FASD
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Qué hacemos con los niños más inteligentes

+19
TempusFugit
Violento Jazmín
Stendhal
Ese maldito yo
BB_Baja_Solicitada
casiopea
Ata_Baja_Solicitada
Disperso
izurdesorkunde
Bob Taranti
Willy
misfit
Yves
Sergio Fisch
ppda
Elisewin
José Luis
homo divergenticus
sonríe
23 participantes
Ir abajo
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Dic 21 2013, 02:23
Mira Izur, una entrada del blog que has puesto, muy a cuento de evitar los elitistas coles-burbujas, explicado por los niños mismo:

http://viviendoconsuperdotados.blogspot.com.es/2013/10/lo-bueno-y-lo-malo-de-ser-superdotado.html

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Elisewin
Elisewin
Veterano/a
Valoración : 5
Actividad : 7781
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 58
Localización : Argentina

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Mar 07 2014, 23:37
Clapp
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Mar 07 2014, 23:39
Sí, eso de la envidia española creo que hace las cosas difíciles... Es una generalización pero yo creo que algo hay de eso...

SOBRE EL DIAGNÓSTICO:

Una madre me ha casi convencido de por qué es útil hacer diagnóstico: utilidades prácticas  (en acceso a recursos, ayudas, matrículas, ventajas de tratar como educación especial...) no doy muchos detalles por que estoy seguro que el tema variará en cada comunidad autónoma (por no hablar de países), pero es una buena idea para el que lo necesite, enterarse de en qué consisten esas ventajas prácticas, para averiguar así de qué servirá, en la práctica, un diagnóstico. Entiendo que en todo caso el resultado habrá que tratarlo con prudencia, teniendo en cuenta que no todo el mundo entiende de qué va el rollo...
Elisewin
Elisewin
Veterano/a
Valoración : 5
Actividad : 7781
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 58
Localización : Argentina

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Mar 07 2014, 23:54
No digas eso que luego te dirán que convierten al diagnosticado en etiqueta.

(Conste que a mi me sirvió la etiqueta, sea válida por lo estrictamente verdadera o no)
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Mar 08 2014, 00:09
Precisamente por eso es por lo que necesito motivos prácticos para pedir un diagnóstico, porque de otra forma no lo veo, y me cuidaré de "pegársela en la frente"...
Elisewin
Elisewin
Veterano/a
Valoración : 5
Actividad : 7781
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 58
Localización : Argentina

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Mar 08 2014, 00:33
Exactamente. A mi me sirve por ejemplo  para que me reconozcan un buen porcentaje del costo del tratamiento, que de otro modo se llevaría mi sueldo completo. Hay muchísimas ventajas prácticas. Lo que hay que evaluar es justamente el impacto de la etiqueta sobre el chico.

Hay dos caminos. No lo diagnostico en firme y me hago cargo de todo porque puedo (por ejemplo si tuviera mucho dinero no lo hubiera hecho) o me arriesgo porque creo que necesita el tratamiento (de hecho lleva ya tres años y es notable lo mejor que está) y no lo puedo pagar, si lo pago no comemos. Simple y pragmático.

Yo lo consulté con un amigo adulto asperger y me dijo que no dudara en decir en el colegio y si puedo, sacarle el certificado de discapacidad. Que el, de haber tenido la oportunidad cuando niño, hubiera elegido eso.

En el caso de un SD sigo sin ver muy claro hasta donde decirlo en el colegio, por ejemplo. Y qué clase de ayudas conseguirías. Lo de las envidias... No es un tema para pasar por alto.
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Mar 08 2014, 21:02
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Mar Mar 11 2014, 22:47
casiopea
casiopea
Conocido/a
Valoración : 0
Actividad : 3771
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Dom Abr 27 2014, 07:42
Bueno Disperso, voy a intentar exponer algo después de leerme el hilo, más bien la madeja, interesantísima, con momentos trepidantes y remembranzas varias (hace tiempo que no leo a Hobsbawn y me he emocionao; ya me pasó al ver el nombre de Fodor no me acuerdo dónde, me entró la nostalgia). Sobre tus preguntas y propuestas, coincido en muchas, diríase que nos encontramos en situación muy parecida.

La primera entrada de Sergio Fisch me ha encantado por su defensa de la escuela pública como lugar donde uno se sumerge en la vida misma. La escuela es un experimento sociológico de suma complejidad que merece ser vivido, sufrido y disfrutado a partes iguales. Tuve la suerte, a veces desgracia, para qué me voy a engañar, de estudiar en 16 centros distintos. Gracias a ese peregrinaje he descubierto que es el trato con todo tipo de gente el que te amplía el horizonte y te ayuda a enfrentarte a las dificultades en la vida adulta. Consigues entender el porqué del funcionamiento de cada centro, de cada aula, de cada grupo de amigos. Y por muy diferente que seas de otro, siempre puedes llegar a acuerdos con él, si te va la vida en ello.

