sociedad en lugar de aconsejarla, de guiarla, de cuidarla, prestándose a decir lo que muchos quieren escuchar, lo que ahora vende: que el coronavirus es un invento de las superpotencias para disminuir la población mundial, para enriquecer a las farmacias y para cargarse a los ancianos, pero que, sin embargo (y mira tú que curiosa paradoja), la tal pandemia no existe.

Compañeros médicos, biólogos, abogados, farmacéuticos y licenciados de toda clase y condición que habéis optado por llevarnos otra vez a la Edad Media: sois la vergüenza de la profesión, y no sois dignos de que os llamemos compañeros, y mucho menos científicos. Sois pocos, pero metéis mucho ruido y confundís. Sois pocos, sí. Pero mala gente. Y decís cosas por las que, de haberlas dicho en la Facultad de Medicina o de Biología cuando eráis estudiantes, jamás habríais obtenido ese título del que ahora os valéis para vuestro propio beneficio. Un título del que, si de mí dependiera, seríais desposeídos de inmediato. Lástima que no se pueda.

Podría elegir muchas estupideces de las que defendéis, muchas barbaridades solemnes, pero me centraré en una sola, que en vuestra boca merecería la cárcel: “las personas sin síntomas no contagian”. Cagoentóloquesemenea. ¿Dónde estabais el día que explicaron la tuberculosis, o el SIDA, o la varicela? ¿No contagian los VIH positivos a pesar de estar asintomáticos? ¿No hay tuberculosos bacilíferos sin síntomas de enfermedad? ¿No se contagia la varicela desde pacientes en fase prodrómica? En fin. Mejor callar, que me van a estallar las meninges.

Sois líderes que habéis elegido no serlo para convertiros en bufones. Y eso, en época de zozobra, no tiene perdón de Dios. Ojalá se os seque la yerbabuena.

Ah. Y otra cosa. Mis señas las di al principio. A ver si tenéis cojones para meteros conmigo. Cojones, digo; ya que neuronas… las justitas pa beber sin ahogarse.

Cagoentó.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico del Servicio Andaluz de Salud.
Colegiado en Málaga 4787."


"DESMONTANDO A LOS IMBÉCILES (PARTE 1).

Publicaré en los próximos días una serie de artículos sobre la ciencia en general y el coronavirus en particular. Muy aconsejables desde el punto de vista de la Salud Pública y de la Salud Mental. Te invito a seguir visitando mi muro. Lo vamos a pasar genial. Y aprenderemos ciencia, que es de lo que se trata.

1-¿Qué es un paranoico?

Un paranoico es una persona que se comporta con normalidad en todos los aspectos de su vida salvo en uno: en su llamada “idea delirante paranoica”. La idea delirante paranoica se caracteriza por ser una construcción objetivamente falsa pero inasequible a cualquier tipo de razonamiento lógico. Es una idea enquistada, irracional, casi siempre de persecución o daño, y no responde a ninguno de los siguientes tratamientos: psicoterapia, discusión razonada, pruebas palpables o fármacos.

2-¿Están “locos” los paranoicos?

En absoluto. La paranoia nada tiene que ver con la esquizofrenia. Salvo en lo que se refiere a sus ideas delirantes, los paranoicos se comportan con normalidad en el resto de sus vidas. Pueden ser estupendos pintores, agricultores, pescadores, maestros, abogados o tenderos. Incluso pueden cantar magníficamente “Seré tu amante bandido”.

3-Si a un paranoico convencido de que la Tierra es plana se le muestran fotografías de la Tierra tomadas desde el espacio, ¿admitirá que la Tierra es esférica?

Jamás de los jamases.

4-Si a un paranoico convencido de que el coronavirus no existe se le muestran fotografías del coronavirus tomadas con microscopio electrónico hasta el detalle de las espículas, ¿admitirá que existe el coronavirus?

Jamás de los jamases.

5-Si a un paranoico convencido de que las vacunas de la gripe han sido la causa de la infección por coronavirus se le muestran pruebas palpables de la inocuidad de la vacuna de la gripe, ¿admitirá su error?

Jamás de los jamases.

6-¿Es el dióxido de cloro un producto venenoso?

Sí. El dióxido de cloro sólo está autorizado para la desinfección de depósitos de agua y otras situaciones parecidas. Su consumo directo en humanos está prohibido, aunque su toxicidad parece leve.

