Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿Ser franco o ser “amable”?

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Willy el Sáb Ago 25 2018, 23:31

Gracias premiere love

Willy

Puntos : 10739
Cantidad de envíos : 6373
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por izurdesorkunde el Dom Ago 26 2018, 01:24

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], ¿La voluntad y la confianza en uno mismo estarían en el mismo nivel de profundidad que la inteligencia? Creo entender que es así. ¿Me equivoco?

Por otro lado, creo preferible ser franco a pasarse de amable. Si una persona es más torpe, cognitivamente hablando, que uno se puede expresar de modos diferentes con percepciones muy diferentes por parte del receptor. No es lo mismo llamar idiota a uno que comentar que hay personas que requieren más explicaciones, más detalladas y menos abstractas que otros. Me ha ocurrido alguna vez que he intentado centrarme en las fortalezas de algunas personas, obviando sus debilidades (he sido especialmente "amable") y esas personas me han terminado defraudando o han tenido una respuesta claramente egocéntrica, poco empática o incluso agresiva. Me han dejado mal sabor de boca.
izurdesorkunde
izurdesorkunde

Puntos : 10333
Cantidad de envíos : 5541
Fecha de inscripción : 10/02/2012

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por premiere el Dom Ago 26 2018, 02:09

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Pero lo que entendí de lo que creo es tu conclusión lo comparto aunque me pregunto si te refieres a buscar lograr armonizar lo que sientes con lo que haces como un objetivo definitivo y alcanzable de forma que se mantenga esa armonía significativamente en el tiempo.

Cuando una persona aprende a armonizar sus emociones con su intelecto, sus sentimientos, ideas, decisiones y acciones se vuelven congruentes, su vida se llena de sentido, los conflictos desaparecen y se inicia un proceso completamente inevitable en ella, pues el propio placer de expresar y acercarse a sus auténticas potencias lo catalizará indefinidamente.

Lo más sustancial e importante ocurre sin esfuerzo. Es el enorme esfuerzo previo el que, paradójicamente, nos encarceló en el camino que ahora debemos desaprender.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Entendí que lo que sientes surge de lo que eres (o lo que crees que eres). No solo eres mente mas también cuerpo (has mencionado la enfermedad).

Si te parece que hay contradicciones en mi texto seguramente es porque lo leíste con atención, pero no es necesariamente un error.

El pensamiento de valor es intercontextual. Esto significa que las contradicciones lógicas o semánticas ocurren básicamente por la intersección o entrelazamiento de diferentes contextos desde los que se afrontan las ideas cuando se tiene un pensamiento transversal o arborescente.

Pensar de esta forma tiene mucho valor y eficacia, pero es un modo mucho más volátil y delicado de sostener y desarrollar las ideas, pues requieren la consistencia simultánea de todos los contextos implicados, lo cual es definitivamente imposible.

Por ejemplo: Se puede decir que la realidad es, fenomenológicamente, fabricada en la conciencia del sujeto —inmanente a ella— y que, por tanto, el objeto está —vamos a decirlo así— embebido en dicha conciencia mientras, paralelamente y en el mismo texto, se puede referir que, dentro de esa realidad fenomenológica, existe una imagen con sujeto y objeto, ambos perfectamente diferenciados. Pongo este ejemplo porque si esto fuese cierto, toda realidad sería sustancialmente falsa y, por tanto, contradictoria frente a la mera afirmación de cualquier cosa.

Habrás notado que en mi anterior mensaje hago pequeñas alusiones a la metafísica, consciente de que aludir al ser, a la realidad y a la experiencia suele derivar en cierta controversia.

Para no complicar demasiado mi respuesta, debo aclarar que toda descripción, categorización o análisis del ser pervierte su naturaleza al convertirlo en significado. Lo que es solo es. Referirse a él lo destruye.

Este es un tema de mucha más envergadura que no hace falta rescatar aquí ni ahora. En mi texto anterior, la creencia de ser tiene un sentido es mucho más laxo y coloquial, puesto que quise referirme únicamente a esa capa intelectual que fabrica nuestro ego y modela nuestra auto-imagen y que está en permanente conflicto con nuestras emociones frustrando nuestra vida en sociedad.

Por tanto, la creencia que tenemos acerca de lo que somos es, de facto, el problema raíz cuando dicha creencia deriva de un desarrollo emocional incompleto o inestable y en el que se ha sobredimensionado la inteligencia para ocultar, perturbar o reprimir lo que sentimos (emociones y sentimientos).

En este sentido, mi enfoque es el de abandonar la creencia de ser alguien para transformarse únicamente en alguien que es, sin descripción adicional, porque ese alguien es la construcción psíquica y psicológica de un sujeto con unas emociones reprimidas y, por tanto, un modelo intelectual que nunca dejará que se liberen y armonicen con tus acciones. Así, más que un abandono, diría que es una deconstrucción.

Además, y, aunque semejante tarea puede incluso tocar disciplinas espirituales y religiosas, en un sentido meramente pragmático y terapéutico este camino puede comenzar a recorrerse cuando se desaprenden muchas de las raíces intelectuales —cuando han sido fruto de la citada coerción sociocultural— en favor de la expresión emocional.

Desaprender no es desahogar ni explotar; es, en primer lugar, renunciar al ego y suspender los prejuicios, en segundo lugar liberar la energía emocional acumulada —la que germina los peores pensamientos— en un proceso que invierte las cargas intelectual-emocional para, finalmente, comenzar a explotar a y a desarrollar tus verdaderas potencias.

Este es un proceso cíclico que se retroalimenta y que, una vez alcanzado, no requiere ninguna pauta adicional, pues el máximo potencial de cualquier ser humano es un destino que se alcanza a través de su exclusiva e intransferible experiencia.

En este proceso cíclico, la idea que tenemos sobre nosotros mismos, si bien existirá de manera consustancial a nuestra naturaleza simbólica, será una mera herramienta al servicio de una persona que experimenta sin el peso del recuerdo ni el miedo de la expectativa.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El tema es que lo que somos varía cada instante, las perturbaciones y problemas nuevos aparecen por lo que mantener esa armonía lo entiendo complicado, lo que no significa que por momentos puedas alcanzarla.

Mantener una existencia armónica no depende en absoluto de las dificultades o problemas nuevos que aparecen. Es, de hecho, esa propia formulación acerca de que los problemas nuevos aparecen la que te inscribe de nuevo en la expectativa, la que alimenta una conducta que los fabrica y, lo que es más importante, en la idea de que eres un sujeto sin control sobre los fenómenos que, además, nacen en una realidad externa, lo cual, además de asumir una autoestima muy baja, suele derivar en ansiedad, necesidad de control y todos los elementos del pernicioso paradigma intelectual que tratabas de abandonar, junto a todas las reacciones y acciones que los demás van a producir y realizar sobre ti como consecuencia de esa conducta.

Ser armónico no es omitir los problemas ni repetirse que no son problemas, es afrontar la realidad que ocurre (no la que prevés, esperas o imaginas) cuando se tiene la confianza para bajar a la naturaleza de las cosas sin apenas expectativas y, allí, tener la serenidad de afrontarlos con más o menos dificultad. Al hacer esto, descubrirás que el 90 % de lo que creías que eran o iban a ser problemas nunca ocurrieron, el otro 5 % fue mucho más sencillo y el otro 5 % simplemente pudiste solucionarlo, dado que tales números estaban estrictamente ligados al modo intelectual con el que trataste de proteger los miedos, complejos e inseguridades que ya no tienes y que, por tanto, ya no implican sus problemas derivados.

Ser armónico es sentir lo que piensas y actuar de manera congruente con ello y sí, cambiar, porque la vida es eminentemente movimiento. La armonía es una forma de existir, la más energética y la única que te permitirá ser y proyectar el cambio que esperas en el mundo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:A mi modo de ver es cierto que es mas fácil y menos desgastante si consigues que sentir/hacer vayan por el mismo camino pero en mi caso por lo menos no siempre es así y tengo que esforzarme por no hacer lo que siento para evitar las consecuencias negativas de mis propias emociones.

Porque tus emociones están reprimidas y/o acumuladas y muy probablemente van dirigidas a compensar un miedo, frustración o impotencia a través de una conducta que seguramente consideras inmoral o ilegal y que, por tanto, reprimes igualmente.

Todas las emociones que se producen en una persona sana, armónica y equilibrada son legales, morales y no ofenden a nadie y viceversa. En otras palabras: si necesitas esforzarte para no hacer lo que sientes o para contener una emoción por miedo a la sanción, a la agresión o a la desaprobación social no solo tienes una inseguridad sino que la estás alimentando.

Gritar, desahogarse o cantar las 40 son consecuencia de una represión o contención emocional, incluso cuando se tiene apariencia de razón, puesto que el último propósito de cualquiera de estas formas es reafirmar un ego debilitado.

Además, se es mucho más convincente e influyente cuando uno se expresa con serenidad y confianza; cuando se tiene la energía bajo el control que se necesita en cada momento. La voz es más bonita, la expresión es relajada y espontánea, el movimiento es suave y natural y la escucha es auténtica y simple.

Esto no significa que haya que acatar todas las normas. Yo mismo desobedezco y transgredo muchas, aunque lo hago bajo un paradigma de control emocional y con el propósito de no sucumbir al control de masas que las élites inoculan mediante ideología neolibral de libre mercado para mercantilizar la vida.

Ser es fluir. Que lo que nace, viva, se mueva sin resistencia y muera. Que lo que se siente, se haga. Que lo que se quiera, se logre. Que lo que se es, sea.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], ¿La voluntad y la confianza en uno mismo estarían en el mismo nivel de profundidad que la inteligencia? Creo entender que es así. ¿Me equivoco?

La única vez que me referí a la profundidad creo que fue para intentar aclarar la analogía del color de la pared respecto a la moral y la inteligencia. Dado que la percepción del color opera bajo un mapa cognitivo mucho más rígido que, coloquialmente hablando, es inherente a nuestros sentidos, la profundidad de la percepción del color es mucho mayor que la de la moral y la inteligencia, que son mucho más volátiles, aunque solo sea por el mero requerimiento de la interpretación.

Aunque es una forma muy vaga de expresarlo, la profundidad tiene cierta utilidad en esa analogía al referir aspectos categóricamente tan distantes. En el caso de tu pregunta, no utilizaría ese término, pues son aspectos cuyas fuerzas son mucho más comunes y no aprecio una taxonomía tan categórica.

