Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Comparte
Ir abajo
María
María
Puntos : 5325
Cantidad de envíos : 1724
Fecha de inscripción : 11/05/2010
Localización : Al otro lado del espejo

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Dic 13 2012, 16:09
Pues el relato comenzaba a tomar forma y lo estaba disfrutando muchisimo. Mi intencion es la de participar en cuanto tenga un poco mas de tiempo.

Ah, y aprovechó para comunicar que, en ese tiempo, editare un PDF con los artículos del frustrado proyecto Enactiva porque considero que es de justicia con los foreros que dedicaron su tiempo y esfuerzo.


Última edición por María el Vie Dic 14 2012, 23:22, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Dic 13 2012, 16:47
Si borráis vuestra intervenciones, es imposible continuar el hilo narrativo. Siguiendo con el tema y excluyendo cualquier discursión, no estaría mal que al ir escribiendo la historia, vayáis detallando el personaje poco a poco, pues si dais demasiados datos en una intervención, condicionáis que se perfile la personalidad entre todos. También constatar que, ciertamente, habría que mantener una coherencia, pero es difícil con tantos estilos literarios distintos.

Bien, yo solo he visto hasta aquí.

Spoiler:

CAPITULO 1 -

Salió del edificio y miró al cielo como si hiciera años que no lo veía. De repente, un recuerdo invadió su mente, se miró las manos llenas de sangre y las escondió inmediatamente en los bolsillos del abrigo mirando a su alrededor con pánico.
Finalmente, agachó la cabeza y, mirando al suelo, se dirigió a la boca de metro.

Se quedó absorto delante de la taquilla pensando en cómo sacar la cartera sin que se vieran sus manos, mientras la aglomeración de gente a su alrededor le intimidaba.
Salió del metro. Anduvo doscientos metros hasta el bar "El bocaíto". Pidió una tónica y se fue directo al servicio.

Mientras los últimos restos de sangre reseca abandonaban sus manos, un sentimiento de satisfacción inundó todo su ser. Cerró el grifo.

La intermitente luz anaranjada , proyectaba sombras extrañas sobre su descarnado rostro, perfilando y destacando sus pronunciadas facciones, como surcos en la tierra… Oscuridad.

Intentó abrir los ojos, pero ya estaban abiertos; fue entonces, en las tinieblas de aquel maloliente cubículo, donde te juraste una vez más, que no volvería a pasar.

Alguien amenazaba con derribar la puerta. Malditos tiempos que corren, todo el mundo tiene prisa… Giró el picaporte y se dirigió hacia la barra, atropellando a su paso a aquel padre de familia que, por urgencia vesical, se precipitaba apresuradamente hacia el interior. Pobre diablo.

El local rebosaba de gente a esa hora del día. Algunos reían, otros charlaban amistosamente, tambien habia quien creía tener razón, elevando el tono, en medio de una calurosa discusión. Tú, ajeno a todo esto, ocupaste tu sitio en la barra, clavando la mirada en la tonica.

A pesar de haber estado allí otras veces, seguías siendo un completo extraño, así te lo hizo saber el sudoroso camarero, con un impersonal movimiento de cabeza a modo de saludo.

Habias olvidado lo mucho que odias este lugar… el inicio y el fin de todo. Sentiste asco, de ti y de los que te rodean… disimula, te esta temblando el pulso. ¡Ese olor de nuevo! Ese olor…ese desagradable olor a humanidad

Una fotografía, Rhode Island al frente; un afiche enmarcado con un concierto de acid jazz en Katmandú. Si no guardaba frialdad, esa gota de sudor bajándole el rostro hubiese sido él.

Asqueado, con el recuerdo del hedor en las fosas nasales, salió del bar. Caminó lentamente las callejuelas mal iluminadas, observando. Poca gente se veía a esa hora: Parejas escondidas en rincones, algunos grupos de jóvenes ruidosos caminando. Comenzó la llovizna, tenaz, y se detuvo bajo un alero. Ahora percibía ese olor picante del principio de la lluvia que le recordaba otros tiempos y otros lugares.