7-¿Hay pruebas científicas de que el dióxido de cloro sirva para curar el coronavirus?

Ninguna. No existen ensayos clínicos a doble ciego, ni estudios multicéntricos, ni metaanálisis, ni revisiones bibliográficas por pares, que son las fuentes actuales del conocimiento científico-médico.

8-Entonces…¿qué evidencias aportan quienes defienden al dióxido de cloro como la panacea contra el cáncer, la calvicie, la impotencia, el mal de amores, los infartos y el coronavirus?

La evidencia que aportan son de dos tipos:

a-“yo conozco a una amiga de una cuñada de una prima de mi novia que tenía un cáncer incurable, y se curó con dióxido de cloro”.

b-"hay un señor muy listo en Alemania, o en Argentina, que ha experimentado en su casa con dióxido de cloro y dice que ha curado a centenares".

9-Quienes defienden que el dióxido de cloro es el tratamiento perfecto para todo, pero que los políticos y los médicos, compinchados a millones, nos negamos a administrarlo para causar un genocidio… ¿son paranoicos?

Sí. Y, como dije antes, no existe tratamiento para su paranoia. Aunque estamos ensayando el dióxido de cloro.

10-¿Todos los que defienden estas gilipolleces son paranoicos?

No. Algunos, los cabecillas, los peores, son simples charlatanes de feria: vendedores de crecepelo que se aprovechan de la paranoia de los demás para hacer negocio con lo suyo. El caso más paradigmático de charlatán de feria en España es el agricultor Josep Pamiés, vendedor de terapias alternativas y plantas medicinales, que dice que no existe la pandemia o que, de existir, se curaría con abrazos y con dióxido de cloro.

11-Y… ¿por qué sabemos que las terapias alternativas de Pamiés (y en particular la terapia con abrazos y con dióxido de cloro) no curan?

Lo sabemos porque este jeta de Pamiés tuvo un infarto de miocardio en 2019, y no dudó ni un segundo en ponerse en manos de los médicos, ingresarse en una UCI y tratarse la isquemia cardíaca con betabloqueantes, antiarrítmicos y una endoprótesis coronaria conocida como stent. Nada de dióxido de cloro. Nada de besos y abrazos. Nada de las plantas medicinales que vende por Internet. Una UCI y la última tecnología. En otras palabras: la única planta que cura los infartos es la Planta de Cardiología. No las plantas de Pamiés.

12-¿Qué es la AMPV?

Es la autodenominada “Asociación de Médicos por la Verdad”, también conocida desde ahora como “Asociación Medievalista de Paranoicos Videntes”.

13-¿Cuáles son las funciones de la AMPV?

Básicamente cinco (y por el culo se la hinco): hacer chistes con la pandemia denominándola plandemia; confundir a los incautos con teorías de la conspiración; autoalimentar las paranoias propias; vender libros de autoyuda y expandir el coronavirus gracias a consejos tan brillantes como evitar las mascarillas e ingerir dióxido de cloro.

14-¿Todo lo que dicen los médicos de la AMPV es irracional o paranoico?

A esta pregunta, y a muchas más, responderé próximamente. Es tarde ya, y tengo que tomar dióxido de cloro para que me suba las defensas.

Cagoentó.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico y escritor malagueño."


"DESMONTANDO A LOS IMBÉCILES (PARTE 2).

Vamos a seguir con la serie dedicada a la ciencia y al coronavirus. Continuamos para bingo. Nos divertiremos juntos y aprenderemos bastante. Palabrita del Niño Jesús. Ah. Y desenmascararemos a los medievalistas, a los Seres de Luz y a los vendedores de crecepelo. Cagoentó.

1-¿Quién fue Guillermo de Ockham?

Fue un filósofo europeo del siglo XIV que hizo una aportación crucial al pensamiento científico: postuló que la Naturaleza sigue siempre los caminos más sencillos, y que por eso, cuando para una pregunta existan varias respuestas posibles, la verdadera será la más sencilla de todas. A esto se le conoce como “la navaja de Ockham”, y ha sido un arma poderosísima para que la ciencia avance hasta los niveles actuales.

2-Si la rama de un árbol se cae y mata a un niño, ¿cuál de estas tres hipótesis, aplicando la navaja de Ockham, será probablemente la verdadera causa de la desgracia?

a-La rama estaba podrida y se partió por casualidad.

b-Un espía ruso, persiguiendo a otro espía americano, saltaba de árbol en árbol y rompió una rama podrida.

c-Un rayo láser procedente de Ganímedes vino a parar a la rama podrida del árbol, sobre la cual, además, se peleaban dos espías: uno ruso y otro norteamericano.