La Educación Especial también me ha enseñado a no compadecerme de quien sufre dificultades, todo lo contrario, a admirarlo por su capacidad de superación, de desarrollo de recursos alternativos que a otro mejor dotado ni se le habían ocurrido. Cómo la inteligencia se abre camino a pesar del daño. Así pues, no me gustan las etiquetas, y eso que me encanta estudiar cada una de ellas, qué significan, cómo se diagnostican, qué suponen en la práctica, pero sólo para comprender mejor algunos aspectos de una persona, no a toda ella; mucho menos, a grupos de ellas.

Estoy de acuerdo con homo divergenticus sobre los peligros de la identificación colectiva, en pos del enfrentamiento y el desprecio mutuo. Veo muchos comentarios de auténtica decepción, de bajo concepto de la humanidad, o de la españolidad, si se me permite decirlo, como si, de pronto, el mundo se hubiera llenado de cabezas huecas y cualquier tiempo pasado fuese mejor.  Todos agazapados esperando propinarte una dentellada cuando menos te la esperas, como si no tuvieran otra faena.

La realidad está ahí, en las aulas, y los maestros la vemos, no estamos ciegos, aunque no siempre sepamos cómo interpretarla o cómo intervenirla. Vemos al niño que acaba enseguida las tareas, que exclama “¡Ya lo he entendido!” cuando otros aún no han abierto el libro, que conecta solito conceptos de diferentes asignaturas, que constantemente formula la pregunta del millón…En otros casos, está aquel tan inteligente, que se las sabe todas para librarse del castigo, que vive en un mundo paralelo, mucho más interesante y complejo que el nuestro, y no hay manera de hacerlo aterrizar al planeta Tierra. Es más difícil de detectar aquel que intenta por todos los medios hacerse el tonto, porque sabe interpretar muy bien su papel.

Y es a través de dicha realidad y de nuestra participación conjunta en ella (padres y maestros), que podemos llegar a acuerdos. Pero antes debemos tener claro qué nos proponemos, qué es lo importante. Cuando hablamos de potenciar los puntos fuertes de nuestros hijos, nos referimos sólo a una parte de ellos mismos, y no es equivalente a su propósito en la vida, si es que alguna vez consiguen definir uno. Entonces cabe preguntarse si conviene educar para que se especialicen en algo o se les forma de un modo holístico, y ya se especializarán después. Si se pueden combinar ambas posturas, al estilo: durante el horario de escuela que curse el conjunto de materias con sus compañeros, pero, por la tarde, o en fin de semana, que le dé a su afición favorita, la robótica, por decir algo. O bien que se traiga la robótica a clase, de vez en cuando. Y para ello no hay recetas comunes. Hay muchos platos a escoger y cada cual que se sirva.

Cuanta más información y servicios estén al alcance de padres y maestros sobre las altas capacidades, mejor. Nosotros también participamos en las actividades de la asociación de padres ubicada en nuestra zona, lo primero que hicimos fue contactar con ellos. Y me planteo seriamente comentar al equipo directivo la creación de un grupo de trabajo con los docentes de mi escuela para tratar el tema. Pero, en primer lugar, me tengo que aclarar yo misma. Entender qué es eso de las altas capacidades, si engloba a toda la inteligencia o (siguiendo la teoría de las inteligencias múltiples, sólo hablamos de aquellas aptitudes que miden determinados y consagrados tests, dejando aparte otros tipos igual de importantes para la vida). Si estamos contemplando un funcionamiento cognitivo diferente marcado por la genética o si, en mayor parte, depende de las experiencias que ha vivido el niño desde su tierna infancia. Y si, en parte, es genético, ¿dónde está el sustrato biológico, dónde está el misterio? Claro que esto último no pretendo descubrirlo ahora, pero no puedo dejar de preguntarme si estamos enfocando bien el asunto cuando hablamos de cantidades en vez de cualidades.

A pesar de todo esto, en mi clase tengo claro el enfoque que he adoptado hasta ahora en el tratamiento a la diversidad. No sé si es el mejor, si estoy un poco loca, bueno, esto último sí lo sé, o si mañana me voy a arrepentir. Voy a intentar de definirlo (ojo, se hará lo que se pueda):

- En primer lugar, conseguir un clima de confianza mutua. Entre alumnos y maestra y alumnos entre sí. Para ello, hay que conocer un pelín sus historias, sus necesidades básicas, sus aficiones, deseos, miedos, prejuicios…El primer trimestre es un pelín duro.

- En segundo lugar, y complementario al primero, abrir cauces de comunicación. Si siempre hago clases magistrales, ¿cómo voy a enterarme de lo que pasa por la cabeza de mis alumnos? Abrirse a la participación, la escucha activa, la posibilidad de que ellos lleven la iniciativa en muchos proyectos.

- Hacerles entender que todos pueden y deben aportar algo al grupo, que todos son buenos en una u otra cosa.