No obstante, el aspecto relevante que intento destacar de la inteligencia es que es una facultad final, cuyo orden o dimensión es superficial y está subordinada a nuestras emociones y sentimientos. Dicho esto, la voluntad y la confianza en uno mismo no son cualidades propias de la inteligencia, sino que emergen de la integración armónica del ciclo emoción-intelecto-acción-efecto-reacción. En este ciclo, el intelecto opera como un catalizador más que lo alimenta en lo que antes denominé como la explotación y el desarrollo de todas nuestras potencias.
premiere
premiere

Puntos : 2736
Cantidad de envíos : 329
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por xero-q el Dom Ago 26 2018, 02:35

"En otras palabras: si necesitas esforzarte para no hacer lo que sientes o para contener una emoción por miedo a la sanción, a la agresión o a la desaprobación social no solo tienes una inseguridad sino que la estás alimentando."

Creo entonces que tengo muchas inseguridades y que las alimento...

xero-q

Puntos : 3926
Cantidad de envíos : 1009
Fecha de inscripción : 27/09/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por homo divergenticus el Dom Ago 26 2018, 10:20

Entiendo que Premier refiere a dejar de ser un "idiota estructural".

El humor, ains el humor, la franqueza con humor se muestra como amabilidad, sin sometimiento.
homo divergenticus
homo divergenticus

Puntos : 7535
Cantidad de envíos : 3540
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por anouka el Dom Ago 26 2018, 10:32

Premiere, acabo de descubrir que a tí es mejor leerte en el desayuno ☺️
Un placer. Merecería la pena detenerse en cada frase y profundizar en todas ellas, pero acabarías escribiendo ese libro ficticio de Amazon que, por cierto, no sería mala idea (aunque presiento que, lamentablemente, no te forrarías con él).

Todo este conflicto entre sentimientos/mente (para mí forman parte de un conjunto indivisible) y vida “real” física, con todo lo que implica (convivencia con los otros, economía, identidad social, etc.) me trajo de cabeza durante toda mi juventud. De hecho fue lo que me llevó a refugiarme en las montañas, a solas, durante dos años: a mis 18 yo no sabía ni quien era ni quién quería ser, pero veía que cada decisión o incluso la falta de decisiones me llevaba hacía algún sitio que no sabía si era al que quería ir. Me refugié en un lugar en el que el tiempo parecía estar detenido, lejos de cualquier influencia (no me llevé ni siquiera libros), para poder pensarme. Claro que esta decisión también me llevó a algo diferente, porque fue la causante de todo lo que vino después, muy al hilo de lo que comentas sobre el equilibrio y la armonía.

Cuando volví “al mundo”, interiormente yo ya me había alejado de ese ser ficticio que se nos entrena para ser durante la infancia. Ese ser ficticio es el que se integra bien en la sociedad, el que sigue las pautas y el guión de vida programado, el que tiene un rol asignado y lo cumple, siendo más feliz o más infeliz, pero lo cumple. El el momento en el que alejas de tu identidad ficticia resulta muy complicado volver a ella e integrarse con los demás.
Yo confieso que lo intenté. Lo intenté con todas mis fuerzas en varios momentos de la vida. Y sí, como tú dices, cuanto más lo intentaba, más “ataques al débil” recibía, más presiones, juicios, aleccionamientos... Pero lo peor era que enfermaba físicamente y me deprimía hasta niveles insoportables.

Con esto quiero decir que esta armonía, en mi caso, no es una elección, es mi única opción: o soy coherente conmigo misma o me marchito y muero. El día en que decidí regirme guiada solo por mis ideas y sentimientos, se acabaron todos mis problemas conmigo misma. Pero los problemas con los demás se agravaron, en varios aspectos. A estas alturas ya me dan por perdida, ya nadie se inmiscuye en mi vida, puede que también yo no emita ya señales de debilidad... pero soy consciente de que no soy una persona bien integrada. La armonía interior tiene un precio social, tanto porque eres diferente, como por la incomodidad que les supone ver que sí hay cierta libertad de acción y decisión respecto a nuestras vidas. Para mí es un precio infinitamente menor que el de la traición a uno mismo para poder integrarse, pero no negaré que el precio está ahí y hay que aprender a vivir con él.

anouka

Puntos : 532
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Caris el Dom Ago 26 2018, 10:51

Imperativo categórico de Kant:



«Obra sólo según aquella máxima por la cual puedas querer que al mismo tiempo se convierta en ley universal. Obra como si la máxima de tu acción pudiera convertirse por tu voluntad en una ley universal de la naturaleza»



Que es lo mismo que decir que se forjen valores que no pierdan su sentido bajo la máxima coherencia.



Estoy de acuerdo con eso. Solo que, a mi juicio, el concepto de moral y coherencia están un poco distorsionados. Y somos ya varios los humanos los que vemos moral y coherencia en cosas que no lo son ni de lejos.




Premiete escribió:“Un sujeto enfocado en su explotación y desarrollo tiende a la armonía, pues compite siempre contra sí mismo y trata sus problemas y miedos como un obstáculo para sus propios propósitos (que es esencialmente lo que la evolución ha hecho con todos y cada uno de nosotros), y, sin miedos externos, no se sirve del déficit ni de la carencia para agredir o explotar a los demás para que su luz parezca más brillante. Tratar de hundir a los demás para parecer más valioso es una práctica que, no solo no funciona casi nunca sino que, cuando funciona, lo hace de manera temporal o breve”.



En cuanto al tema del hilo, ¿estás insinuando que una crítica, una protesta o una verdad dicha con franqueza es necesariamente muestra de querer agredir a los demás para que tu luz parezca más brillante?



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Cuando alguien afirma algo con dudas, está manifestando un elemento de negación que es inconsciente y automáticamente percibido por los demás anulando su función de afirmación y siendo atacado de modos muy diversos. Esto ocurre porque se manifiesta de manera soterrada, soslayada o indirecta algo que se teme o no se sabe decir directamente, lo cual expresa debilidad. Atacar al débil tiene una cierta función evolutiva que, en este tema, no es muy relevante señalar, pero sí mencionar para dar una idea de la antigüedad y trascendencia de semejante conducta que lleva a tantas personas a afirmar que en el mundo solo hay lobos y corderos. Además, este ataque es más intenso cuando viene de personas vulnerables o frágiles, que —recordemos— son las más peligrosas.”



¿No cabría esperar que unos seres que se dicen tan evolucionados y conscientes fuesen capaces de, primero entender la duda como algo sano (por encima de las afirmaciones categóricas) y segundo limitarse a hacer de su vida algo productivo en vez de atacar al más débil?



¿Dirías que eso lo hace todo el mundo por regla o sistema (conscientes de ello o no), o hay excepciones?
En caso afirmativo, ¿qué carácter tienen esas excepciones?



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“La inteligencia es una facultad que se desarrolla por déficit o carencia, ya sea por necesidad u obligación, lo cual no significa en absoluto que la capacidad potencial intelectiva de una persona dependa únicamente de esto, sino que el desarrollo de una inteligencia está pautado, condicionado y cercado por la coerción social, ya que los éxitos y las grandes historias no emanan estrictamente de la inteligencia, sino de una voluntad y confianza arrolladoras.”



Según esto, una persona que desarrollada en cualquier ámbito que requiera de capacidad intelectiva ha pasado por acontecimientos traumáticos que la han valido a modo de empuje. 

Yo, personalmente, no creo que tenga mucho que ver.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Si excluimos a las personas enfermas o extraordinarias (que también siguen la norma, aunque en otra gradación más compleja de describir), las personas que crecen y se desarrollan en entornos emocionalmente estables tienden a tener una inteligencia moderada pero ajustada a sus reacciones emocionales, lo cual les facilita modularlas con coherencia y medida para enfocarlas sin conflictos; dicho de otro modo: desarrollan una actitud y una personalidad que brillan inmensamente más por la ausencia de conflictos que por la potencia de sus virtudes, y es esencialmente esto lo que arrastra con ellas a los demás."

Se vuelve otra vez a establecer una relación directa entre las capacidades intelectuales y el bagaje emocional. 

Sigo sin creer que tenga mucho que ver.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Por el contrario, las personas que crecen y se desarrollan con conflictos emocionales —en virtud de lo anteriormente expuesto—, tienden a sobrecompensarlos con reflexión, argumentación y análisis para ocultar —reprimir— dichos conflictos emocionales y poder así preservar los citados elementos fundamentales aun a costa de entorpecer, en ocasiones de manera dramática, el desarrollo integral de su organismo, en su sentido más amplio.”



¿Una persona no puede tener capacidad de reflexión, argumentación y análisis sin tener conflictos emocionales? 

Me parece absurdo. Es precisamente la ausencia de conflictos lo que lleva a un individuo a poder centrar sus energías en otro tipo de cosas.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“El resultado de semejante desarrollo vital es una personalidad con una fuerza emocional reprimida y una inteligencia que, más que excesiva, está desajustada, descompensada o incluso frenada por el descomunal condicionante sociocultural, que es el que realmente ha ejercido como fuerza principal de su desarrollo intelectual y de su represión emocional"

Vamos, que los de este foro, por ejemplo, ya pueden irle a llorar a la almohada por sus desajustes y descompensaciones mentales, y toda su emocionalidad reprimida.



Siendo echar por tierra tan elocuente discurso: pero conozco en persona a personas muy intelectuales y muy equilibradas emocionalmente. Y no porque lo diga yo; aunque eso de note un “poquito”; sino porque además así se lo han afirmado el psicólogo de turno que les hayan hecho los análisis pertinentes sobre su estado emocional.


Salvo que por enésima vez desacreditemos a personas debidamente formadas y con criterio frente a opiniones meramente personales extraídas de vete a saber dónde.




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Teniendo en cuenta que la inteligencia es un modo sofisticado de racionalizar, consolidar e integrar las emociones, esta diferencia llega incluso a ser una dicotomía que lleva al sujeto a una conducta que no siente pero que, aun así, ejerce. En este punto, los deseos de ser educado, respetuoso o de tener una conducta legal y empática con los demás aparecen como artefactos intelectuales que no responden a ninguna fuerza emocional, sino a la mera inercia de la costumbre (y, por supuesto, a la descomunal injerencia de la ideología), que, paradójicamente, va desgastando más aún al sujeto, que comienza a proyectar psicológicamente sobre los demás.