3-Aplicando ahora la navaja de Ockham diga el lector cuál de las tres siguientes hipótesis es la más plausible sobre el origen de la pandemia del coronavirus:

a-Un coronavirus de la fauna salvaje ha saltado de forma natural a la especie humana.

b-Todas las potencias mundiales se han puesto de acuerdo para crear un virus mortal, y luego se han compinchado con la industria farmacéutica para meterlo en la vacuna de la gripe y diseminarlo por el mundo.

c-George Soros, Bill Gates, los rusos, los chinos y los americanos han creado unas radiaciones electromagnéticas del 5G que están matando a la gente. Para disimular su crimen, también han creado un coronavirus que han introducido en la vacuna de la gripe, y luego han ocultado que el dióxido de cloro es el remedio definitivo para las radiaciones electromagnéticas y para el coronavirus. Todo ello con la ayuda de la casi totalidad de los médicos del mundo, en una operación planificada de genocidio tras la cual sólo quedarían vivos Bill Gates, George Soros y Jordi Hurtado.

4-Además de la navaja de Ockham ¿disponemos de más evidencias sobre el origen viral de la pandemia de coronavirus?

Sí. Tenemos millones de fotos del coronavirus realizadas con microscopios electrónicos y de barrido. Se han fotografiado sus espículas. Sabemos, incluso, qué cadenas de aminoácidos de las espículas se unen a las células humanas para penetrar en su interior. Se ha secuenciado el genoma del coronavirus. Y además, aunque parezca una perogrullada, todos los fallecidos por coronavirus eran portadores del coronavirus. Y los fallecidos por causas diferentes no tenían coronavirus. A eso lo llamamos relación causal. Que no casual.

5-¿Cómo se contagia el coronavirus entre los humanos?

Respirando los coronavirus que otros expulsan con la respiración, la tos o los estornudos. O llevándonos las manos a la boca tras tocar con ellas objetos o superficies donde vivan coronavirus expulsados por los demás.

6-¿Cómo nos podemos proteger del coronavirus?

Evitando las formas de contagio arriba descritas. Esto es: manteniendo una distancia social con otras personas, portando mascarillas y lavándonos frecuentemente las manos.

7-¿Es cierto, como afirman los Seres de Luz, que las mascarillas no protegen de las infecciones?

Quien opine eso, para ser consecuente con su afirmación, debería exigir al cirujano que lo va a operar de apendicitis que no se ponga la mascarilla durante el acto quirúrgico, y que le lance saliva al peritoneo. A ver qué pasa.

8-¿Son útiles las vacunas que tenemos en la actualidad para prevenir muchísimas enfermedades?

Sí. Son útiles e imprescindibles. Y eso lo sabemos por muchas razones científicas, aunque me quedo con una razón personal: en 2015, en Olot (España), murió un niño de 6 años por difteria. Gracias a las vacunas llevábamos 32 años sin un puto caso de difteria. Pero el movimiento antivacunas la jodió. Los padres de ese niño eran antivacunas, y la criatura estaba sin vacunar, lo cual no impidió que en el último momento acudieran al hospital buscando un remedio urgentísimo cuando el niño se moría. Ni impidió, tampoco, que, tras el entierro, declararan los padres a la prensa “que habían vivido engañados”. Es lo que tiene cuando te duele en lo tuyo: que se te acaban las tonterías.

9-¿Qué podemos decir de las nuevas vacunas contra el coronavirus? ¿Servirán? ¿Serán seguras?

No lo sabemos. De entrada, fabricar una vacuna útil y segura supone de 10 a 20 años de durísimo trabajo investigador. Las vacunas del coronavirus saldrán en un año o en dos, por lo que resulta evidente que los fabricantes se han saltado pasos cruciales. Además, el método científico supone compartir entre colegas los datos de la experimentación. En este caso ha primado el secretismo para hacerse con el mercado mundial y mantener la patente. Por eso, el abajo firmante no será el primero en vacunarse, ni aconsejará a sus pacientes que lo hagan. Hasta que todos los concejales de urbanismo de España hayan probado en sus carnes la vacuna del coronavirus… ni loco me pincho yo ese mejunje. Y lo dice un médico que se vacuna anualmente de la gripe junto a toda su familia, y un intachable defensor del calendario vacunal. Pero como dice el primer principio de la ética, “Primum non nocere”: lo primero, no hacer daño. Y eso es lo que pienso aplicar en este caso concreto.