- Que se debe trabajar a diario y no caer en la autocomplacencia, que no basta con aprobar un examen.

- Que el error es el que nos hace aprender y no deben tener miedo a preguntar, a debatir y a deshacer lo emprendido cuando sea necesario.

- Que es importante saber trabajar en equipo y olvidarse del ego de vez en cuando.

- Les ayudo a que creen un método de estudio personalizado.

El método de estudio es el secreto del éxito escolar, con independencia de la inteligencia. Por supuesto, ha de haber motivación para aplicarlo y esfuerzo para construirlo, año tras año. No soy de la opinión de algunos, como el prestigioso José Antonio Marina, de que hay que ser siempre optimista y así todo nos irá bien. Hay días buenos y días malos y el pesimismo va bien de vez en cuando si sirve de autocrítica, pero no si te paraliza.

En todo caso, es conveniente saber que la Cosa Pública, como dice Sergio, puede dotarse de significado, mucho más que las escuelas privadas, que funcionan como un negocio. Tengo debilidad por Habermas y su acción comunicativa: la inteligencia se encuentra más entre nosotros que dentro de nosotros, en la intersubjetividad está el juego y este foro es un ejemplo.
izurdesorkunde
izurdesorkunde
Veterano/a
Valoración : 107
Actividad : 12403
Cantidad de envíos : 6038
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Dom Abr 27 2014, 12:22
casiopea escribió:

Y es a través de dicha realidad y de nuestra participación conjunta en ella (padres y maestros), que podemos llegar a acuerdos. Pero antes debemos tener claro qué nos proponemos, qué es lo importante. Cuando hablamos de potenciar los puntos fuertes de nuestros hijos, nos referimos sólo a una parte de ellos mismos, y no es equivalente a su propósito en la vida, si es que alguna vez consiguen definir uno. Entonces cabe preguntarse si conviene educar para que se especialicen en algo o se les forma de un modo holístico, y ya se especializarán después. Si se pueden combinar ambas posturas, al estilo: durante el horario de escuela que curse el conjunto de materias con sus compañeros, pero, por la tarde, o en fin de semana, que le dé a su afición favorita, la robótica, por decir algo. O bien que se traiga la robótica a clase, de vez en cuando. Y para ello no hay recetas comunes. Hay muchos platos a escoger y cada cual que se sirva.

La cuestión del millón es que no todos los padres tienen acceso a esas actividades extraescolares que complementen la parte más formal de la enseñanza. Por ejemplo, por cuestiones económicas o por localización. Ahí salen perdiendo claramente las personas potencialmente brillantes cuyo entorno no es suficientemente enriquecedor. No es justo.

Por eso se tiene que potenciar la función equilibradora de esas desigualdades que deberían hacer las escuelas y la administración. Por ejemplo, con un sistema de becas para esas actividades extraescolares, pero claro, mientras no haya identificación masiva y sigan los recortes presupuestarios, amén de la falta de motivación por desconocimiento del tema, pues... ya tenemos la macedonia montada.
casiopea
casiopea
Conocido/a
Valoración : 0
Actividad : 3771
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Dom Abr 27 2014, 13:41
Precisamente, tú y yo sabemos cómo están las cosas aquí y ahora. Mientras no despierte la administración, siempre nos queda la colaboración mutua, vía asociación de padres, Consejo Escolar y reuniones personalizadas. Sobre el proceso de identificación, tan importante, mientras tengamos psicopedagogos adscritos a varios centros, lo extraño es que consigan identificar algo. Aún así, lo de la formación docente sí que es de extrema necesidad. Algo que podemos hacer es crearles dicha necesidad.
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Ago 08 2014, 03:08
He encontrado un enlace con información y me ha parecido un buen resumen de las cosas que se pueden hacer.

Quería compartirlo con vosotros y pedir vuestra opinión.

http://usie.es/articu/arti13.htm
BB_Baja_Solicitada
BB_Baja_Solicitada
Asiduo/a
Valoración : 0
Actividad : 3939
Cantidad de envíos : 490
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 46

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Ago 08 2014, 09:26
Disperso, ¿tú sabes algo del colegio? Se supone que tendrían que abrir este curso, pero paso por allí a menudo y sigue siendo una parcela vacía.