Por si esto no fuese suficiente, este desajuste emocional-intelectual provoca comportamientos más reprimidos y artificiales que se expresan a través de innumerables aspectos de su fisionomía, su lenguaje corporal o en las inflexiones de su voz y que son, repito, automáticamente percibidos como debilidad, agravando aun más el problema al aumentar su rechazo y, por tanto, su necesidad.”



Y con un modo sofisticado de racionalizar por narices no solo tienes tus emociones reprimidas; sino que encima parece que careces de ellas. Eres como una especie de robot con patas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Las formas de decirle las cosas a los demás, el lenguaje o el momento que utilizamos para decirlas o la sensibilidad que podamos tener con nuestro interlocutor son factores a tener en cuenta, ya que no hay nada más injusto que tratar a todo el mundo del mismo modo, pero nada puede imitar o reproducir un comportamiento que nace de la armonía, entre otras cosas porque hemos sobrevivido cientos de miles de años interpretando las microexpresiones, el lenguaje corporal o los armónicos de la voz humana con precisión de laboratorio, porque es precisamente lo sutil e inconsciente lo que determina el valor evolutivo, social y cultural de cada persona, ya que lo obvio, consciente y tangible puede aprenderse, comprarse o imitarse.”



Comparto que hay tener en cuenta la respuesta emocional que nuestro mensaje pueda provocar en el otro, pero que, nuevamente, se ponga énfasis en conductas teatrales de una emocionalidad aprendida intelectualmente solo porque resultas ser una persona reflexiva y analítica, me parece tan absurdo como me lo lleva pareciendo desde más arriba.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“La buena noticia es que todos los problemas de esta naturaleza son un producto de lo que crees que eres; la mala es que, por sencilla que sea su formulación, revertirlos requiere esfuerzo, voluntad y confianza. Estos problemas irán solucionándose cuando vayas erradicando todo lo que te perturba para que puedas armonizar lo que sientes con lo que haces, pues solo entonces experimentaremos en ti la fuerza de la congruencia y el poder de conquistarnos.”



En el momento que una persona muestra voluntad de poseer cierta moral, si desea que esta tenga un sentido universal, debe de pasar por la coherencia. Y no tiene nada que ver con unas capacidades intelectuales "mermadas" que permitan una mayor autenticidad emocional.

Siguiendo ese planteamiento, nos tendría que estar yendo mucho mejor socialmente de lo que lo hace, puesto que los individuos con “modos sofisticados de racionalizar y emocionalmente anestesiados” son relativamente pocos.




No entiendo por qué en casi cada hilo que se haga, de alguna manera u otra, tiene que salir el tema del intelecto modus SD o similar para, o bien realzar sus cualidades hasta el endiosamiento o para ponerlo a caldo dando a entender que está condenado a ser un infeliz con una vida interior casi irreversiblemente deteriorada que solo se podría salvar con sudor, lágrimas y obra divina. Y eso por norma y sistema. Que aunque seas más feliz que una perdiz por narices te quieran terminar metido en el cuadro depresivo del pozo sin fondo, o cosas peores. 

Y mira que el hilo en cuestión apuntaba maneras.

El intelecto no es tan importante ni tiene tanto poder como para determinar la vida interior, la emocionalidad y la calidad humana de un individuo.
No lo tiene porque el intelecto no es más que un atributo social establecido en base a unos paradigmas creados por el mismo.
En otras palabras: la inteligencia viene determinada por la definición que socialmente se ha dado de ella. Como casi todo lo demás.
Caris
Caris

Puntos : 5270
Cantidad de envíos : 2041
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Willy el Dom Ago 26 2018, 11:10

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Desaprender no es desahogar ni explotar; es, en primer lugar, renunciar al ego y suspender los prejuicios, en segundo lugar liberar la energía emocional acumulada —la que germina los peores pensamientos— en un proceso que invierte las cargas intelectual-emocional para, finalmente, comenzar a explotar a y a desarrollar tus verdaderas potencias

Cómo se lleva eso a la práctica?

Willy

Puntos : 10739
Cantidad de envíos : 6373
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Proción el Dom Ago 26 2018, 13:43

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Desaprender no es desahogar ni explotar; es, en primer lugar, renunciar al ego y suspender los prejuicios, en segundo lugar liberar la energía emocional acumulada —la que germina los peores pensamientos— en un proceso que invierte las cargas intelectual-emocional para, finalmente, comenzar a explotar a y a desarrollar tus verdaderas potencias

Cómo se lleva eso a la práctica?

Yo te diría que con un buen psicólogo o aprendiendo mucho de cómo funciona la mente/cuerpo y siendo capaz de crear estrategias para ello. Me da a mí que no te va a poder dar una receta simple y corta y que se adapte a ti sin conocer sobre qué base actúa, y aún conociéndolo seguramente le daba para escribir uno o más de un libro para explicártelo de forma que lo entendieses y, aún más importante, que pudieses llevarlo a cabo. Pero vamos, quedo a la espera por si me pudiese sorprender.
Proción
Proción

Puntos : 1626
Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 26/05/2018
Edad : 37
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por premiere el Dom Ago 26 2018, 13:59

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Entiendo que Premier refiere a dejar de ser un "idiota estructural".

El humor, ains el humor, la franqueza con humor se muestra como amabilidad, sin sometimiento.

Eso es. Es, de hecho, el sentido del humor el que ya presupone que no tienes o has superado la mayoría de los problemas que hemos comentado, pues implican la suficiente seguridad como para poder reírte de ti mismo y, en consecuencia, poder afrontar el fracaso o el rechazo con serenidad, que es el único modo de poder alcanzar tu máximo potencial y desarrollo.

Y en general, para los demás:

Tener sentido del humor es un síntoma de un funcionamiento armónico. Ser bromista es un artefacto intelectual que no implica armonía alguna, independientemente de que pueda hacer gracia o no.

Como dijo Woody Allen: si empujas la tragedia un poco más, se convierte en comedia.

No obstante, también se puede ser franco sin recurrir al sentido del humor. Imponerse frente a una persona y hacerlo con autoridad, seguridad y firmeza no solo transmite el mensaje más claramente, sino que proyecta un valor descomunal, llegando incluso a la excitación de quien contempla semejante panorama, especialmente en las mujeres hacia los hombres.

En este sentido, las personas que se contienen lo hacen por miedo a la sanción, agresión o rechazo de su interlocutor y las que terminan desahogándose o gritando lo hacen de ese modo porque sienten —aunque la mayoría ni siquiera lo sabe— que podrán ser acogidas por el resto de personas, pues la crítica en esos parámetros es casi un estilo de vida que puede invocar al ancestral sentimiento de pertenencia a un grupo.

Lo complicado y valioso es decirlo de manera firme, serena, segura y fundamentada, ya que es una acción que nos deja solos durante un pequeño periodo de tiempo, durante el cual —y solo si no se duda— los demás interiorizan la fuerza que están presenciando.

El proceso evolutivo premia a las fuerzas que cambian las dinámicas y castiga a quien las conserva.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Con esto quiero decir que esta armonía, en mi caso, no es una elección, es mi única opción: o soy coherente conmigo misma o me marchito y muero. El día en que decidí regirme guiada solo por mis ideas y sentimientos, se acabaron todos mis problemas conmigo misma. Pero los problemas con los demás se agravaron, en varios aspectos. A estas alturas ya me dan por perdida, ya nadie se inmiscuye en mi vida, puede que también yo no emita ya señales de debilidad... pero soy consciente de que no soy una persona bien integrada. La armonía interior tiene un precio social, tanto porque eres diferente, como por la incomodidad que les supone ver que sí hay cierta libertad de acción y decisión respecto a nuestras vidas. Para mí es un precio infinitamente menor que el de la traición a uno mismo para poder integrarse, pero no negaré que el precio está ahí y hay que aprender a vivir con él.

No es cierto. Que no te engañen.

¿Quién es tú misma? La idea que tienes de ti está fabricada e intervenida por tu intelecto y constituye un ego en el que literalmente te encuentras encarcelada, canalizando una expresión emocional que te lleva a reafirmar y a magnificar una y otra vez lo que comentas y a experimentar un mundo que comparas permanentemente con el modelo que esperas, que es, básicamente, donde nace tu problema.

No quiero reducir la enorme complejidad de la naturaleza humana a la mera expresión emocional como tampoco quiero frivolizar las enfermedades, especialmente la depresión, que es un auténtico sumidero emocional, pero vivir sola o en soledad, y sin entrar en los beneficios de esta práctica controlada ni en los entornos religiosos o espirituales, es categóricamente una huida del entorno social que explota todas tus debilidades como consecuencia, seguramente, de un desarrollo infantil errático.

No te engañes: eres un animal político, social, emocional y simbólico. Necesitas a los demás.

Deja de pensarte y comienza a sentirte. Tus problemas comenzarán a irse cuando experimentes tu vida sin que tus recuerdos te pesen y tus expectativas no te frenen, y para lograr eso tienes que empezar a renunciar a buena parte de lo que crees que eres; esto es: a buena parte de tu ego.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:En cuanto al tema del hilo, ¿estás insinuando que una crítica, una protesta o una verdad dicha con franqueza es necesariamente muestra de querer agredir a los demás para que tu luz parezca más brillante?

No, en absoluto. Lo que quise decir es que las personas enfocadas en su explotación no se sirven de la crítica externa para articular su desarrollo, porque sienten y saben que, de ese modo, no trabajan ninguna de sus fuerzas interiores que les hacen brillar y porque comprenden que un entorno mejor les hace mejores.

Naturalmente, este paradigma es completamente compatible con que que dichas personas puedan criticar o protestar, según se violen sus derechos o necesidades, aunque generalmente, y debido a lo anterior, son las que menos suelen hacerlo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿No cabría esperar que unos seres que se dicen tan evolucionados y conscientes fuesen capaces de, primero entender la duda como algo sano (por encima de las afirmaciones categóricas) y segundo limitarse a hacer de su vida algo productivo en vez de atacar al más débil?

Yo no afirmaría ni supondría que somos seres tan evolucionados y mucho menos muy conscientes. La idea de perfección que recae sobre el "diseño" del ser humano es una forma muy sutil a través de la cual la ciencia, con o sin intención, también inocula dogmas, además de alimentar la construcción del ego.