Seguiremos mañana con más preguntas y respuestas sobre la ciencia y el coronavirus. Si te lo pierdes… no sabes lo que te pierdes.

Cagoentó.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico y escritor malagueño."


"DESMONTANDO A LOS IMBÉCILES (PARTE 3).

Seguimos hoy desenmascarando a los medievalistas, a los Seres de Luz, a los expertos en Constelaciones, a los adoradores de OVNIS, a los bebelejías y a los vendedores de pócimas. Hoy toca hablar de mascarillas y de portadores asintomáticos. Entremos en materia.

1-¿Funcionan realmente los crecepelos?

No. Ningún crecepelo funciona.

2-Y ¿por qué sabemos con seguridad que no funciona ninguno?

Porque si funcionase alguno, Julio Iglesias no estaría calvo.

3-¿Funciona el dióxido de cloro y otras gilipolleces contra el coronavirus?

No. Ninguna gilipollez funciona.

4-Y ¿por qué sabemos con seguridad que no funciona ninguna?

Porque si funcionase alguna no habría muerto de coronavirus el Gobernador de Caracas, ni Bolsonaro habría enfermado en Brasil, ni el Presidente de Estados Unidos llevaría mascarilla, ni Irene Montero habría necesitado aislamiento, ni en Irán habría enfermado por coronavirus el Gobierno al completo, ni el primer ministro de la Gran Bretaña hubiese estado al borde de la muerte.

5-Entonces… ¿no hay ninguna planta que cure el coronavirus?

Sí. La Planta de Infecciosos de tu hospital de referencia. Y no siempre.

6-¿Enferman todas las personas que cogen el coronavirus?

No. Un porcentaje nada desdeñable son portadores ASINTOMÁTICOS. Eso quiere decir que tienen el virus conviviendo amigablemente con él en la garganta, pero sin causarle síntoma alguno.

7-Entonces... ¿los portadores asintomáticos del coronavirus son personas sanas?

Sí. Son sanas en el sentido de que no están enfermas (no tienen fiebre, no les duele la garganta, no tosen, no han perdido el olfato, no se encuentran cansadas, no tienen diarrea…). Pero lanzan coronavirus al aire cuando respiran, y esos coronavirus pueden contagiar a los demás.

8-¿Está usted seguro, doctor? ¿Personas sanas contagiando? ¿Personas sin síntomas esparciendo microbios a los demás? ¿Cómo es eso posible, si la Asociación de Médicos por la Verdad (AMPV) dice lo contrario, que los asintomáticos no contagian?

La AMPV, también conocida como Asociación Medievalista de Paranoicos Videntes, dice esas cosas porque faltaron a clase el día que explicaron las pandemias en la Facultad de Medicina. Hay múltiples ejemplos de personas asintomáticas pero difusoras de gérmenes. El más conocido es el caso del meningococo, que ocasiona la meningitis meningocócica. El meningococo (A, B, C…) convive alegremente en la garganta de muchas personas sin síntomas, pero estas personas sanas lo esparcen al respirar y se contagian otros, que enferman gravemente.

9-Usted exagera, doctor. La meningitis será una excepción, ¿verdad?

En absoluto. Hay multitud de ejemplos de transmisión de gérmenes desde personas sanas-asintomáticas hacia otros desgraciados. La mononucleosis infecciosa o “enfermedad del beso” se contagia desde portadores asintomáticos a partir de la saliva. Hay personas que expulsan bacterias de la tuberculosis al respirar sin tener síntoma alguno. La varicela se contagia desde personas todavía sanas a través de la respiración, antes de que les salgan vesículas en la piel. Multitud de personas son VIH positivas sin tener síntomas de SIDA, pero infectan a otros mediante relaciones sexuales sin preservativos Y me voy a callar porque me llevan los demonios.

10-¿Las mascarillas protegen de los contagios por coronavirus?

Por supuesto. Nadie puede saber si ÉL está sano pero es portador asintomático del coronavirus y lo puede contagiar a otros (esa sería la “duda altruista”). Y nadie puede saber si está hablando con OTRO sano pero que esparce coronavirus (esa sería la “duda egoísta”). Ambas dudas son legítimas. Y por ambas hay que llevar mascarilla.