Última edición por beapbeap el Mar Sep 30 2014, 21:25, editado 1 vez
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Ago 08 2014, 11:24
Ni idea bb... ¿es algún colegio especial?
BB_Baja_Solicitada
BB_Baja_Solicitada
Asiduo/a
Valoración : 0
Actividad : 3939
Cantidad de envíos : 490
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 46

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Ago 08 2014, 11:42
Sí, el colegio para superdotados del que se habla en los artículos que mencionáis.
Lo iba a construir esta fundación:
http://www.fundacionthales.com/index.php/fundacion/quienes-somos
Estoy buscando en su página web, pero el colegio ha desaparecido. tenían hasta una maqueta puesta y le ayto les había concedido una parcela...
BB_Baja_Solicitada
BB_Baja_Solicitada
Asiduo/a
Valoración : 0
Actividad : 3939
Cantidad de envíos : 490
Fecha de inscripción : 07/02/2013
Edad : 46

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Vie Ago 08 2014, 17:18
casiopea
casiopea
Conocido/a
Valoración : 0
Actividad : 3771
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Ago 09 2014, 13:31
Estos días que no tengo un minuto para sentarme al ordenador, hay en el foro tantos debates interesantes que no sabría por dónde empezar. Iré a mi ritmo, a ver si puedo intervenir un poquito cada día. Ahora voy a soltar un rollo, aviso, pero es un tema que me puede, ya comprenderéis.

En España no parece haber escuelas pioneras en el trato de las altas capacidades, en parte, porque se mantiene la perspectiva de la escuela inclusiva, con acierto, en mi opinión, en contraposición a los centros de excelencia. Por supuesto, siempre hay centros privados que presumen de elitistas y que equiparan su gusto por la delicatesen con el estímulo de la inteligencia, pero no suelen satisfacer las expectativas de los padres en relación con un aprendizaje que favorezca el desarrollo equilibrado de sus hijos, ya que el mismo no depende tanto de las compañías de alto standing como de otros parámetros más relacionados con la capacidad de los docentes y la escuela en su conjunto de responder a las necesidades de los alumnos (tanto individuales como grupales). Bajo mi punto de vista el estímulo de la inteligencia radica en aspectos al alcance de cualquier escuela:

- Relacionar las diferentes materias.

- Potenciar la creatividad e iniciativa de los alumnos.

- Desarrollar y guiar la inteligencia emocional a través de experiencias en grupo y efectivas mediaciones en el día a día.

- Resolver problemas con pocos recursos.

- Acceder a aplicaciones educativas y comunicativas gratuitas de Internet para insertarse desde pequeños en la sociedad global.

- Desarrollar los diferentes aspectos del ser humano (físico, intelectual, emocional, relacional,…) de forma equilibrada, sin que se produzcan desajustes importantes entre ellos.

- Ayudar a los alumnos a descubrir sus talentos y dotar de sentido su aprendizaje.

- Trabajar en pos de proyectos estimulantes y no en pos del título, procurando la superación de uno mismo en todo momento, es decir, no dejarles caer en la autocomplacencia.

Todo esto no lo veo en un centro elitista. En él sólo veo marketing, fotos de cara a la galería y sablazos a diestro y siniestro. Tanto tienes, tanto vales.

Hay poca formación sobre altas capacidades, pero sí la hay en cuanto a atención a la diversidad. Otra cosa es la práctica. Buscar un buen centro escolar implica saber de aquellos con organización flexible, equipo docente abierto al cambio, con ganas de mejorar las cosas, con ilusión por su trabajo, coordinados, a ser posible formados, pero, en todo caso, con experiencia en metodologías humanistas, integradoras, que aceptan al diferente, al especial, como fuente de enriquecimiento. Sanmartín ya comentaba lo errado de buscar centros especializados en este artículo:

http://www.libertadeducativa.org/2013/12/superdotados-cuando-las-ninas-se-ocultan.html


Ya de paso, lanzo el debate para quien se quiera apuntar, seguro que saldrán detractores de lo que voy a decir al instante, y me gustaría que lo habláramos profundizando un poco en las implicaciones de una concepción u otra de la inteligencia, ahí va:

Siendo seguidora habitual de Tourón, no estoy de acuerdo con él en la utilización exclusiva de la pedagogía diferencial, lo cual llevaría a pensar que, para un óptimo aprendizaje, deberíamos clasificar a los niños en función de su “supuesto” nivel de aprendizaje (y que, en realidad, hace referencia a su rendimiento): la clase de los lentos, de los medianos, de los rápidos…Implica una concepción de la inteligencia basada únicamente en el CI. En contraposición, una visión global de la inteligencia, más en la línea de las inteligencias múltiples, implicaría que, si bien uno puede ser lento en matemáticas, puede ser rápido en gestión emocional, destreza en las artes plásticas, o un buen comunicador. Seguramente, en un sistema educativo donde se aplica la pedagogía diferencial, habría muchos superdotados en la clase de los lentos. De igual forma, nos encontraríamos con niños compitiendo desde la más tierna edad para ser considerados de categoría Premium. Sin hablar del encaje posterior en una sociedad donde la forma de sobrevivir radica, precisamente, en la capacidad de ver potencialidades en los demás, y no carencias o disfunciones.