Sacó las manos de los bolsillos y se las miró. Jamás eliminaría de su retina la sangre que vio en ellas hacía unos momentos. Las extendió por fuera de su refugio momentáneo, en un acto reflejo, recibiendo las heladas gotas en el dorso y en las palmas, sintiendo que no habría nada capaz de permitirle olvidar lo que había sucedido.
De repente, a unos metros por delante de donde él se encontraba, surgió el inconfundible resplandor de un encendedor dando lumbre a un cigarrillo. Apenas se adivinaba una silueta apoyada contra la pared. Solamente percibía con claridad la brasa, que inmediatamente pareció flotar, moviéndose en dirección a la calle. Entonces vio a la mujer, cuando se detuvo bajo la farola antes de cruzar. Estaba sola. Se levantó el cuello de la gabardina y lentamente la siguió.



La siguió de cerca, tan cerca que a pesar de la humedad fría y pesada, del olor aun mas húmedo que rebotaba del pavimento, del evidente tufillo a gran ciudad, del rastro del cigarro, fue incapaz de no embriagarse también del perfume inequívoco de hembra interesante, de esas que uno se cruza sólo de vez en cuando, y que como hombre ya había empezado a desear.
Pensó que no la conocía; “ese culo no se me podría olvidar”, se dijo analíticamente. Sin embargo, el perfume caro le era muy familiar. No entendía de donde, hacia mucho que no frecuentaba nada caro. Últimamente, desde que cumplió los 40 le estaba costando recordar más de la cuenta, y eso a pesar de la B12 que le regalaba Paco “Panoramix”, su amigo farmacéutico. “Quizá sean todas esas tónicas ” solia pensar, medio en broma, pero con un serio halo de superstición.
Absorto intentando recordar, mirando a la mujer y ocasionalmente a la punta de sus zapatos que despedían gotas a cada paso, perdió conciencia de los tres giros a la izquierda que habían dado.
Entonces, vio el edificio, dejo de olerla y las manos le volvieron a temblar.

La luz del portal iluminó su silueta, una composición de luces y sombras que delataban esa ligereza de movimientos y esbeltez tan propias de la juventud. La observó rebuscar en el bolso. Se miró las manos. No... Tan pronto no. Cerró los ojos y respiró hondo. Un grave error. El olor, ese olor tan despreciable casi siempre, pero que adquiría esta vez tan distinta tonalidad, le penetró en lo más profundo de sus pulmones. Abrió los ojos. La mujer había reanudado su paso. Su familiaridad despertaba recuerdos lejanos, sombras imperceptibles que se filtraban en su consciencia de manera lenta pero continua.

Estaba cerca de abandonar su campo de observación. Centró su mirada en sus andares. Una decisión. De nuevo, se puso en marcha, sin apartar la vista de ella. Su obsesión. Su perdición...

Su presa.


Como aquí se orienta algo más el hilo, creo que debería estar siempre abierto a debate. Si no gusta una continuación, se dice y punto.

A mí me gusta más el tono oscuro psicópata que la depredación simplista.

avatar
alohamahalo
Puntos : 2730
Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Dic 13 2012, 17:09
joe, me voy unas horitas y .... affraid jaja. aparte del pique me he reido mucho; sois geniales.

creo, como elisewin, que sin mucho control, dejandolo fluir (como hasta ahora), esto puede ser muy divertido. las mezclas de estilos me parecen graciosas, y la trama que vaya adonde sea, con las limitaciones que vengan del propio sentido de coherencia hacia la misma del que escriba. o sea, que no se nos vaya la olla too much.

tambien me parece perfecto que haya cambios sustanciales (p.e. prota transexual diabetico) si se liga bien, si tiene cierto sentido (que lo tendra porque escribis de pm).
azor
azor
Puntos : 5934
Cantidad de envíos : 2302
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 44
Localización : Bolivia

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Dic 13 2012, 18:06
Arrimándose contra la pared en el callejón a lado del portal... sintiendo húmedo el ras del cuello del perramos en la llovizna, escuchó una melodía que inmediatamente le recordó un atardecer en sus segundos finales, aquél en el que una de sus presas estaba en un salón-concierto, ella sabía que él vendría a tomar su vida esa noche, unos minutos más tarde, de todas maneras subió al escenario, una batería suavísima, una trompeta, el sonido de la pieza en el aire, y esa canción evocadora... la presa sabía que iría a morir asesinada en sus manos letales, a la salida del escenario, pero aun así procuró el tiempo necesario para interpretar cantando la última pieza de jazz sobre las tablas, mientras sus miradas solían resbalarse entre sí, cuando él se preguntaba que había detrás precisamente de esas miradas, qué memorias eran iluminadas en estos minutos en que ella se despedía de la vida y los ocasos lentos, tan lejanamente lentos.