11-Pero doctor, dicen que usted defendió en los primeros días de la pandemia que el uso de las mascarillas era procedente para el personal sanitario pero improcedente para la población general. ¿Es eso cierto?

En efecto. Eso escribí. Y me equivoqué. Y las razones de mi equivocación fueron las mismas que equivocaron al mundo científico: se sabía muchísimo menos que hoy de los mecanismos de contagio del coronavirus, pues era (y es) una enfermedad nueva. Con la evidencia actual he cambiado de opinión. Por cierto: cambiar de opinión cuando te demuestran que estás equivocado forma parte del método científico. Por eso mismo jamás verás a un negacionista mudar de opinión ante nuevas evidencias. Esa es la diferencia entre la cordura y la paranoia, como se explicó en el primer artículo de esta serie.

12-¿Siempre hay que llevar la mascarilla puesta?

Como norma general, sí. Pero resulta lógico pensar que es absurdo llevarla si te desplazas solo en tu coche, o si te acompañan en tu vehículo las mismas personas con las que convives habitualmente, o si estás de solitaria excursión al aire libre en una sierra perdida. Esas cosas son de sentido común, independientemente de que las autoridades sean más o menos estrictas a la hora de multar. Lo que es un pecado mortal es acudir a eventos multitudinarios, a edificios cerrados, a discotecas, a botellones, a manifestaciones, a reuniones con extraños o a reuniones con amigos sin portar TODOS las mascarillas. Así de fácil. Y cuando digo “portar” no me refiero en el codo ni en la barbilla. So listo.

13-Pero doctor… ¿no me envenenaré con mi anhídrido carbónico al respirar mucho rato en la mascarilla?

No. No te envenenarás. Hasta ahora, que yo sepa, nunca se dio el caso de un cirujano o de un anestesista envenenado por la mascarilla. Lo que envenena es el dióxido de cloro vendido por Internet, y la multitud de charlatanes que pululan por las redes. Cuídate de ellos más que de las mascarillas.

Hala. Mañana, la traca final de la PCR. Si te la pierdes… no sabes lo que te pierdes.

Cagoentó.

Firmado:

Juan Manuel Jimenez Muñoz.
Médico y escritor malagueño."

A Dr.Faustus y a Seneg les gusta esta publicaciòn

Caris
Caris
Veterano/a
Valoración : 31
Actividad : 6490
Cantidad de envíos : 2437
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Vie Ago 21 2020, 13:34
Es magistral.
Seneg
Seneg
Admin
Valoración : 9
Actividad : 1676
Cantidad de envíos : 420
Fecha de inscripción : 05/06/2018

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Vie Ago 21 2020, 14:33
Envenenarse con el dióxido de carbono acumulado en la mascarilla... grandes mentes en este país. Se han cargado la ley de difusión de Fick de un plumazo.

En un Universo donde una membrana porosa como la mascarilla no dejara pasar el aire, tampoco pasarían los nutrientes de la madre al feto, ni habría intercambiado gaseoso en los alvéolos, ni absorberíamos nutrientes en el intestino delgado, por tanto no existiríamos. No habría que preocuparse de nada.

Pueden estar tranquilos.
izurdesorkunde
izurdesorkunde
Veterano/a
Valoración : 101
Actividad : 11300
Cantidad de envíos : 5808
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Sáb Ago 22 2020, 00:51
Sigamos con la saga. A mí cada vez me cae mejor este tio. Eso si que es hablar sin tapujos.
"DESMONTANDO A LOS IMBÉCILES CON HUMOR (PARTE 4).

¿Qué le dice un moribundo a su familia mientras yace doliente en su casa? <>.

Hala. Ese chiste de médicos, escrito por Jardiel Poncela, se lo regalo a los vendedores de crecepelo. A ver si alguno es capaz de devolverme otro chiste sobre los Seres de Luz. Verás que no. Porque la falta de humor, junto a la falta de autocrítica y la falta de vergüenza, es otra característica de los seres acientíficos: jamás harán bromas de algo que tenga que ver con sus sagradas paranoias. Porque el humor y la risa, como bien decía el malvado fraile ciego de “El nombre de la rosa”, es el enemigo más acérrimo de la autoridad.