Todo agrupamiento supone una reducción. La edad es un criterio que implica clases heterogéneas, y en ellas se digiere la riqueza del mundo. Una clase artificiosamente confeccionada no se ajusta a la realidad. El choque posterior con la sociedad sería brutal. Pero tampoco creo que sea más estimulante. Aquello que genera gusto por el aprendizaje es la apertura a los recursos, la búsqueda de aficiones comunes y el juego diversificado. Esto puede darse tanto dentro de la escuela como fuera de ella mediante una organización flexible de la enseñanza. La humanización de la misma. Los niños no buscan única y exclusivamente a aquellos que hablan de sus mismas cosas, sino a aquellos que les enseñan cosas diferentes, que no habían probado nunca. Aquellos que les complementan.

Como toda panacea educativa, la pedagogía diferencial (tomada, como digo, de forma absoluta, otra cosa son los talleres especializados, los agrupamientos temporales, el contacto periódico a través de las TIC) es una falacia. El vecinito de al lado es igual de válido para nuestros hijos que el niño 100% excelente. Por favor, humanicemos la sociedad, no la convirtamos en un sistema de castas que, además de injusto, es falso. No hay humanos superiores, medianos e inferiores. Como dice Tourón en este audio (https://www.youtube.com/watch?v=Cn2k5b2GTng), hay niños a los que se les da bien pintar, a otros escribir, a otros patinar…La diversidad en estado puro. Es una pena que no esté homo para dar su visión antropológica. De igual forma que, como dice Disperso, echo de menos a Steandhal (que se rajó dejándome sola en el hilo de Conciencia, ya le vale, ya...) e Izurde (que no sé si es que se ha tomado unas vacaciones o qué, pero también estaría bien saber su opinión sobre el tema). A ver si nos leen desde donde quiera que estén.  Smile 
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Sáb Ago 09 2014, 23:57
Casiopea, como siempre me pareces muy razonable. A mí también me gustaría tener la opinión de todos los que comentas, en concreto de HD por ser el principal defensor de un punto de vista concreto, lo que avivaba el contraste de opiniones.

Lo que comentas me parece razonable, de todas formas, supongo que como todo, no conviene llevar nada a los extremos, sino más bien fijarse en los problemas de estos extremos, y llevarlo a un punto medio.

Entiendo que sea necesaria cierta heterogeneidad para que los niños no crezcan en una burbuja y estén preparados para tratar con gente diferente.

Pero también entiendo que esto en ocasiones supone un problema. Estando todos en el mismo saco parece que suele ocurrir que el profesor propone una velocidad media, con lo que siempre habrá niños que necesitarán refuerzo, y niños que estarán aburridos ¿cómo resolver esto en clase? La agrupación por niveles podría ayudar un poco en ese sentido, aunque es verdad que se agrupe como se agrupe (por ejemplo: bajo,medio,alto) siempre habrán niños dentro de un grupo que sean más y menos veloces. Supongo que la solución ideal sería una completa individualización, pero ¿cómo?

¿Cómo encontrar el punto medio? ¿Cómo lo haces tú en la práctica?

Haciendo introspección, recuerdo sentarme en la fila de atrás con los que desconectaban en clase por falta de interés o capacidad. Oía un poco en clase, lo pillaba en seguida, y el resto de tiempo me dedicaba a hablar con ellos (con frecuentes llamadas de atención). También me inventaba técnicas para llenar el tiempo, haciendo que las cosas fueran más complicadas para no aburrirme, y sin molestar, por ejemplo:
-Dibujar mientras explicaban
-Apuntar absolutamente todo

Ahora sé que podría haber dedicado el tiempo a avanzar más, pero en el sistema en el que estaba no fue posible. También me creó ciertas lagunas porque una vez dejas de escuchar porque ya has entendido, puede que se explique algo importante y te lo pierdas. Es difícil atender sólo cuando te haga falta, si te basta con unas pocas frases que ocurren con intervalos de repetición de varios minutos en los que se repite e insiste sobre lo mismo. Además es una invitación a no esforzarte, costumbre de la que luego resulta duro salir.

La pregunta Casiopea, para entenderlo mejor es: ¿qué habrías hecho tú con ese Disperso de 6 a 12 años? ¿Qué me habrías ofrecido?

Por otro lado, volviendo al presente, me encuentro con el siguiente problema: Sospecho que tienes razón en cuanto a lo del carácter monetarista en general de las privadas, sin embargo, en la práctica te encuentras en la siguiente disyuntiva:

-Privadas: sospechas que van a la pela y al marketing, quieren niños inteligentes si eso le sube la media y a los que dan problemas les invitan a irse para no bajar la media. Pero son medibles, aparecen en rankings, y se puede recabar información de cómo enfocan el tema ACI. Eso sí, cuestan dinero. Además sueles tener que aceptar sí o sí una formación católica.

-Públicas: sospechas que hay de todo, pero no hay mucha información de cómo enfocan el tema de las ACI. Además sospechas que hay menos política de centro, y dependes simplemente de que te toque un buen profesor, así que apuntas al nene y rezas para que le toque una Casiopea, por sorteo, porque no puedes elegir. A menudo ni siquiera puedes elegir colegio.