Una vez más, los recuerdos se disipan...


Última edición por azor el Jue Oct 03 2013, 15:23, editado 19 veces
homo divergenticus
homo divergenticus
Puntos : 7764
Cantidad de envíos : 3560
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 10:12
La seguía, podía intuir su depravada mirada. Pero esta vez era ella quien estaba mejor preparada. Ya no era solo una víctima, eso ya estaba integrado, incrustado, ahora se comportaría como víctima y verdugo, abstracta dicotomía que le permitiría hacer justicia. Ajustar la realidad a su deseo de venganza.
-¡Mierda!- se le había olvidado el paragüas.
Elisewin
Elisewin
Puntos : 6892
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 55
Localización : Argentina

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 11:20
Vamos a poner orden o cada uno interviene cuando quiera, con la salvedad de tener que dejar que otro intervenga entre sus propias contribuciones? (Se entiende? Escribo algo, y para volver a hacerlo al menos otro forero debe escribir algo).
avatar
Invitado
Invitado

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 19:44
Cuando se quiera, pero sí, por lo menos dejando espacio entre tus intervenciones. Pero vamos, que con que escribas después de un par vale, si tienes ganas.
avatar
alohamahalo
Puntos : 2730
Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 21:12
si, pero cuidado con no solaparnos: si empezamos mas de uno a escribir sobre el ultimo parrafo...imaginad el cabreo cuando el otro lo postea antes..
avatar
alohamahalo
Puntos : 2730
Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 21:14
habria que poner turnos, mas menos.
Elisewin
Elisewin
Puntos : 6892
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 55
Localización : Argentina

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 14 2012, 22:19
Por eso lo decía...

(me ha pasado en el foro literario, a decir verdad, ¿y qué hago? Borro y reescribo... ¿qué se puede hacer en esos casos excepto eso?)

Bueno, entonces, ustedes que se conocen más. ¿Quiénes participamos y cómo sería la lista? Si alguno al que le toca no quiere usar su turno podría "pasar". Les parece bien?
avatar
alohamahalo
Puntos : 2730
Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Sáb Dic 15 2012, 01:12
me parece muy bien! yo soy nuevo...alberto?
avatar
Invitado
Invitado

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Sáb Dic 15 2012, 16:50
No hace falta establecer turnos, en realidad basta con anunciar en un primer post que vas a escribir, así ninguno se solapa y no hay que estar pendiente de los demás. Ya lo dijo Willy.
avatar
alohamahalo
Puntos : 2730
Cantidad de envíos : 73
Fecha de inscripción : 26/10/2012

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Dom Dic 16 2012, 20:09
me parece perfecto alberto.

Elisewin
Elisewin
Puntos : 6892
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 55
Localización : Argentina

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Dic 21 2012, 16:21
A ver si retomamos :D

Spoiler:

CAPITULO 1 -

Salió del edificio y miró al cielo como si hiciera años que no lo veía. De repente, un recuerdo invadió su mente, se miró las manos llenas de sangre y las escondió inmediatamente en los bolsillos del abrigo mirando a su alrededor con pánico.
Finalmente, agachó la cabeza y, mirando al suelo, se dirigió a la boca de metro.

Se quedó absorto delante de la taquilla pensando en cómo sacar la cartera sin que se vieran sus manos, mientras la aglomeración de gente a su alrededor le intimidaba.
Salió del metro. Anduvo doscientos metros hasta el bar "El bocaíto". Pidió una tónica y se fue directo al servicio.

Mientras los últimos restos de sangre reseca abandonaban sus manos, un sentimiento de satisfacción inundó todo su ser. Cerró el grifo.

La intermitente luz anaranjada , proyectaba sombras extrañas sobre su descarnado rostro, perfilando y destacando sus pronunciadas facciones, como surcos en la tierra… Oscuridad.

Intentó abrir los ojos, pero ya estaban abiertos; fue entonces, en las tinieblas de aquel maloliente cubículo, donde te juraste una vez más, que no volvería a pasar.