Dejando ese punto al margen, las funciones evolutivas y fisiológicas son reguladas en partes primitivas de nuestro cerebro que tienen, literalmente hablando, el control de las posteriores, por lo que el valor de una persona se percibe y pondera eminentemente por dichas funciones, y esto no es algo que podamos elegir demasiado. Dichas funciones evolutivas y fisiológicas suelen ser todas las que implican la atracción sexual.

Por ejemplo: sentimos repulsión sexual hacia nuestros hermanos y hermanas a pesar de que puedan ser personas inteligentes, sanas, amables y guapas. El olor de sus hormonas pone en marcha un mecanismo primitivo que inhibe, entre otras funciones, la segregación de testosterona, porque así se minimiza la posibilidad de procrear con seres humanos con el mismo o similar ADN, dado que el ADN resultante sería más débil para resistir enfermedades congénitas o adquiridas.

En este caso, la repulsión sexual nunca es comprendida o sentida como algo sano y por eso nunca se cuestiona. En el caso de la duda en la conducta, su profundidad sexual no es directa y por eso el rechazo es más laxo o indirecto, pero el fundamento es el mismo. Y digo que no es directa porque dicha duda se origina igualmente en una inseguridad o miedo de carácter sexual, aunque en el proceso de exteriorización sea sublimada, modelada y expresada como un artefacto intelectual.

Nótese que hablo de duda en la conducta como toda negación o contradicción con nuestras acciones y que rompe nuestra congruencia, porque son conductas que no se desarrollan en el intelecto; más bien el intelecto intenta reprimirlas.

En una esfera estrictamente intelectual, la duda es un elemento positivo y constructivo que fomenta el debate y el respeto por nuestras ideas y las de los demás, pero no son esas dudas las que atormentan a la inmensa mayoría de las personas, sino las que implican a su conducta, como la que da título a este hilo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Dirías que eso lo hace todo el mundo por regla o sistema (conscientes de ello o no), o hay excepciones? En caso afirmativo, ¿qué carácter tienen esas excepciones?

Este es un sistematismo inconsciente que cualquier persona posee. Las excepciones solo pueden darse en el modo de canalizar, procesar y expresar este sistematismo.

En este punto, las enfermedades o los procesos neurodegenerativos pueden alterar este mecanismo en una fase o más o menos temprana. Asimismo, la sobredimensión del intelecto —según hemos comentado antes— como consecuencia de un desarrollo emocional inestable o incompleto también puede perturbar, entorpecer o contener la expresión final de esta facultad inherente a la naturaleza humana, aunque esta injerencia ocurre en una fase última o superficial: la de los dominios de la inteligencia, lo cual provoca un enorme conflicto, puesto que ya —vamos a decirlo así— ha transitado la mayor parte de nuestra mente y solo es retenida por un intelecto protector.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Según esto, una persona que desarrollada en cualquier ámbito que requiera de capacidad intelectiva ha pasado por acontecimientos traumáticos que la han valido a modo de empuje. 

Yo, personalmente, no creo que tenga mucho que ver.

La capacidad potencial intelectiva es un rasgo congénito que el ambiente y entorno sociocultural pueden modificar gracias a la neuroplasticidad neuronal, pero la inteligencia es un producto.

La coerción sociocultural va a provocar que un sujeto tienda a desarrollar una inteligencia sobredimensionada para compensar y proteger todas sus irregularidades emocionales preservando los citados elementos fundamentales de la vida en sociedad.

En esta situación, una persona con mayor capacidad potencial intelectiva tenderá a desarrollar mejores estrategias para tal fin; esto es: tenderá a desarrollar una inteligencia mayor para compensar y proteger dichas irregularidades emocionales.


En una situación de desarrollo emocional estable y progresivo, la capacidad potencial intelectiva funcionará exactamente del mismo modo y, por tanto, producirá inteligencias mayores, solo que, en este caso, para un fin diferente y mucho más ajustado a sus circuitos emocionales, que es lo que, en última instancia produce una inteligencia y valor mucho mayor al no haber fuerzas disonantes.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Se vuelve otra vez a establecer una relación directa entre las capacidades intelectuales y el bagaje emocional. 

Sigo sin creer que tenga mucho que ver.

Como dije antes, la capacidad intelectual es, por decirlo así, la potencia nominal que admite tu cerebro para desarrollar inteligencia, no la inteligencia en sí misma, que es un producto de varios factores, fuerzas y circunstancias.


La idea creo es que sencilla: un desarrollo emocional estable, progresivo y saludable libera al cerebro para poder explotar íntegramente toda su capacidad potencial intelectiva sin restricciones, resistencias ni marcos, y esto es lo que precisamente permite desarrrollar una inteligencia ajustada al mero flujo emocional sin ninguna estrategia de compensación, represión u ocultación.

Lo que ocurre es que la capacidad intelectual tiende a valorarse por la capacidad para manejar la abstracción (en favor de sociedades cada vez más deshumanizadas) en lugar de por la armonía que implican en el sujeto para desarrollar todas sus potencias, las cuales, generalmente, son contrarias a dicha deshumanización.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Una persona no puede tener capacidad de reflexión, argumentación y análisis sin tener conflictos emocionales? 

Me parece absurdo. Es precisamente la ausencia de conflictos lo que lleva a un individuo a poder centrar sus energías en otro tipo de cosas.

Sí puede tener dichas capacidades sin tener conflictos emocionales, pero solo cuando estos no sirven a dicha represión emocional y quedan enmarcados en la, anteriormente citada, esfera estrictamente intelectual.

No obstante, la ausencia de conflictos emocionales no suele llevar a la reflexión ni al análisis, sino a la consecución y materialización de los deseos, placeres y anhelos de la persona (movidos inmensamente más por la acción que por la reflexión), que es el paradigma del que hablé al principio y que se retroalimenta a sí mismo, puesto que se nutre del propio desarrollo auténtico del sujeto en su propia e intransferible experiencia vital.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Vamos, que los de este foro, por ejemplo, ya pueden irle a llorar a la almohada por sus desajustes y descompensaciones mentales, y toda su emocionalidad reprimida.

Siendo echar por tierra tan elocuente discurso: pero conozco en persona a personas muy intelectuales y muy equilibradas emocionalmente. Y no porque lo diga yo; aunque eso de note un “poquito”; sino porque además así se lo han afirmado el psicólogo de turno que les hayan hecho los análisis pertinentes sobre su estado emocional.

Salvo que por enésima vez desacreditemos a personas debidamente formadas y con criterio frente a opiniones meramente personales extraídas de vete a saber dónde.

No tienen que irse a llorar. Quizá esa sea una forma de fabricarles un problema adicional con el planteamiento tan negativo que tienes ante una inteligencia sobredimensionada.

Yo apenas conozco a dos o tres personas de este foro y de forma superficial, por lo que desconozco sus cualidades y facultades. Lo que sí observo son enormes conflictos intelectuales que perturban la vida de muchas de ellas y que, en mi opinión, emanan principalmente de un desarrollo emocional pobre, de la inteligencia que semejante situación ha desarrollado en ellas y de la omnipresente ideología que vierten las sociedades, aunque esta última nos afecta a todos más o menos por igual.

La intelectualidad o inteligencia no está reñida con la emocionalidad; son, de hecho, dos fuerzas sinérgicas que colaboran en armonía, y así se presenta en algunas personas con las que es una delicia conversar, pero su intelectualidad siempre se desarrollará por déficit o carencia, solo que en un entorno controlado y con un objetivo aprobado socialmente (el de tener cultura y conocimiento).

Lo que trato de describir es que cuando se desarrolla una inteligencia con el propósito de compensar un mal desarrollo emocional que se prolonga durante cierto tiempo en la infancia (que es lo inmensamente habitual), dicha inteligencia es improductiva en términos generales y amplios porque no provee al sujeto de los recursos necesarios para explotar y desarrollar sus potencias, más allá de que dicha inteligencia pueda ser útil o incluso fundamental en ciertos ámbitos restringidos o en ciertas conversaciones. Por eso solo hay un puñado de triunfadores (fraudes aparte).

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Y con un modo sofisticado de racionalizar por narices no solo tienes tus emociones reprimidas; sino que encima parece que careces de ellas. Eres como una especie de robot con patas.

La inteligencia esencialmente justifica las emociones. Claro que tengo emociones y claro que no están reprimidas.

No voy a entrar a decir por qué me atacas a mí en lugar de a mis ideas. Soy una persona extremadamente sensible, emocional, alegre, espontánea y viva, pero prefiero contribuir con mis conocimientos para intentar ayudar a los demás. Lo que te sugiero es que averigües por qué me atacas. Yo ya lo sé.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Comparto que hay tener en cuenta la respuesta emocional que nuestro mensaje pueda provocar en el otro, pero que, nuevamente, se ponga énfasis en conductas teatrales de una emocionalidad aprendida intelectualmente solo porque resultas ser una persona reflexiva y analítica, me parece tan absurdo como me lo lleva pareciendo desde más arriba.

Lo siento, pero yo no he dicho algo así ni se desprende nada similar de mis mensajes.

No contesto a tus últimos párrafos porque creo que sería redundar en lo mismo.

Las alusiones al tema del intelecto modus SD no forman parte de mis ideas. Yo describí cómo una inteligencia sobredimensionada daña el modo de desarrollar las potencias de cada individuo. El coeficiente intelectual, las AACC, la superdotación o cualquier construcción abstracta acerca del desarrollo de la capacidad potencial intelectiva son formas de evaluación y análisis que están institucionalmente enfocadas en la abstracción y que poco o nada tienen que ver con la armonía o desajuste que implican respecto al resto del organismo, de ahí que cada vez la sociedad esté alejándose más y más de las causas naturales de la vida en favor de instrumentos que solo existen en las mentes más sofisticadas.

PS. Tu antiguo avatar ya denotaba tu marcado carácter subversivo; me recuerdas a una amiguita del cole. El sublime objeto de la ideología conforma nuestra personalidad, incluso cuando nos sublevamos y renunciamos al sistema; cuando perdemos los papeles y nos enfrentamos al establecimiento universal de las cosas, también somos presa de la ideología. Incluso cuando vamos en contra de la moda.

Willy luego te contesto, que Caris ha ocupado el ratito que tenía por la mañana. Se nota que es una femme fatale que fuma como Don Draper.
premiere
premiere

Puntos : 2736
Cantidad de envíos : 329
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Marivi el Dom Ago 26 2018, 14:34

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Y con un modo sofisticado de racionalizar por narices no solo tienes tus emociones reprimidas; sino que encima parece que careces de ellas. Eres como una especie de robot con patas.