En cuanto a las concertadas, bueno, tienes una mezcla de ambas casuísticas.
casiopea
casiopea
Conocido/a
Valoración : 0
Actividad : 3771
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Lun Ago 11 2014, 13:55
Sé de qué hablas, Disperso, lo de escribir, dibujar, manipular los márgenes de las libretas. La ensoñación. El hartazgo. El enfado con el maestro. Nos pasaba a nosotros y a otros muchos alumnos, no exclusivamente a los de altas capacidades.

En el fracaso escolar, influyen varios factores que operan al mismo tiempo. Como tú dices, las ganas de avanzar más rápido hacen que te saltes pasos necesarios a posteriori. La forma de llegar a toooodos los niños en su especificidad no es multiplicarse por 30, sino, al contrario, diluirse dotándoles a ellos de mayor responsabilidad, como se haría en la casa de una familia numerosa. Flexibilizar, hacer visibles los objetivos a evaluar, dejar que se gestionen, se regulen, se tropiecen y vuelvan a empezar. Transmitirles la confianza necesaria para preguntar aquello que se les pasó y darles un tiempo personalizado a tal fin. No dejar que se abandonen y ayudarles cuando no pueden por sí mismos. No es fácil. Por eso es tan importante la ayuda de la familia. Pues todo empieza en casa. La confianza en las propias capacidades, el hábito de estudio, el desarrollo de la curiosidad,… Ahora bien, cuando hay una correcta comunicación escuela-familia, el niño se siente arropado y, al mismo tiempo, impelido a hacerse dueño de sus estudios. Buscar soluciones ante los problemas que se le presentan: cómo salir indemne de una clase sabiendo de antemano qué dará de sí.  Darles la oportunidad de avanzar y retroceder en función de sus necesidades, como en los juegos informáticos. Pero, sobre todo, hacerles protagonistas de su aprendizaje.


Esto de las velocidades se producía cuando el maestro (digo en pasado por decir, que sigue siendo la tónica en muchas escuelas) era el único vehículo de conocimiento. Quien daba la clase magistral, a velocidad media, como dices, para llegar a un mayor número de alumnos, haciendo todos lo mismo al mismo tiempo. Hay otras formas de enseñar, no es algo nuevo. Se proponen retos diversificados, actividades abiertas que incluyan diferentes grados de resolución, y se coordina el proceso. El único centro privado que parece ir por esa línea es el SEK, pero mi único conocimiento sobre él se basa en lo que he leído escrito por ellos mismos, así que adivina. La gran mayoría de centros privados en España están compuestos de gente con la misma, más bien inferior, formación que los docentes de la escuela pública, peor pagados, trabajando más horas, y sin libertad de cátedra, totalmente centrados en los resultados y no en los procesos, acostumbrados a maquillar, falsear, adular al rico, someter al diferente. Un ambiente poco dado a la creatividad, rígido en cuanto a horarios, organización de espacios, normas de trabajo…hasta en la vestimenta lo son. Sí, tendrán recursos (ordenadores a tutiplén, viajes que han de costear los padres con el sudor de su frente, paredes bien pintadas, pianos, piscinas, pistas de tenis…). Eso, más que formar, le recuerda al que menos tiene que puede dar gracias de codearse con gente que no es de su nivel, le avisa de que está de paso, que nunca llegará a saborear los privilegios de sus compañeros de pupitre. Nada que ver con las altas capacidades.

Sobre las evaluaciones externas, ¿te has parado a pensar qué evalúan? Resultados. Como en las empresas. Niño=tuerca. ¿Ha pasado bien un examen? Eso sin contar que muchos acceden a las pruebas antes de que lleguen y los preparan para ellas. El verdadero control sería la coordinación (que ya en sí misma es un reto) entre el equipo docente, el equipo directivo y la inspección. Nada que ver con las auditorías. Pero se han empeñado en igualar la educación con una fábrica de coches y así nos va. ¿Cómo evalúan a los aspirantes a docente? Preguntándoles ríos, capitales  e idioteces enciclopédicas. Payasadas de políticos para, al final, no hacer nada. Olvídate de los rankings, Disperso, pregunta a ex-alumnos y a sus padres. Ésa es la información que te abrirá los ojos. Fíjate en aquello a lo que dan importancia y, si coinciden contigo y hablan bien del centro, ése es un verdadero punto de referencia.
Elisewin
Elisewin
Veterano/a
Valoración : 5
Actividad : 7781
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 58
Localización : Argentina

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Lun Ago 11 2014, 14:01
Casiopea, por favor me dices cómo se hace en un aula de 100 alumnos universitarios con un solo profesor para impartir la clase. Y por favor me dices cómo se decide quién pasa y quién no sin tomar un examen. Que en cursos de 10 alumnos es genial (y los he tenido) y se puede hacer muchísimo, pero con 100? Cómo se hace? Y donde dentro de esos 100 hay un buen porcentaje de AACC.
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Lun Ago 11 2014, 16:09
Entiendo que la universidad es diferente. Para empezar, al menos aquí puedes matricularse de las asignaturas que quieras -si puedes pagarlas, pero eso es un off-topic-. Además la universidad no es obligatoria.

