Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Comparte
Ir abajo
avatar
FS3CSHVRD
Puntos : 3325
Cantidad de envíos : 1328
Fecha de inscripción : 28/02/2019

Superdotados y el síndrome de Procusto y el síndrome de alta exposición Empty Superdotados y el síndrome de Procusto y el síndrome de alta exposición

el Miér Jul 24 2019, 01:59
Superdotados y el síndrome de Procusto y el síndrome de alta exposición

Con sus capacidades fuera de lo común y sus talentos, muchos superdotados son víctimas del síndrome de Procusto similar al síndrome de alta exposición o también llamado síndrome de amapola alta, tanto en el trabajo como en la escuela, e incluso en unos casos, en la familia.
Explicaciones sobre esos comportamientos nocivos y tóxicos para las personas con alto cociente intelectual.

El mito de Procusto, el origen del síndrome

Hay que regresar a la mitología griega para encontrar el mito de Procusto. Según la mitología, Procusto era un hombre joven muy amable en apariencias, pero en realidad un asesino. El personaje mítico, considerado como el hijo de Poseidón, engañaba a viajeros solitarios y los invitaba en su casa. Tenía dos camas; una grande y otra pequeña. A las personas de pequeña estatura las ponía en la cama grande y los estiraba hasta que su cuerpo llegue a la medida de la cama, desmembrando a sus invitados. Las personas altas iban a la cama pequeña y les cortaba la parte de los miembros que sobrepasaban. Procusto en griego antiguo significa “estirar con violencia”.

Según la mitología griega, es Teseo quién engañó a Procusto, invitándolo a comprobar si la cama era de su tamaño, haciéndolo subir, tal como él lo hacía con los viajeros para luego matarlo.

El síndrome de Procusto en psicología

En psicología (aunque no aparece en los manuales de diagnostico ni de entidad clínica), el síndrome de Procusto hace referencia a la tendencia al conformismo y uniformización exacerbada. Se hace referencia a personas que eliminan a aquellas que son más brillantes o exitosas de manera hostil, por egoísmo e intolerancia. Son personas que no soportan a alguien mejor o superior. Es un concepto que va mucho más allá que el concepto de simple competencia.

Como actúan esas personas

Obviamente, las personas que tienen el síndrome de Procusto no reproducen las torturas que usaba el personaje de la mitología griega. Pero sí, tienen una forma de violencia escondida. Esos comportamientos se notan mucho en algunos políticos, deportistas o entre colegas de trabajo. La persona que tiene el síndrome de Procusto va a usar miles de técnicas para rebajar, humillar y alejar a una persona que cree que es mejor. Tratan de poner a las personas más brillantes en un rincón, donde no representan riesgos para él.

El síndrome de Procusto y los superdotados intelectuales

Un superdotado intelectual, por su capacidad sobresaliente, su velocidad de trabajo, su conocimiento y sus talentos, son blancos para las personas con este síndrome. Muchas personas con alto cociente intelectual han sufrido de tales comportamientos, ya sea en la escuela, el trabajo o, incluso con la familia como por ejemplo un hermano mayor o un primo.

¿Quiénes son las personas con síndrome de Procusto que maltratan de los superdotados?

Las personas con síndrome de Procusto presentan generalmente características similares. Son personas con gran autoestima, o por el contrario, con muy baja autoestima. Quieren formatear a todos según sus propios intereses. Viven en una forma de frustración perpetua. No pueden soportar las mejores capacidades o ideas de otras personas y eso genera en ellos emociones muy intensas. Las personas con síndrome de Procusto quieren sobresalir a todo costa pero no soportan los cambios. Son capaces de comportamientos irracionales para contradecir las mejores ideas. Son capaces de manipular a los demás para rebajar a su víctima. En resumen, las personas con síndrome de Procusto van a hacer lo todo posible para limitar las capacidades y creatividad de los demás. Van a usar de críticas y de manipulación para esconder su agresividad.

¿Cómo salir de esos esquemas teniendo alto cociente intelectual?

Todos hemos encontrado o encontraremos personas con síndrome de Procusto. No debemos someternos frente a ellos. La primera cosa importante es entender a esas personas tóxicas para poder, luego, manejarlas. Lo más sencillo es tomar sus distancias. Por supuesto, el talento de un superdotado intelectual no puede funcionar con la amenaza y el rebajamiento.

Origen del síndrome de alta exposición o de amapola alta

Para encontrar el origen del síndrome de alta exposición, hay que regresar de nuevo a la Grecia antigua y más específicamente a Heródoto. El “padre de la historia” explica que un día, el emperador envió un mensajero a Thrasybulo para saber cuál era la mejor manera de mantener el control del imperio. La historia cuenta que el general ateniense Thrasybulo fue con el mensajero a caminar a un campo de trigo sin decir una palabra. Cada vez que el general encontraba una amapola más alta que el trigo, el ateniense la cortaba. Cuando el mensajero regresó con el emperador le contó la actitud bastante rara del general. Para el emperador, el mensaje era claro… acabar con todos los que destacan. De esa historia viene el nombre de síndrome de amapola alta.

El síndrome de alta exposición tiene dos efectos

La primera consecuencia que genera el síndrome de alta exposición es prohibir que una persona destaque. Eso es fuente de inseguridad y genera críticas severas y el talento es minimizado. Este efecto es muy similar al síndrome de Procusto. El segundo efecto que es el más interesante a estudiar. Menciona, que un ambiente con síndrome de alta exposición genera, en las víctimas, un miedo a destacar. Eso se convierte en que la sensación de destacar es peligrosa.

El síndrome de alta exposición en los superdotados intelectuales

Los superdotados intelectuales son blancos perfectos para las personas con síndrome de alta exposición. Y eso lo encontramos desde la escuela, no solamente por parte de otros alumnos celosos del éxito de alguien, sino también por parte de profesores que quieren “formatear” a los alumnos. Es también algo que se encuentra luego en el mundo profesional, y en algunos casos se encuentra también en el ámbito familiar. Las personas con superdotación intelectual aprenden desde muy jóvenes que no es bueno destacar sobre todo cuando el nivel emocional es muy alto, los resultados pueden ser devastadores y la sensación de injusticia muy alta.

Muchas personas con superdotación intelectual son muy sensibles al síndrome de alta exposición y lo temen. Por miedo a destacar y las criticas que eso va a generar prefieren esconder sus talentos e ingresar en el molde. Es un comportamiento aún más frecuente en las mujeres con alto cociente intelectual.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.