La inteligencia esencialmente justifica las emociones. Claro que tengo emociones y claro que no están reprimidas.

No voy a entrar a decir por qué me atacas a mí en lugar de a mis ideas. Soy una persona extremadamente sensible, emocional, alegre, espontánea y viva, pero prefiero contribuir con mis conocimientos para intentar ayudar a los demás. Lo que te sugiero es que averigües por qué me atacas. Yo ya lo sé.
Willy luego te contesto, que Caris ha ocupado el ratito que tenía por la mañana. Se nota que es una femme fatale que fuma como Don Draper.

No he llegado a leer todavía todo el hilo, lo confieso, pero esta reacción me llamó la atención. Yo veo a [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] no hablándote a ti en particular [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] sino que en este caso habla en segunda persona del singular pero de forma general, por lo que no considero que te haya atacado sino que se me hace mas que nada su estilo de hablar (o no, esto podrá aclararlo [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]). No obstante tu sí te sientes atacado. Y luego intentas equilibrar tu ser con el último comentario en tono a broma pero que sí es dirigido a ella directamente y se me antoja sarcástico o irónico, lo cual no deja de ser una burla mordaz.

En mi caso no cabe duda que aparte de mi enfermedad crónica dolorosa estoy dentro de las personas con conflictos internos e intelecto protector, y que me es muy complicado compaginar lo que hago con lo que siento, tantos que posiblemente no me alcance esta vida para resolverlos todos, aunque estoy en ello.

Consideras haber llegado a esa armonía entre lo que sientes y lo que dices o es algo que todavía tienes que alcanzar? En qué supuesto te consideras incluido dentro de los que has indicado?
Marivi
Marivi

Puntos : 3936
Cantidad de envíos : 1041
Fecha de inscripción : 22/09/2014

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por anouka el Dom Ago 26 2018, 15:23

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Con esto quiero decir que esta armonía, en mi caso, no es una elección, es mi única opción: o soy coherente conmigo misma o me marchito y muero. El día en que decidí regirme guiada solo por mis ideas y sentimientos, se acabaron todos mis problemas conmigo misma. Pero los problemas con los demás se agravaron, en varios aspectos. A estas alturas ya me dan por perdida, ya nadie se inmiscuye en mi vida, puede que también yo no emita ya señales de debilidad... pero soy consciente de que no soy una persona bien integrada. La armonía interior tiene un precio social, tanto porque eres diferente, como por la incomodidad que les supone ver que sí hay cierta libertad de acción y decisión respecto a nuestras vidas. Para mí es un precio infinitamente menor que el de la traición a uno mismo para poder integrarse, pero no negaré que el precio está ahí y hay que aprender a vivir con él.

No es cierto. Que no te engañen.

¿Quién es tú misma? La idea que tienes de ti está fabricada e intervenida por tu intelecto y constituye un ego en el que literalmente te encuentras encarcelada, canalizando una expresión emocional que te lleva a reafirmar y a magnificar una y otra vez lo que comentas y a experimentar un mundo que comparas permanentemente con el modelo que esperas, que es, básicamente, donde nace tu problema.

No quiero reducir la enorme complejidad de la naturaleza humana a la mera expresión emocional como tampoco quiero frivolizar las enfermedades, especialmente la depresión, que es un auténtico sumidero emocional, pero vivir sola o en soledad, y sin entrar en los beneficios de esta práctica controlada ni en los entornos religiosos o espirituales, es categóricamente una huida del entorno social que explota todas tus debilidades como consecuencia, seguramente, de un desarrollo infantil errático.

No te engañes: eres un animal político, social, emocional y simbólico. Necesitas a los demás.

Deja de pensarte y comienza a sentirte. Tus problemas comenzarán a irse cuando experimentes tu vida sin que tus recuerdos te pesen y tus expectativas no te frenen, y para lograr eso tienes que empezar a renunciar a buena parte de lo que crees que eres; esto es: a buena parte de tu ego.

Son afirmaciones muy contundentes sin apenas datos, pero me gusta tu respuesta porque me hace cuestionarme. Agradezco cada vez que se me incita a dudar de mis certezas o motivaciones.
Hay varios aspectos aquí a los que me gustaría contestar.

El ego. Bueno, el ego está ahí y no te puedes librar de él, no para siempre. Cada mañana hay que volver a desconstruirlo, trocito a trocito, para permitirte una visión algo más clara. De todos modos, no creo que haya que librarse por completo del ego, es una herramienta útil, sobre todo para las personas excesivamente empáticas como yo; el ego ayuda a delimitar y limitar cuando es necesario.

Sobre quién se es, mi teoría, que no sé si tiene algo de cierto, pero para mí ha supuesto uno de los mayores avances en mi vida a la hora de tomar decisiones difíciles, mi teoría es que a la pregunta de quién se es no se puede contestar todavía, vamos contestando día a día mediante nuestros actos que, uno tras otro, sin llegar a definirnos de forma permanente, van conformando la respuesta a esta cuestión. Entonces ¿quién soy yo? Todavía no se sabe, solo tengo 50 años, la vida tiene que formularme todavía muchas preguntas a las que yo iré contestando con mis actos, que pueden ser siempre los mismos frente a una misma situación, o pueden ser diferentes cada vez.

Respecto a dejar de pensarse para sentirse, cuando uno está en armonía, da igual por donde empieces, si por la razón o por el sentimiento, porque al estar ambos alineados te llevarán al mismo sitio. En mi caso, como ya he dicho, ambas son parte de un todo indivisible. Yo suelo ser un poquito más emocional que racional, por lo que el proceso suele empezar por sentir que algo no encaja, luego traducirlo en palabras (pensar), otra vez sentir como serían las alternativas, escoger una válida (pensar), sentirla de nuevo en la imaginación y a por ello. Pero no puedo dejar de sentirme ni de pensarme porque vivo en mí y me percibo entera en todas mis facetas. Y porque tampoco quiero renunciar a ninguna de ellas.

Sobre mis problemas particulares de integración, aunque son innegables para mí, no son graves, ni siquiera son visibles para los demás. Pero sí tienen mucho que ver con cómo me gustaría que fuera el mundo. Pero este aspecto está fuera de nuestra capacidad de transformación, así que no queda otra que aceptarlo tal cual es. Y en estas andamos hoy por hoy.

La construcción de la armonía y el equilibrio no acaba nunca. Cuando crees que lo has alcanzando, de repente cambias, cambian tus prioridades, o adquieres un nuevo entendimiento y otra vez se empieza tambalear todo y hay que encontrar un nuevo equilibrio con estas nuevas piezas. Pero también es la parte más interesante de la vida, la armonía perpetua sería muy aburrida y nos quedaríamos en pañales comparado con quiénes podemos llegar a ser superando una tras otra estas etapas vitales. Mi última pérdida de armonía ha sido brutal, la más complicada hasta la fecha pese a que tenía más herramientas que nunca. Parece que las preguntas se van complicando a medida que las vas contestando. Pero lo cierto es que, ahora que ha pasado todo, no cambiaría esta experiencia por nada en el mundo, porque me ha aportado un enfoque vital de un valor inmenso. Así que a disfrutarlo hasta que llegue la próxima, que sabemos que llegará.

anouka

Puntos : 532
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por xero-q el Dom Ago 26 2018, 16:10

Mi psiquiatra dice que el 60% de las personas necesita terapia psicológica, aunque un porciento mucho menor la busca, así que creo que una buena parte de la población tiene conflictos internos. Es lógico, nuestra crianza y educación casi nunca son perfectas desde el punto de vista de lo que dictan la psicología y la pedagogía, casi siempre hay baches. Tantas veces hemos hablado aquí de lo problemático y generador de traumas que es el actual sistema educativo, ojalá cuando tuviera hijos pudiera educarlos en casa, solo que aquí eso no es posible. En mi caso (como en el de muchos) el periodo escolar me ha dejado muchas huellas negativas y nuestra estimada buena memoria no me permite olvidarlas.

xero-q

Puntos : 3926
Cantidad de envíos : 1009
Fecha de inscripción : 27/09/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por premiere el Dom Ago 26 2018, 18:58

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Desaprender no es desahogar ni explotar; es, en primer lugar, renunciar al ego y suspender los prejuicios, en segundo lugar liberar la energía emocional acumulada —la que germina los peores pensamientos— en un proceso que invierte las cargas intelectual-emocional para, finalmente, comenzar a explotar a y a desarrollar tus verdaderas potencias

Cómo se lleva eso a la práctica?

Mi visión sobre esto es muy sencilla: el modo correcto y armónico de expresar una emoción o un sentimiento es el que permite liberarnos de todos sus impulsos.

Como lo habitual es que nuestra forma de expresarnos —por cualquier razón— no libere absolutamente todos los impulsos que invocan o promueven las emociones ante una determinada situación, los impulsos retenidos germinan un pensamiento nocivo sobre dicha situación que, mejor o peor, justifica o es consistente con esta incapacidad o dificultad para liberarlos expresándolos.

Este tipo de fijaciones son las típicas en las que se asocia una situación (que puede englobar a personas, acciones o a un sistema de elementos más complejo) con un pensamiento negativo, pero se llama fijación porque es inconsciente y, por tanto, el modo intelectual de procesarla será integrando dicha asociación como el recuerdo y la experiencia de una situación nociva o negativa para el sujeto; esto es: personalizando el miedo y externalizando la amenaza.

Es, de hecho, habitual que muchas de las situaciones más frustrantes o negativas para una persona no estén enraizadas en una causa que pueda dirimirse mediante un mero análisis superficial o racional que identifique la amenaza o el peligro, sino que son experimentadas y vividas desde una ansiedad visceral, como cuando estamos a oscuras, lo cual, además, dificulta el abordaje, pues el problema aparece aparentemente repartido entre el sujeto y su entorno.

No obstante, la realidad que sostiene este fenómeno es mucho más esperanzadora, puesto que semejante asociación es absolutamente arbitraria y consustancial al momento en el que ocurre; esto es: no depende de la situación, sino de la medida de nuestra incapacidad ante dicha situación.

Esto es crucial porque también funciona a la inversa, aunque es un proceso más elástico. Así, liberar la energía emocional acumulada comienza con integrar lo anterior para saber e incluso llegar a sentir que las situaciones no son intrínsecamente dañinas.