El colegio es distinto porque el sistema se basa en curso por año, así que las adaptaciones de alguna forma implican forzar el sistema, en el sentido de hacer cosas no pensadas al ser diseñado.

Casiopea, lo de la flexibilidad, mostrar objetivos y dar responsabilidad está bien, me gusta. Pero en la práctica, ¿qué hacen en tu clase los que acaban antes las actividades?
Elisewin
Elisewin
Veterano/a
Valoración : 5
Actividad : 7781
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 58
Localización : Argentina

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Lun Ago 11 2014, 16:13
Pues para mí no es diferente tener que impartir una clase para n personas con diferentes capacidades al nivel que sea. Donde el programa está fijado, los contenidos son los que son. Obviamente que en la universidad elegis una carrera pero no siempre elegis las asignaturas que tenes que cursar para recibirte. Hay algunas básicas obligatorias que aunque no te gusten tenes que hacerlas igual. Por ejemplo, para un ingeniero de alimentos cálculo numérico, y pongo ese ejemplo porque es la asignatura que yo doy para los ingenieros químicos y los de alimentos. De más está decir que a los de alimentos les va muy mal porque no les gusta esa asignatura en particular pero es obligatoria en la curricula.
Disperso
Disperso
Veterano/a
Valoración : 6
Actividad : 5978
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Lun Ago 11 2014, 16:33
Tienes razón que también es problemática la enseñanza para adultos. Siempre hay distintas velocidades y es difícil de gestionar, yo mismo lo he vivido.

Pero en los niños es más complejo porque se está formando su personalidad y además están ahí obligatoriamente.
casiopea
casiopea
Conocido/a
Valoración : 0
Actividad : 3771
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Mar Ago 12 2014, 13:43
Voy por partes.

Elisewin:

Me refería a la Primaria, claro, aunque, igualmente, 30 alumnos son una barbaridad para el modelo de escuela inclusiva. Lógicamente, una clase de 15 o, como máximo, 20, es lo recomendable. Es la política de recortes. Hundir la pública y favorecer la privada, como en sanidad. Nada nuevo bajo el sol. No sé cómo son las escuelas en Argentina, pero aquí las cosas se están poniendo fatal. Ahora bien, el modelo de la privada no es garantía de una mejor calidad, puesto que si el criterio es un mayor negocio, la reducción de costes implica menos por más. Las evaluaciones externas de tipo empresarial no cuadran en una concepción humanista, no mercantilista, de la educación. Es decir, las regulaciones son necesarias, pero deberían formar parte de la misma comunidad educativa, ya que no hay forma de estandarizar procesos educativos que son únicos, especiales, insertos en cada contexto particular. Las personas y su conocimiento no son categorizables, al menos de la forma en que se ha hecho hasta ahora, entendiendo al alumno como una enciclopedia andante.

Parece sencillo lo de las clases homogéneas. Pero no existe tal cosa. Hay niños con diferentes inquietudes, diferentes ritmos en diferentes áreas. Perfiles únicos, no agrupables. Si en vez de pensar en números (edad, CI, resultados académicos…), imaginamos retos a los cuales se apuntarían, como quien se apunta a un taller de verano, veríamos que trabajarían de diferente modo. Eso supone romper con los criterios antes mencionados y flexibilizar la organización de la escuela al máximo, al estilo de los colegios rurales. Es factible, sólo implica un cambio de mentalidad.

Sobre los exámenes, no es que quiera erradicarlos, en absoluto, pero no deberían ser la única vía de evaluación, que se efectúa justo al final del proceso y no tienen potencial de aprendizaje por sí mismos, que es de lo que se trata. Lo mejor es la evaluación continua, a través de diferentes técnicas, y teniendo al alumno como protagonista, para que se haga dueño de su aprendizaje y no acabe creyendo que el profe le ha suspendido “porque es malo (el profe) y le tiene manía” o le ha aprobado “porque es bueno y cariñoso”. Mi padre nunca hacía exámenes, yo no soy tan radical, supongo que por falta de práctica. A mí me gusta probarlo todo: las preguntas abiertas y las de tipo test, los proyectos grandes y pequeños, los trabajos conjuntos e individuales, los exámenes orales, los debates, las creaciones artísticas, la tutorización entre iguales, los exámenes hechos por ellos, los concursos, los exámenes sorpresa, los exámenes con libro,… Así pues, me gustan los exámenes, pero no como elemento exclusivamente sancionador, sino como una vía más de aprendizaje, que se da a lo largo del curso y no sólo al final de cada trimestre. Pero que sepan que es el trabajo diario el más importante. Que esforzándose y poniéndole ganas todos los días, aprueban seguro (alguna vez no es posible, pero son casos aislados).