Un Ser de Luz me dijo ayer en un mensaje privado: <>. Y luego, tras irradiar varios halos de energía positiva, ascendió a los cielos en carros de fuego. Como el profeta Elías. Palabrita del Niño Jesús.

Otro energúmeno me llamó <>, y me amenazó <>. Supongo que lo habrá programado en la ciudad alemana de Núremberg. En fin. Espero que la sesión judicial no caiga en martes ni en jueves, que doblo en el Centro de Salud.

Tengo otro seguidor de Facebook que propone rescatar una antigua tradición del pueblo maya: la de sacrificar a sus líderes en tiempos de pandemia. A ese le he dicho que sí.

Otro tipo dice que no se pone mascarilla porque a él no lo controla nadie. Qué cabezas. El mismo tipo que lleva un GPS en el móvil. El mismo que cuando se salta un radar le llegan las multas a casa. El mismo que le ha dado a <> a todas las normas de Twitter, de WassApp y Facebook. Incluso a las normas de la linterna del móvil. Por Dios, por Dios, por Dios. Qué daño está haciendo la ayahuasca.

En fin. Son cositas del querer. Y no poder. Pero ha merecido la pena: incluso Miguel Bosé, el muy bandido, dice ahora que <>. Qué diablillo.

En otro orden de cosas, tengo un escéptico razonable que, sin ser médico ni sanitario, me dijo por privado lo siguiente:

<>.

Brillante. Y lo digo absolutamente en serio, sin pizca alguna de maldad. Justo esa fue la idea del inglés Edward Jenner en el siglo XVIII cuando creó la primera vacuna del mundo: la de la viruela, la que acabó por erradicar la enfermedad. Así que felicité a mi contertulio por su idea. Una idea que él desconocía que funcionaba, y yo me pregunté la razón de su ignorancia: <<¿qué coño ha pasado aquí para que la gente no sepa quién fue Jenner?>>.

Para encontrar la respuesta realicé un experimento concreto, que es la base del método científico. Metí en Google las primeras 4 letras de mi querido científico: JENN… Y entonces, para mi asombro, el buscador me lanzó las siguientes propuestas, que se basan en las búsquedas más frecuentes en la red: Jennifer López, Jennifer López edad, Jennifer Aniston, Jennifer Aniston edad, Jennifer Aniston and Brad Pitt, Jennifer Aniston hijos, Jennifer Grey, Jennifer Garner, Jennifer Beals, Jennifer Lawrence… y así hasta el infinito y más allá. Luego me enteré de que todas ellas son famosas o famosillas. De cantar, de bailar, de follar o de actuar, dicho sea con todos mis respetos. Pero mi histórico científico, sin aparecer. Jenner, el hombre que tal vez haya salvado más vidas en la Historia Mundial, ha sido relegado a los últimos puestos de Internet. Horroroso, lector. Horroroso. Pa habernos matao. No digo más.

Y en esa empanada cultural en que vivimos tengo otro escéptico en mi muro que ya me está tocando los cojones. Afirma ser diseñador gráfico digital o cosa así, pero habla y pontifica sobre el coronavirus como un catedrático de virología. Es lo normal en estos tiempos que corren. Eso sí: ningún diseñador digital se metería en el despacho de un arquitecto a corregirle los planos. Ningún diseñador se metería en un bufete de abogados para explicar a los picapleitos cómo se redacta una apelación ante el Tribunal Supremo. Ningún diseñador se metería en un taller de automóviles para explicar a un mecánico cómo arreglar un embrague. Pero eso sí: sobre los aminoácidos que componen las espículas del coronavirus no hay diseñador, abogado, arquitecto, criador de reses bravas, cantante, chamarilero, catador de vinos o sexador de pollos que no tenga algo que decir. Cagoentó.

Lo último de ese portento en ciencia infusa (el diseñador) es lo siguiente:

<>.

Pero vamos a ver, alma de cántaro. ¿Tú qué coño vas a conocer? ¿No eres diseñador gráfico digital o cosa así? ¿Tú tienes acceso a las historias clínicas de los pacientes? ¿Tú conoces personalmente a los 7000 millones de habitantes del planeta? ¿Tú te dedicas a rastrear los contactos de los casos? ¿Tú asistes a sesiones clínicas? ¿Tú has participado en metaanálisis de los mejores estudios publicados? Cagoentóloquesemenea con el diseñador. Es como si yo le dijese: <>. ¿Qué coño sé yo de impresoras láseres? Horroroso, lector. Horroroso. Pa habernos matao. Este es el nivel, Maribel.