En este punto, el ejercicio físico es un fantástico liberador de endorfinas a través del cual canalizar todos esos impulsos hasta expresarlos con fuerza física, y aquí no se trata de desahogarse, sino de que, entendido lo anterior, nuestro sistema se opondrá mucho menos a la idea de liberarlos de esa energía acumulada al no sentir que es personal y, por tanto, no reservándola para vengarse de esa situación o persona que realmente no es responsable de nada, lo cual suele producir aún más impotencia.

Ni que decir tiene que la mayoría de problemas relacionados tienen catalizadores universales, como la alimentación o la calidad del sueño y que, en ocasiones, lo impulsan hacia una dinámica circular que alcanza la patología, llegando incluso a extremos (no muy excepcionales) en los que la mera condición física del sujeto es causa raíz de su estado de ánimo.

Poco a poco, y de manera automática, se irá sintiendo y experimentando que la forma de experimentar dichas situaciones mejora y más positiva, comenzando así el ya mencionado ciclo positivo de explotación y desarrollo retroalimentado y en el que, sin causa aparente y de manera automática y progresiva, ya no se necesitará pensar tanto ni tan abstracto.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Consideras haber llegado a esa armonía entre lo que sientes y lo que dices o es algo que todavía tienes que alcanzar?

De ninguna manera. Lo que me alimenta e inspira es la experiencia de sentir que quiero y sé ir por este camino.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:En qué supuesto te consideras incluido dentro de los que has indicado?

No te entiendo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Sobre quién se es, mi teoría, que no sé si tiene algo de cierto, pero para mí ha supuesto uno de los mayores avances en mi vida a la hora de tomar decisiones difíciles, mi teoría es que a la pregunta de quién se es no se puede contestar todavía, vamos contestando día a día mediante nuestros actos que, uno tras otro, sin llegar a definirnos de forma permanente, van conformando la respuesta a esta cuestión. Entonces ¿quién soy yo? Todavía no se sabe, solo tengo 50 años, la vida tiene que formularme todavía muchas preguntas a las que yo iré contestando con mis actos, que pueden ser siempre los mismos frente a una misma situación, o pueden ser diferentes cada vez.

Mi posición sobre esto es la que ya dije antes: referirse al ser lo destruye al alcanzar un significado. Este es un problema general del lenguaje y del modo referencial bajo el que opera en nuestra mente, pero es particularmente negativo cuando se utiliza para definir una categoría tan vasta como el ser, especialmente porque la negación que se realiza es, diría, demasiado grande.

Si me nombras, me niegas. Al darme un nombre, una etiqueta, niegas las otras posibilidades que podría ser. Encasillas a la partícula en ser una sola cosa. Søren Kierkegaard.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Respecto a dejar de pensarse para sentirse, cuando uno está en armonía, da igual por donde empieces, si por la razón o por el sentimiento, porque al estar ambos alineados te llevarán al mismo sitio. En mi caso, como ya he dicho, ambas son parte de un todo indivisible. Yo suelo ser un poquito más emocional que racional, por lo que el proceso suele empezar por sentir que algo no encaja, luego traducirlo en palabras (pensar), otra vez sentir como serían las alternativas, escoger una válida (pensar), sentirla de nuevo en la imaginación y a por ello. Pero no puedo dejar de sentirme ni de pensarme porque vivo en mí y me percibo entera en todas mis facetas. Y porque tampoco quiero renunciar a ninguna de ellas.

Todos los seres humanos somos emocionales; no hay ni uno solo racional.


[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Sobre mis problemas particulares de integración, aunque son innegables para mí, no son graves, ni siquiera son visibles para los demás. Pero sí tienen mucho que ver con cómo me gustaría que fuera el mundo. Pero este aspecto está fuera de nuestra capacidad de transformación, así que no queda otra que aceptarlo tal cual es. Y en estas andamos hoy por hoy.

[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]

A las personas se les daña cuando se les calla, aunque lo que vayan a decir no vaya a cambiar nada, sea irrelevante u ofensivo o ya se conozca, por eso existe el derecho a la libre expresión. Del mismo modo, coartar tu función en el mundo es ya un problema per sé que, además, obliga a desarrollar y sobredimensionar más aún la inteligencia tan nociva de la que vengo hablando.

[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:La construcción de la armonía y el equilibrio no acaba nunca. Cuando crees que lo has alcanzando, de repente cambias, cambian tus prioridades, o adquieres un nuevo entendimiento y otra vez se empieza tambalear todo y hay que encontrar un nuevo equilibrio con estas nuevas piezas. Pero también es la parte más interesante de la vida, la armonía perpetua sería muy aburrida y nos quedaríamos en pañales comparado con quiénes podemos llegar a ser superando una tras otra estas etapas vitales. Mi última pérdida de armonía ha sido brutal, la más complicada hasta la fecha pese a que tenía más herramientas que nunca. Parece que las preguntas se van complicando a medida que las vas contestando. Pero lo cierto es que, ahora que ha pasado todo, no cambiaría esta experiencia por nada en el mundo, porque me ha aportado un enfoque vital de un valor inmenso. Así que a disfrutarlo hasta que llegue la próxima, que sabemos que llegará.

La armonía perpetua no es la situación perpetua. La armonía es una forma integral y estructural de transitar, afrontar y disfrutar la experiencia de la vida. La armonía es lo que te permite vivir en ese equilibrio inestable (este es un maravilloso concepto de Moshé Feldenkrais) que te balancea, tira y levanta sin romperte en una vida dinámica y en movimiento.

Lo más valioso de la vida es lo más armónico, y esto se puede apreciar perfectamente bien en los deportes.

Una gran potencia física en las piernas permite a prácticamente cualquier ser humano correr 100 metros en poco más de 12 o 13 segundos, pero solo un movimiento perfectamente armonizado permite bajar de los 10 segundos.

En la Fórmula 1 ocurre algo similar: prácticamente cualquier coche de 500 cv puede alcanzar los 300 km/h, pero solo la armonía de un Fórmula 1 permite penetrar en el aire de tal forma que pueda afrontar cualquier trayecto de manera increíblemente más rápida que coches que duplican su potencia.

En este último caso hay una analogía que resulta crucial para ilustrar el paradigma de la inteligencia:

A medida que la velocidad de un vehículo aumenta de manera lineal, la resistencia aerodinámica crece de manera cuadrática, llegando a situaciones en las que coches con el doble de potencia solo pueden ir únicamente 50 km/h más rápido, por eso los fabricantes de Fórmula 1 invierten una cantidad ingente de dinero en el desarrollo de túneles del viento para estudiar esta respuesta conscientes de que es mucho más óptimo disminuir la resistencia que aumentar la potencia.

En el caso de la inteligencia ocurre algo similar: las personas armónicas logran alcanzar un potencial mucho más elevado por esta misma razón, y todo esto dejando relativamente al margen que, según el caso, posean mayor capacidad potencial intelectiva o mayor desarrollo emocional. Es el ajuste armónico el que fundamentalmente les hace progresar.
premiere
premiere

Puntos : 2736
Cantidad de envíos : 329
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por anouka el Dom Ago 26 2018, 19:36

Me queda una dudilla, Premiere: al usar la segunda persona ¿te refieres a mí o al ser humano en general? Si fuera la primera sería una lástima, porque no tendría sentido seguir debatiendo: ya me habrás diagnosticado o, como mínimo, ya te habrás formado unas ideas sobre mí, por lo tanto, me habrás etiquetado, por lo tanto me habrás negado.

Otra opción es que no sean los otros quienes te callen, sino que lo hagas tú voluntariamente (bueno, vale, esto es matizable, pero seguro que me entiendes lo que quiero decir) porque a la mínima que te expresas, ¡incluso tras dos breves posts en un foro! los interlocutores deciden ponerte una etiqueta sin profundizar en aquello que quieres decir o al menos asegurarse de haber entendido bien tu mensaje. Y de este modo cierran la puerta a cualquier comunicación posible. Así que una, voluntariamente, se retira de la conversación (de esa conversación en concreto o de ese círculo en concreto). Podría darse este caso también.

anouka

Puntos : 532
Cantidad de envíos : 29
Fecha de inscripción : 17/04/2018

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Proción el Dom Ago 26 2018, 19:50

Joder [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], lo que me estás haciendo disfrutar. Muchísimas gracias por compartir con nosotros. I love you  I love you  I love you

Está muy bien encontrarse de vez en cuando con alguien que te recuerde que no estás tan tonto y que vas por buen camino Happy  Happy  Happy
Spoiler:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Consideras haber llegado a esa armonía entre lo que sientes y lo que dices o es algo que todavía tienes que alcanzar?

De ninguna manera. Lo que me alimenta e inspira es la experiencia de sentir que quiero y sé ir por este camino.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Sobre quién se es, mi teoría, que no sé si tiene algo de cierto, pero para mí ha supuesto uno de los mayores avances en mi vida a la hora de tomar decisiones difíciles, mi teoría es que a la pregunta de quién se es no se puede contestar todavía, vamos contestando día a día mediante nuestros actos que, uno tras otro, sin llegar a definirnos de forma permanente, van conformando la respuesta a esta cuestión. Entonces ¿quién soy yo? Todavía no se sabe, solo tengo 50 años, la vida tiene que formularme todavía muchas preguntas a las que yo iré contestando con mis actos, que pueden ser siempre los mismos frente a una misma situación, o pueden ser diferentes cada vez.

Mi posición sobre esto es la que ya dije antes: referirse al ser lo destruye al alcanzar un significado. Este es un problema general del lenguaje y del modo referencial bajo el que opera en nuestra mente, pero es particularmente negativo cuando se utiliza para definir una categoría tan vasta como el ser, especialmente porque la negación que se realiza es, diría, demasiado grande.

Si me nombras, me niegas. Al darme un nombre, una etiqueta, niegas las otras posibilidades que podría ser. Encasillas a la partícula en ser una sola cosa. Søren Kierkegaard.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Respecto a dejar de pensarse para sentirse, cuando uno está en armonía, da igual por donde empieces, si por la razón o por el sentimiento, porque al estar ambos alineados te llevarán al mismo sitio. En mi caso, como ya he dicho, ambas son parte de un todo indivisible. Yo suelo ser un poquito más emocional que racional, por lo que el proceso suele empezar por sentir que algo no encaja, luego traducirlo en palabras (pensar), otra vez sentir como serían las alternativas, escoger una válida (pensar), sentirla de nuevo en la imaginación y a por ello. Pero no puedo dejar de sentirme ni de pensarme porque vivo en mí y me percibo entera en todas mis facetas. Y porque tampoco quiero renunciar a ninguna de ellas.