La cosa más fácil para un alumno con AACC (si posee talento académico) es el examen final. La más cómoda y de la cual aprende menos. Lorito + buen lector + hiperanalizador de ideas = éxito garantizado. Éxito en pasar exámenes. Igual que en MENSA buscan gente que sepa pasar pruebas de CI. ¿Y eso en la vida de qué te sirve? Te lo dice alguien que siempre ha poseído talento académico. Un examen era la cosa más sencilla del mundo. Me costaba mucho más el trabajo en equipo. ¿Y qué se te exige después? Pues el trabajo en equipo.

En la universidad, la enseñanza puede contemplarse de la misma manera, pero teniendo en cuenta que el estudiante ya tiene, en teoría, un hábito de estudio (si no es el caso, requieren ayuda especializada), de ahí las clases de 100 alumnos, que son barbaridad y media, pero recordemos que la universidad se ha visto muchas veces como una especie de criba, sobre todo en los primeros cursos. Ahora bien, el cribado nunca se hace del todo bien, ya que se echan atrás muchos de los capaces por un exceso de rigidez. El planteamiento de la Primaria se puede mantener: menos sentar cátedra y mayor debate de ideas, planteamiento de retos individuales y colectivos, elaboración de proyectos y función coordinadora del docente, así como flexibilidad en el acceso a los recursos y, por parte de la organización de los estudios, posibilidad del estudiante de llevar el ritmo que sea (acceso on-line a las asignaturas sin ser necesaria la clase presencial) y dejarles tomar ciertas iniciativas en la realización de los proyectos. En ese sentido, la labor de tutoría resulta imprescindible. En las universidades españolas se ha ido progresando en ese sentido, no sé cómo estarán las argentinas. También se nota muchísimo cuando coordinan aquellos profesores con amplios conocimientos, que van conectando ideas de diferentes ámbitos, sus discursos son ricos y elaborados, tienen sentido del humor, dan pie a la intervención de su público. Estoy segura, Elisewin, que tú debes ser una.

Supongo que sonará a ciencia ficción la colaboración de varias facultades y estudiantes de diferentes niveles en la elaboración de un proyecto multidisciplinar, donde trabajen conjuntamente alumnos de diferentes carreras, aportando una visión global, no tan compartimentada, del conocimiento.

En la práctica nos lo ponen difícil, pero no imposible. Se nos quedan alumnos por el camino, no llegamos a todos, pero no somos superhéroes. Algo tendrá que hacer la Administración, siendo la que pone los recursos. Sin embargo, los objetivos deberíamos tenerlos claros, aunque no podamos llegar siempre hasta el final. Y si esto suena utópico es porque la educación lo es.


Disperso:

En mi clase siempre hay cosas que hacer. Actividades que se quedan por acabar, por falta de tiempo; afortunadamente, en la actual concepción de ciclo (que la LOMCE elimina de un plumazo), nos queda otro año para continuarlas y, si no, quien quiera se lo lleva para casa. Se proponen miniproyectos al gusto del consumidor (primero conviene saber qué le gusta a cada uno, terrible primer trimestre) y ésos son los que se van regulando, ampliando con el tiempo y las ganas. Siempre tenemos a mano el ajedrez, libros que traen los compañeros (mucho más interesantes para ellos que los de la escuela, sin lugar a dudas), ¡hasta construcciones de LEGO! Existen proyectos anuales (revista, cómics elaborados por ellos, murales de pasillo, representaciones teatrales...), que pueden ir avanzando. También hay un ordenador muy cuqui para aquellos que terminan antes, con infinitas posibilidades, incluyendo los trabajos que les pido por vía informática. Ahora que en la escuela hemos adquirido tablets, las posibilidades se multiplican. En mi clase quien no trabaja es porque no quiere. Lo que tengo que hacer es evitar que se estresen por asumir demasiadas responsabilidades a la vez. El reto está en incluir a aquellos que muestra conducta desafiante, es decir, que dicen que no porque siempre han dicho que no. Y de ahí que incluyamos también clases de freestyle, de grafittis, de hip hop, cuentacuentos de terror y todo aquello que les resulta subversivo e irresistible. Como comprenderás, luego me toca a mí componérmelas para evaluarlo todo. Yo también me estreso, me disperso, grito de impotencia, y me toca un rato de meditación cada día, sí o sí. De todas formas, no siempre lo consigo. Por mucho que lo intento, hay tres o cuatro que vienen ya con la pancarta antiescuela en la frente. Procuro que nos acabemos riendo juntos de la situación, por muy insalvable que sea. Reír para no llorar.
Contenido patrocinado

Qué hacemos con los niños más inteligentes - Página 7 Empty Re: Qué hacemos con los niños más inteligentes

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.