FASD
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscar
Resultados por:
Búsqueda avanzada

Ir abajo
avatar
Invitado
Invitado

Relato de un superviviente... de la vida. Expuesto a la infinita incerteza de internet. Empty Relato de un superviviente... de la vida. Expuesto a la infinita incerteza de internet.

Sáb Sep 24 2011, 01:54
Hoy he ido a X fiesta en Y pueblo. Acabo de volver. Hacía 8 años que no iba a esa fiesta. Fue en septiembre de 2003. Aquella noche tomé conciencia de mis 16 y me emborraché a saco. Sabía que el tema iba de supervivencia. Después de todas las interpretaciones "profundas" a las que dotaba a la vida, resultaba que de tan sólo una realidad vacua se trataba. Por naturaleza, soy reacio a la diversión convencional. Al realismo rastrero. ¿Significa que no soy apto para sobrevivir?

Al fin y al cabo nací autista y autómata me quedé.

Mis 16 también fueron la introducción a la vía láctea del IQ, al parecer daba notas muy altas en diversos campos. Para mí fue la gota que colmó el vaso. Siempre era el aspirante a popular del instituto, quería ser igual que los demás pero mejor, popular, que todo el mundo me conociera y dejar de ser ignorado. Quería dejar de ser invisible.

Pero uno se olvida que librar la batalla del instituto es como librar la batalla de Julio César en Farsalia, iba a perder mucho, muchísimo. Pero un adolescente siempre piensa que llega ese momento del final feliz, apoyado por las ideas paternas, de los psicólogos o del profesor en la que te dicen que no te preocupes, que ellos también pasaron por lo mismo y ahora con 35-40 años tienen la vida que deseaban.

¿Eso significa que tenía que esperar unos 20 años para poder sentirme aceptado? ¿para poder llevar una vida normal? Yo la quería vivir en ese momento.

Todos esos pensamientos invadían mi mente que controlaba totalmente mi mobilidad. Fue mi primera y última borrachera. Me bebí casi 2 botellas de vino mediante la vieja táctica que siempre había observado del "un vaso por aquí, otro poquito más, y otro poquito..." y así toda la noche.

Pero hoy no. Sabía que no lo volvería a hacer. 8 años después, también sabía que mis inseguridades de los 16 se habían terminado. Mi hermana ahora tiene 15 y va a estar en los 16 el próximo año así que ya es hora de "ceder" esta clase de drama a las nuevas generaciones y rememorar el pasado como un aprendizaje ensayo-error.

Pero me acordé de ti, puesto que admito que después de esa borrachera decidí empezar una nueva vida y por eso me puse a buscar amigos como un loco. No quería ser el lobo solitario de siempre, quería ser popular como tú lo eras, por eso te encontré. Y fuimos grandes amigos. Pero tanto Julio César como Bruto terminaron sanguinariamente su amistad... Tu quoque, Brute, fili mi.

Lo sé, ha sido un vago recuerdo, no sé si eres un fantasma o simplemente eres un nombre y apellidos de mi necesidad de embotellar mis sentimientos y cerrarlos en un cajón. Quizás este email, como los que te he escrito en anteriores ocasiones, sean ese cajón. Quizás sólo importa el consuelo de escribirlo, ni siquiera la certeza de saber que lo leerás importa puesto que no tengo tal certeza y, no me importa.

No sé, querido correo, es bastante patético ver a la gente protestar por los cambios económicos y soltar imbecibilidades de dichos socialistas que se creen el cuento de Robin Hood. También es patético ver la gente cómo se comporta, su mierda de vida y de cómo siempre se justifican trasladando su drama a otras personas (en eso consiste tener pareja, la misma pregunta que me hice aquella noche de 2003 antes de empezar por mi primera botella de vino).

Lo único que puedo decir es, con certeza, que soy un robot. Soy un androide. Un autómata. No conecto con los seres humanos ni tampoco entiendo ni tengo sus necesidades.

En fin, querido correo, al infinito dudoso te envío.


Relato de un superviviente... de la vida. Expuesto a la infinita incerteza de internet. 2520L
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.