Y tengo otro negacionista que me exige (¡me exige!) haber realizado YO, PERSONALMENTE, experimentos con el coronavirus antes de hablar sobre el bicho. Y ahí me tocó la moral. Porque lleva toda la razón el susodicho tertuliano. Y mira que intenté experimentar. Lo que pasa es que el microscopio electrónico no me cabía en la cocina, y tuvimos que ocupar parte del dormitorio de matrimonio, y mi mujer se puso como una fiera al ver el primer recibo de la luz.

Y por último: me llegan reiteradas noticias acerca de un bulo muy extendido por los WassApp. Dicen que no soy médico, y que mi número de colegiado es falso. Claro. Les estoy zurrando de lo lindo y sólo tienen el recurso de lo fácil: engañar para engañarse. Pero os vais a morder las uñas de rabia cuando sepáis que soy hijo de padres campesinos, y que estudié con becas en la enseñanza pública. Hice Medicina en Málaga con matrícula de honor. Me colegié con el número 4787. Hice mi residencia en el Hospital Carlos Haya de Málaga tras superar el MIR. Obtuve mi plaza en propiedad tras unas Oposiciones Autonómicas en las que quedé en el puesto número 10 sobre más de siete mil opositores. He trabajado en las Urgencias de Pediatría del Hospital Materno Infantil de Málaga. He sido director del Centro de Salud Jesús Cautivo y del Centro de Salud Capuchinos, ambos de Málaga. Y he sido, durante 9 años, Director Médico del Distrito Sanitario Málaga. Y sigo cogiendo aceitunas cuando encarta, y escardando cebollinos si hace falta. Y sigo escribiendo novelas. Y desenmascarando imbéciles. Así que no cantéis victoria con mi vida: soy médico. Cazurro de pueblo, sí. Pero médico. Más de campo que una bellota, sí. Pero médico. Y diré que soy médico de la especialidad más completa y humanista que existe en la actualidad: la medicina general o de familia, que me permite, por ejemplo, realizar estos ejercicios de educación sanitaria sin apenas despeinarme.

¿Cómo dices, lector? ¿Que soy vanidoso, soberbio, egocéntrico y narcisista? Pues claro. Porque puedo. Y de todas formas, nada original me aportas que no me hayan diagnosticado ya las dos personas que mejor conocen lo que tengo en la cabeza: mi psiquiatra y mi peluquero.

Bueno. Y a todo esto acabo de recordar que prometí hablar hoy de la PCR. Pero mira tú por dónde me he enredado en otras cosas. Hala. Me voy a tomar mi dosis semanal de dióxido de cloro para irradiar más luz. Lo suelo mezclar con infusión de ayahuasca y veneno de sapo bufo.

Y mañana, si la ayahuasca me inspira y el sapo no se me muere, tendremos la traca final de la PCR. Si te la pierdes… no sabes lo que te pierdes.

Cagoentó.

Firmado:

Juan Manuel Jiménez Muñoz.
Médico y escritor malagueño."
izurdesorkunde
izurdesorkunde
Veterano/a
Valoración : 101
Actividad : 11300
Cantidad de envíos : 5808
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

el Dom Ago 23 2020, 10:22
Bueno, ya he visto que el troll que se coló y que me impulsó a crear el hilo ha sido baneado, pero aprovecho para seguir metiendo cordura sobre el tema estrella de los últimos meses.

Porque estoy hasta los huevos de gente que cree barbaridades y toma decisiones que pueden llevarse por delante a personas de su propia familia o personas a las que aprecia.

Me resulta de una candidez pasmosa que se pueda creer que la mascarilla te impide respirar o coharta tu LIBERTAD y se pueda visitar a otras personas poniendo en peligro su vida o la calidad de la vida futura de los demás ¡y de uno mismo!

A veces es mejor callar que entrar en controversias inútiles (por la previsible rigidez de pensamiento del oyente). Pero hay momentos en la vida en los que me pueden las ganas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Dudo que algún seguidor de los manifestantes del pasado 16 de agosto en Madrid lea esto, pero nada es imposible.

A andriu_pan le gusta esta publicaciòn

Contenido patrocinado

Paranoias y otras hierbas Empty Re: Paranoias y otras hierbas

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.