Alguien amenazaba con derribar la puerta. Malditos tiempos que corren, todo el mundo tiene prisa… Giró el picaporte y se dirigió hacia la barra, atropellando a su paso a aquel padre de familia que, por urgencia vesical, se precipitaba apresuradamente hacia el interior. Pobre diablo.

El local rebosaba de gente a esa hora del día. Algunos reían, otros charlaban amistosamente, tambien habia quien creía tener razón, elevando el tono, en medio de una calurosa discusión. Tú, ajeno a todo esto, ocupaste tu sitio en la barra, clavando la mirada en la tonica.

A pesar de haber estado allí otras veces, seguías siendo un completo extraño, así te lo hizo saber el sudoroso camarero, con un impersonal movimiento de cabeza a modo de saludo.

Habias olvidado lo mucho que odias este lugar… el inicio y el fin de todo. Sentiste asco, de ti y de los que te rodean… disimula, te esta temblando el pulso. ¡Ese olor de nuevo! Ese olor…ese desagradable olor a humanidad

Una fotografía, Rhode Island al frente; un afiche enmarcado con un concierto de acid jazz en Katmandú. Si no guardaba frialdad, esa gota de sudor bajándole el rostro hubiese sido él.

Asqueado, con el recuerdo del hedor en las fosas nasales, salió del bar. Caminó lentamente las callejuelas mal iluminadas, observando. Poca gente se veía a esa hora: Parejas escondidas en rincones, algunos grupos de jóvenes ruidosos caminando. Comenzó la llovizna, tenaz, y se detuvo bajo un alero. Ahora percibía ese olor picante del principio de la lluvia que le recordaba otros tiempos y otros lugares.

Sacó las manos de los bolsillos y se las miró. Jamás eliminaría de su retina la sangre que vio en ellas hacía unos momentos. Las extendió por fuera de su refugio momentáneo, en un acto reflejo, recibiendo las heladas gotas en el dorso y en las palmas, sintiendo que no habría nada capaz de permitirle olvidar lo que había sucedido.
De repente, a unos metros por delante de donde él se encontraba, surgió el inconfundible resplandor de un encendedor dando lumbre a un cigarrillo. Apenas se adivinaba una silueta apoyada contra la pared. Solamente percibía con claridad la brasa, que inmediatamente pareció flotar, moviéndose en dirección a la calle. Entonces vio a la mujer, cuando se detuvo bajo la farola antes de cruzar. Estaba sola. Se levantó el cuello de la gabardina y lentamente la siguió.

La siguió de cerca, tan cerca que a pesar de la humedad fría y pesada, del olor aun mas húmedo que rebotaba del pavimento, del evidente tufillo a gran ciudad, del rastro del cigarro, fue incapaz de no embriagarse también del perfume inequívoco de hembra interesante, de esas que uno se cruza sólo de vez en cuando, y que como hombre ya había empezado a desear.
Pensó que no la conocía; “ese culo no se me podría olvidar”, se dijo analíticamente. Sin embargo, el perfume caro le era muy familiar. No entendía de donde, hacia mucho que no frecuentaba nada caro. Últimamente, desde que cumplió los 40 le estaba costando recordar más de la cuenta, y eso a pesar de la B12 que le regalaba Paco “Panoramix”, su amigo farmacéutico. “Quizá sean todas esas tónicas ” solia pensar, medio en broma, pero con un serio halo de superstición.
Absorto intentando recordar, mirando a la mujer y ocasionalmente a la punta de sus zapatos que despedían gotas a cada paso, perdió conciencia de los tres giros a la izquierda que habían dado.
Entonces, vio el edificio, dejo de olerla y las manos le volvieron a temblar.

La luz del portal iluminó su silueta, una composición de luces y sombras que delataban esa ligereza de movimientos y esbeltez tan propias de la juventud. La observó rebuscar en el bolso. Se miró las manos. No... Tan pronto no. Cerró los ojos y respiró hondo. Un grave error. El olor, ese olor tan despreciable casi siempre, pero que adquiría esta vez tan distinta tonalidad, le penetró en lo más profundo de sus pulmones. Abrió los ojos. La mujer había reanudado su paso. Su familiaridad despertaba recuerdos lejanos, sombras imperceptibles que se filtraban en su consciencia de manera lenta pero continua.

Estaba cerca de abandonar su campo de observación. Centró su mirada en sus andares. Una decisión. De nuevo, se puso en marcha, sin apartar la vista de ella. Su obsesión. Su perdición...