Todos los seres humanos somos emocionales; no hay ni uno solo racional.


[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Sobre mis problemas particulares de integración, aunque son innegables para mí, no son graves, ni siquiera son visibles para los demás. Pero sí tienen mucho que ver con cómo me gustaría que fuera el mundo. Pero este aspecto está fuera de nuestra capacidad de transformación, así que no queda otra que aceptarlo tal cual es. Y en estas andamos hoy por hoy.

[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]

A las personas se les daña cuando se les calla, aunque lo que vayan a decir no vaya a cambiar nada, sea irrelevante u ofensivo o ya se conozca, por eso existe el derecho a la libre expresión. Del mismo modo, coartar tu función en el mundo es ya un problema per sé que, además, obliga a desarrollar y sobredimensionar más aún la inteligencia tan nociva de la que vengo hablando.

[Editado en cumplimiento de la norma 3.1 del foro - Themis]

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:La construcción de la armonía y el equilibrio no acaba nunca. Cuando crees que lo has alcanzando, de repente cambias, cambian tus prioridades, o adquieres un nuevo entendimiento y otra vez se empieza tambalear todo y hay que encontrar un nuevo equilibrio con estas nuevas piezas. Pero también es la parte más interesante de la vida, la armonía perpetua sería muy aburrida y nos quedaríamos en pañales comparado con quiénes podemos llegar a ser superando una tras otra estas etapas vitales. Mi última pérdida de armonía ha sido brutal, la más complicada hasta la fecha pese a que tenía más herramientas que nunca. Parece que las preguntas se van complicando a medida que las vas contestando. Pero lo cierto es que, ahora que ha pasado todo, no cambiaría esta experiencia por nada en el mundo, porque me ha aportado un enfoque vital de un valor inmenso. Así que a disfrutarlo hasta que llegue la próxima, que sabemos que llegará.

La armonía perpetua no es la situación perpetua. La armonía es una forma integral y estructural de transitar, afrontar y disfrutar la experiencia de la vida. La armonía es lo que te permite vivir en ese equilibrio inestable (este es un maravilloso concepto de Moshé Feldenkrais) que te balancea, tira y levanta sin romperte en una vida dinámica y en movimiento.

Lo más valioso de la vida es lo más armónico, y esto se puede apreciar perfectamente bien en los deportes.

Una gran potencia física en las piernas permite a prácticamente cualquier ser humano correr 100 metros en poco más de 12 o 13 segundos, pero solo un movimiento perfectamente armonizado permite bajar de los 10 segundos.

En la Fórmula 1 ocurre algo similar: prácticamente cualquier coche de 500 cv puede alcanzar los 300 km/h, pero solo la armonía de un Fórmula 1 permite penetrar en el aire de tal forma que pueda afrontar cualquier trayecto de manera increíblemente más rápida que coches que duplican su potencia.

En este último caso hay una analogía que resulta crucial para ilustrar el paradigma de la inteligencia:

A medida que la velocidad de un vehículo aumenta de manera lineal, la resistencia aerodinámica crece de manera cuadrática, llegando a situaciones en las que coches con el doble de potencia solo pueden ir únicamente 50 km/h más rápido, por eso los fabricantes de Fórmula 1 invierten una cantidad ingente de dinero en el desarrollo de túneles del viento para estudiar esta respuesta conscientes de que es mucho más óptimo disminuir la resistencia que aumentar la potencia.

En el caso de la inteligencia ocurre algo similar: las personas armónicas logran alcanzar un potencial mucho más elevado por esta misma razón, y todo esto dejando relativamente al margen que, según el caso, posean mayor capacidad potencial intelectiva o mayor desarrollo emocional. Es el ajuste armónico el que fundamentalmente les hace progresar.


Última edición por Proción el Dom Ago 26 2018, 22:51, editado 2 veces
Proción
Proción

Puntos : 1626
Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 26/05/2018
Edad : 37
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Willy el Dom Ago 26 2018, 20:21

Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Desaprender no es desahogar ni explotar; es, en primer lugar, renunciar al ego y suspender los prejuicios, en segundo lugar liberar la energía emocional acumulada —la que germina los peores pensamientos— en un proceso que invierte las cargas intelectual-emocional para, finalmente, comenzar a explotar a y a desarrollar tus verdaderas potencias

Cómo se lleva eso a la práctica?

Mi visión sobre esto es muy sencilla: el modo correcto y armónico de expresar una emoción o un sentimiento es el que permite liberarnos de todos sus impulsos.

Como lo habitual es que nuestra forma de expresarnos —por cualquier razón— no libere absolutamente todos los impulsos que invocan o promueven las emociones ante una determinada situación, los impulsos retenidos germinan un pensamiento nocivo sobre dicha situación que, mejor o peor, justifica o es consistente con esta incapacidad o dificultad para liberarlos expresándolos.

Este tipo de fijaciones son las típicas en las que se asocia una situación (que puede englobar a personas, acciones o a un sistema de elementos más complejo) con un pensamiento negativo, pero se llama fijación porque es inconsciente y, por tanto, el modo intelectual de procesarla será integrando dicha asociación como el recuerdo y la experiencia de una situación nociva o negativa para el sujeto; esto es: personalizando el miedo y externalizando la amenaza.

Es, de hecho, habitual que muchas de las situaciones más frustrantes o negativas para una persona no estén enraizadas en una causa que pueda dirimirse mediante un mero análisis superficial o racional que identifique la amenaza o el peligro, sino que son experimentadas y vividas desde una ansiedad visceral, como cuando estamos a oscuras, lo cual, además, dificulta el abordaje, pues el problema aparece aparentemente repartido entre el sujeto y su entorno.

No obstante, la realidad que sostiene este fenómeno es mucho más esperanzadora, puesto que semejante asociación es absolutamente arbitraria y consustancial al momento en el que ocurre; esto es: no depende de la situación, sino de la medida de nuestra incapacidad ante dicha situación.

Esto es crucial porque también funciona a la inversa, aunque es un proceso más elástico. Así, liberar la energía emocional acumulada comienza con integrar lo anterior para saber e incluso llegar a sentir que las situaciones no son intrínsecamente dañinas.

En este punto, el ejercicio físico es un fantástico liberador de endorfinas a través del cual canalizar todos esos impulsos hasta expresarlos con fuerza física, y aquí no se trata de desahogarse, sino de que, entendido lo anterior, nuestro sistema se opondrá mucho menos a la idea de liberarlos de esa energía acumulada al no sentir que es personal y, por tanto, no reservándola para vengarse de esa situación o persona que realmente no es responsable de nada, lo cual suele producir aún más impotencia.

Ni que decir tiene que la mayoría de problemas relacionados tienen catalizadores universales, como la alimentación o la calidad del sueño y que, en ocasiones, lo impulsan hacia una dinámica circular que alcanza la patología, llegando incluso a extremos (no muy excepcionales) en los que la mera condición física del sujeto es causa raíz de su estado de ánimo.

Poco a poco, y de manera automática, se irá sintiendo y experimentando que la forma de experimentar dichas situaciones mejora y más positiva, comenzando así el ya mencionado ciclo positivo de explotación y desarrollo retroalimentado y en el que, sin causa aparente y de manera automática y progresiva, ya no se necesitará pensar tanto ni tan abstracto.

Muchas gracias premiere por el tiempo dedicado. Eres un sol I love you

Entiendo cuál es el mecanismo que entra en juego en el momento en el que se da una situación cargada emocionalmente, y creo comprender cuál es la respuesta más armónica y que evita la acumulación de esa carga. Pero ya sabes, uno no siempre puede dar rienda suelta a "lo que le pide el cuerpo". Así, uno se lleva casa trabajo pendiente. Mi estrategia es revisitar la situación, observarla desde una perspectiva lo más objetiva y aséptica posible y dejar que esa carga se libere "offline". No sé si me explico. La duda es si esa estrategia tiene sentido. Evidentemente parto de la base de que es posible esa objetividad y asepsis en el ejercicio retrospectivo.

Sabes qué pasa, que le recetas ejercicio físico a un informático ... buff ... tío, no hay otra manera? Laughing

Willy

Puntos : 10739
Cantidad de envíos : 6373
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Proción el Dom Ago 26 2018, 20:26

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:La duda es si esa estrategia tiene sentido.
Lo importante no es que tenga o no sentido, sino que veas que funcione o no. La utilidad siempre por delante.
Proción
Proción

Puntos : 1626
Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 26/05/2018
Edad : 37
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Willy el Dom Ago 26 2018, 20:36

No es tan sencillo buen hombre. Me temo que no hay una única causa para un alma rota Smile



Willy

Puntos : 10739
Cantidad de envíos : 6373
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por premiere el Dom Ago 26 2018, 21:16

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Está muy bien encontrarse de vez en cuando con alguien que te recuerde que no estás tan tonto y que vas por buen camino Happy  Happy  Happy
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Entiendo cuál es el mecanismo que entra en juego en el momento en el que se da una situación cargada emocionalmente, y creo comprender cuál es la respuesta más armónica y que evita la acumulación de esa carga. Pero ya sabes, uno no siempre puede dar rienda suelta a "lo que le pide el cuerpo". Así, uno se lleva casa trabajo pendiente. Mi estrategia es revisitar la situación, observarla desde una perspectiva lo más objetiva y aséptica posible y dejar que esa carga se libere "offline". No sé si me explico. La duda es si esa estrategia tiene sentido. Evidentemente parto de la base de que es posible esa objetividad y asepsis en el ejercicio retrospectivo.

Sabes qué pasa, que le recetas ejercicio físico a un informático ... buff ... tío, no hay otra manera? Laughing

Os contesto a los dos a la vez porque el comentario o la respuesta es fundamentalmente similar:

La única forma completa de integrar algo es experimentándolo.

Esto significa que las acciones llevadas a cabo en la experiencia tienen una dimensión más amplia y valiosa que la de cualquier otro aprendizaje, incluso si en dicha experiencia se fracasa. El orden de la experiencia trasciende a todos los demás, porque implica a todas nuestras dimensiones, niveles o instancias.

Hay algunas personas que desean e incluso conocen y comprenden los parámetros y las pautas del éxito sin tener absolutamente ninguna capacidad para ejercerlas.