Su presa.

Arrimándose contra la pared en el callejón a lado del portal... sintiendo húmedo el ras del cuello del perramos en la llovizna, escuchó una melodía que inmediatamente le recordó ese atardecer en sus segundos finales, aquél en el que una de sus presas estaba en un salón-concierto, ella sabía que él vendría por su vida esa noche, unos minutos más tarde, de todas maneras subió al escenario, una batería suavísima, una trompeta, el sonido de la pieza en el aire, y esa canción evocadora... la presa sabía que iría a morir asesinada en sus manos letales, a la salida del escenario, pero aun así se tomó el tiempo necesario para interpretar la última pieza de jazz sobre las tablas, mientras sus miradas solían resbalarse entre sí, cuando él se preguntaba que había detrás precisamente de esas miradas, qué memorias eran iluminadas en estos minutos en que ella se despedía de la vida y los ocasos lentos, lejanamente lentos.

Una vez más, los recuerdos se disipan...

La seguía, podía intuir su depravada mirada. Pero esta vez era ella quien estaba mejor preparada. Ya no era solo una víctima, eso ya estaba integrado, incrustado, ahora se comportaría como víctima y verdugo, abstracta dicotomía que le permitiría hacer justicia. Ajustar la realidad a su deseo de venganza.
-¡Mierda!- se le había olvidado el paragüas.

Supo que la seguían. Giró de repente, adentrándose en la oscuridad del callejón. Apagó el cigarrillo contra el suelo húmedo y se quedó escondida, esperando, hasta que él se hizo visible, su sombra recortada apenas contra las casi inexistentes luces de la calle. Viendo la expresión de desconcierto en el rostro del hombre, ella abrió mucho los ojos, ya habituados a la penumbra. Oculta tras un contenedor, seguía observándolo acercarse al fondo, no la había visto. Pero no pasaría mucho tiempo antes de que la encontrara, no había muchos sitios donde esconderse. Ella se dio cuenta de que él no había descubierto su rostro antes, pero era indudable que algo lo había movido a seguirla.

Si supiera.

¿Cómo reaccionaría ante su visión? La anticipación del momento era como un animal encerrado en su interior, carcomiéndola. No era temor, se parecía más a una sensación de excitación casi animal. Fue moviéndose en silencio, evitándolo. Esperaría, sabía retrasar los placeres.

De repente, él salió del callejón, sacudiendo la cabeza, aturdido. Y lo vio correr por la calle como un desquiciado, alejándose.

avatar
Willy
Puntos : 11508
Cantidad de envíos : 6667
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Mar Ene 22 2013, 13:39
Y otro proyecto que se queda a medias.
La razón? Quién sabe.
Puede que en parte sea "culpa" de la incapacidad que a veces tenemos para ponernos de acuerdo.
Y puede que otra parte de la "culpa" sea la absoluta incapacidad que a veces tenemos para dejarnos dirigir, ni siquiera por el propio "padre" de la idea.
O puede, simplemente, que se haya cansado de ello todo el mundo a la vez.
avatar
Invitado
Invitado

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Mar Ene 22 2013, 13:47
Maria pidió turno, yo aun estoy esperando que llegue el mio.

P.D http://adultosuperdotado.foroactivo.com/t2232-concurso-de-cuentos
Elisewin
Elisewin
Puntos : 6892
Cantidad de envíos : 4072
Fecha de inscripción : 03/12/2012
Edad : 55
Localización : Argentina

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Mar Ene 22 2013, 14:28
Me desligo de culpa y cargo, dejé contribución y las reglas dicen que hay que dejar que otro continúe antes de seguir.

Y creo que se puede empezar el Capítulo 2 a partir de la próxima...
azor
azor
Puntos : 5934
Cantidad de envíos : 2302
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 44
Localización : Bolivia

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Miér Feb 13 2013, 13:57
Corría veloz, pero en un momento dado supo que sus  pasos ahora de caminata los iba adentrando en un extraño trazo que lo devolvería al lugar donde había comenzado a correr, y, ella había estado allí sin partir, esperándolo bajo un letrero que le regaba la chaqueta, y sacando un revolver apresurado... él, sin que la mujer tuviese tiempo suficiente para reaccionar sino con presteza y torpor, esgrimía un puñal bruñido en la lluvia. El puñal y el revólver nuevamente en una vieja historia, el filo saca más en estas contiendas que sorbo y bebo con largueza y desidia.


Última edición por azor el Jue Oct 03 2013, 16:11, editado 25 veces
azor
azor
Puntos : 5934
Cantidad de envíos : 2302
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 44
Localización : Bolivia

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Miér Feb 13 2013, 14:05
Capítulo 2 entonces, que comience ahora.
avatar
Willy
Puntos : 11508
Cantidad de envíos : 6667
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Oct 03 2013, 11:36
Refloto esta iniciativa en vista de que desde que se creó hay nuevas incorporaciones con alma de escritor.
avatar
Willy
Puntos : 11508
Cantidad de envíos : 6667
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Oct 03 2013, 11:40
Si os parece empezamos de nuevo, por eso de que se ha enfriado el tema anterior.
Os recuerdo el funcionamiento:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:No hace mucho, alguien propuso que cada uno escribiera un pequeño relato sobre un tema concreto y común para todos, creo que fue Nerd!. Me pareció una gran idea y hace un rato se me ocurrió que podríamos entretenernos un rato escribiendo una historia improvisada entre todos: alguien escribe el primer párrafo, luego otro añade otro párrafo intentando seguir el hilo inicial (o dando un giro brusco a la historia, que también es interesante) y así sucesivamente.

Y como en todo tiene que haber reglas, fundamentalmente para que ésto no se convierta en la biografía de La Bernarda ( pig ), ahí va alguna:
- 10-15 líneas máximo por intervención. Se podría intervenir varias veces.
- Comunicad vuestra intención de intervenir previamente de manera que pongamos un orden y no surjan hilos paralelos de la historia

Como lo veis? Alguien está interesado?
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Un par de cosas más:

Por favor poned los textos en AZUL ([color=blue]) para diferenciarlos de los comentarios.

Intentemos ser coherentes con las personalidades que se vayan perfilando de los protagonistas de la historia o esto va a parecer Los Serrano Crazy Crazy



Última edición por Willy el Jue Oct 03 2013, 11:41, editado 1 vez
avatar
Willy
Puntos : 11508
Cantidad de envíos : 6667
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Oct 03 2013, 11:40
CAPITULO 1 -

Salió del edificio y miró al cielo como si hiciera años que no lo veía. De repente, un recuerdo invadió su mente, se miró las manos llenas de sangre y las escondió inmediatamente en los bolsillos del abrigo mirando a su alrededor con pánico.
Finalmente, agachó la cabeza y, mirando al suelo, se dirigió a la boca de metro.

azor
azor
Puntos : 5934
Cantidad de envíos : 2302
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 44
Localización : Bolivia

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Jue Oct 03 2013, 15:17
¿Era un asesino o el fantasma del asesino que pasea en las estaciones subterráneas y los bares bajo lluvia?


Última edición por azor el Vie Oct 04 2013, 14:55, editado 1 vez
avatar
Willy
Puntos : 11508
Cantidad de envíos : 6667
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

el Vie Oct 04 2013, 09:14
El vagón del metro era un hervidero de almas en busca de algo, unas bajaban, otras subían, y cada parada era una pausa con distinta forma pero el mismo fondo.
Sin poder evitar su nerviosismo, observaba a todas y cada una de aquellas personas, las sentía a todas, podía oír sus alegrías y decepciones, sus amores y desamores, sus preocupaciones y sus deseos.
Entonces reparó en que poco a poco cada mirada que habitaba en aquel vagón iba desviándose, ya fuera disimulada o directamente, hacia su persona, hasta que finalmente se hizo el silencio.
Por qué todo el mundo le miraba? Qué estaba ocurriendo?
Y entonces reparó en el cristal de enfrente y en la cara que en él se reflejaba, aquella mueca desencajada, aquél rostro cubierto de sangre y cómo poco a poco aquellos ojos eran invadidos por el pánico.
De reojo pudo observar como alguien, intentando ocultarse, iniciaba una llamada telefónica al tiempo que le vigilaba disimuladamente.
Las puertas del vagón se abrieron en aquél mismo instante y huyó despavorido.
Contenido patrocinado

Taller de escritura - Una historia "ad-lib" - Página 4 Empty Re: Taller de escritura - Una historia "ad-lib"

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.