Desarrollar el intelecto de manera aislada (excluyendo contadísimas excepciones de ámbitos específicos o laborales) es incondicionalmente negativo, de manera análoga a experimentar un desarrollo o estímulo emocional sin su corolario intelectual.

No obstante, y a pesar de que mis mensajes refieren únicamente la dualidad emocionalidad-intelectualidad, la experiencia provee al sujeto todo lo necesario para estabilizar y armonizar su organismo a todos los niveles en un proceso absolutamente automático, donde su fisiología, biología y psicología están constituidos para tender hacia lo que tiende cualquier sistema en el universo: el equilibrio termodinámico. Lo que ocurre con la inmensa mayoría de problemas es que, al no iniciarse la experiencia, tal equilibrio —que opera igualmente— trasciende y aplica únicamente a las dimensiones implicadas que, como ya dije, son más reducidas, lo cual, paradójicamente, puede incluso provocar desequilibrios integrales.

Dicho esto, haz, y hazlo sin trampas. No hagas una lectura ni un análisis, sino una experiencia. Habla con tu problema, haz ejercicio físico, duerme bien y come bien. Preocúpate auténticamente por alguien durante un día y experimenta lo que ocurre; expresa lo que piensas delante de tus amigos sin reaccionar y valora o admira las cualidades de los demás. Sé impecable para permitir que el resto de personas expresen todo su potencial sin restricciones. Sé como el agua.

Y recuerda que solo existen cosas positivas y buenas; no en un sentido moral, sino Kantiano: las personas egoístas no dan 2 y se quedan 8, sino que son 2 altruistas y 8 de amor propio. Lo negativo, en un sentido igualmente Kantiano, es una construcción estrictamente intelectual de la expectativa que, además, está perfectamente sincronizada con los parámetros socioculturales de tu entorno.

Ver lo positivo te acerca a tus potencias y a las de los demás, y, cuando estés en este ciclo, ya habrás desarrollado la capacidad para preocuparte íntegramente por ti de manera auténtica y después por los demás, y solo entonces esa autenticidad, espontánea, armónica e inevitable, inspirará al resto.
premiere
premiere

Puntos : 2736
Cantidad de envíos : 329
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por BajaSolicitada_190511 el Dom Ago 26 2018, 21:26

Proción, ¿podrías explicarme lo que has entendido del escrito? Veo que remarcas en rojo la frase que dice “todos los seres humanos somos emocionales; no existe ni uno solo racional”.

¿Sabrías responder al por qué de dicha afirmación? ¿Sabes que el origen de la razón es la emoción y que podemos referirnos a las emociones desde dimensiones diferentes? ¿Has leído el escrito entre líneas, o solo te has fijado en las frases que pueden ligar con tus ideas? Porque este va mucho más allá de esas dos frasecillas en las que te has fijado, si te limitas a eso, estarías distorsionando el verdadero sentido del texto ¿Podrías Realizar una síntesis y extraer las conclusiones?

Ya que remarcas en rojo dos frases con la clara intención de dar en los morros a determinados miembros del foro (a mí el primero) me gustaría que fundamentaras tus mensajes y manifestaras claramente tus ideas. Gracias.


BajaSolicitada_190511
Baja Solicitada
Baja Solicitada

Puntos : 1478
Cantidad de envíos : 490
Fecha de inscripción : 24/04/2018

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Proción el Dom Ago 26 2018, 21:53

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]  I love you  I love you  I love you

¿Cómo sabes tanto? ¿Por qué? ¿Fue la necesidad, la curiosidad...?
Spoiler:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
La única forma completa de integrar algo es experimentándolo.

Esto significa que las acciones llevadas a cabo en la experiencia tienen una dimensión más amplia y valiosa que la de cualquier otro aprendizaje, incluso si en dicha experiencia se fracasa. El orden de la experiencia trasciende a todos los demás, porque implica a todas nuestras dimensiones, niveles o instancias.

Hay algunas personas que desean e incluso conocen y comprenden los parámetros y las pautas del éxito sin tener absolutamente ninguna capacidad para ejercerlas.

Desarrollar el intelecto de manera aislada (excluyendo contadísimas excepciones de ámbitos específicos o laborales) es incondicionalmente negativo, de manera análoga a experimentar un desarrollo o estímulo emocional sin su corolario intelectual.

No obstante, y a pesar de que mis mensajes refieren únicamente la dualidad emocionalidad-intelectualidad, la experiencia provee al sujeto todo lo necesario para estabilizar y armonizar su organismo a todos los niveles en un proceso absolutamente automático, donde su fisiología, biología y psicología están constituidos para tender hacia lo que tiende cualquier sistema en el universo: el equilibrio termodinámico. Lo que ocurre con la inmensa mayoría de problemas es que, al no iniciarse la experiencia, tal equilibrio —que opera igualmente— trasciende y aplica únicamente a las dimensiones implicadas que, como ya dije, son más reducidas, lo cual, paradójicamente, puede incluso provocar desequilibrios integrales.

Dicho esto, haz, y hazlo sin trampas. No hagas una lectura ni un análisis, sino una experiencia. Habla con tu problema, haz ejercicio físico, duerme bien y come bien. Preocúpate auténticamente por alguien durante un día y experimenta lo que ocurre; expresa lo que piensas delante de tus amigos sin reaccionar y valora o admira las cualidades de los demás. Sé impecable para permitir que el resto de personas expresen todo su potencial sin restricciones. Sé como el agua.

Y recuerda que solo existen cosas positivas y buenas; no en un sentido moral, sino Kantiano: las personas egoístas no dan 2 y se quedan 8, sino que son 2 altruistas y 8 de amor propio. Lo negativo, en un sentido igualmente Kantiano, es una construcción estrictamente intelectual de la expectativa que, además, está perfectamente sincronizada con los parámetros socioculturales de tu entorno.

Ver lo positivo te acerca a tus potencias y a las de los demás, y, cuando estés en este ciclo, ya habrás desarrollado la capacidad para preocuparte íntegramente por ti de manera auténtica y después por los demás, y solo entonces esa autenticidad, espontánea, armónica e inevitable, inspirará al resto.
Proción
Proción

Puntos : 1626
Cantidad de envíos : 493
Fecha de inscripción : 26/05/2018
Edad : 37
Localización : Madrid

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Caris el Lun Ago 27 2018, 12:59

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

“Tener sentido del humor es un síntoma de un funcionamiento armónico. Ser bromista es un artefacto intelectual que no implica armonía alguna, independientemente de que pueda hacer gracia o no.”



Buenos días, estimado Premiere, antes de todo.


Soy yo, ¿o esa frase se contradice?

¿Cómo es posible que tener sentido del humor sea síntoma de funcionamiento armónico, pero, sin embargo, ser bromista sea un artefacto intelectual que no implica armonía alguna?

¿Tener sentido del humor y ser bromista es tan diferente entre si como para que su sentido primario sea tan antónimo?



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“No obstante, también se puede ser franco sin recurrir al sentido del humor. Imponerse frente a una persona y hacerlo con autoridad, seguridad y firmeza no solo transmite el mensaje más claramente, sino que proyecta un valor descomunal, llegando incluso a la excitación de quien contempla semejante panorama, especialmente en las mujeres hacia los hombres.”



Te va la marcha, para entendernos Laughing

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

(…)”y sin entrar en los beneficios de esta práctica controlada ni en los entornos religiosos o espirituales, es categóricamente una huida del entorno social que explota todas tus debilidades como consecuencia, seguramente, de un desarrollo infantil errático.

No te engañes: eres un animal político, social, emocional y simbólico. Necesitas a los demás"

¿Estás diciendo que negarse a formar parte de un grupo, ideología, religión, creencia etc… es lo mismo que huir de tu entorno social, aunque los dogmas estén creados para explotar tus debilidades, y que se necesita formar parte de ello en una especie de aceptación de que eres/tienes que ser un animal, político, social, emocional y simbólico (todo junto)?



Es bastante complicado ser tu mismo y gozar de cierta autonomía/libertad si constantemente estás aferrándote a lo que otros te digan que tienes que hacer/sentir/pensar. Por más animal social que seas, la sociabilidad no va ligada a una pertenencia de creencia grupal. Se puede no “pertenecer” a ninguna parte en medida de lo que uno vaya haciendo posible para si mismo y a la vez poder relacionarte con todo tipo de personas. 
Desde mi punto de vista eso es lo que permite el mayor avance: el arriesgarse a no “pertenecer” y a que otros no se ceben de tus inseguridades para hacer de ti una especie de súbdito lobotomizado.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“No, en absoluto. Lo que quise decir es que las personas enfocadas en su explotación no se sirven de la crítica externa para articular su desarrollo, porque sienten y saben que, de ese modo, no trabajan ninguna de sus fuerzas interiores que les hacen brillar y porque comprenden que un entorno mejor les hace mejores.

Naturalmente, este paradigma es completamente compatible con que que dichas personas puedan criticar o protestar, según se violen sus derechos o necesidades, aunque generalmente, y debido a lo anterior, son las que menos suelen hacerlo.”



¿Y cómo puedes desarrollarte personalmente valiéndote únicamente de la introspección? 
La introspección es necesaria y sana, pero también lo es el aprendizaje exterior: lo que el mundo tenga que decirte. Precisamente porque tiene el potencial de aportarte puntos de vista, conocimiento subjetivo y experiencias valiosas que puedas usar en tu progreso interno.

Las personas pueden ser grandes maestras; si uno aprende a quién arrimarse.


Luego, a mayor aprendizaje, mayor consciencia, mayor capacidad de discernimiento, también es lógico que aumenten la cantidad de cosas que uno como individuo sienta la pulsión de querer cambiar/mejorar. Lo que se traslada a la crítica y a la protesta (constructiva). 
Siendo realistas, ninguno de los que han contribuido a mejorar/cambiar el mundo/su mundo lo ha hecho en silencio desde el salón de su casa.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Yo no afirmaría ni supondría que somos seres tan evolucionados y mucho menos muy conscientes. La idea de perfección que recae sobre el "diseño" del ser humano es una forma muy sutil a través de la cual la ciencia, con o sin intención, también inocula dogmas, además de alimentar la construcción del ego.

Dejando ese punto al margen, las funciones evolutivas y fisiológicas son reguladas en partes primitivas de nuestro cerebro que tienen, literalmente hablando, el control de las posteriores, por lo que el valor de una persona se percibe y pondera eminentemente por dichas funciones, y esto no es algo que podamos elegir demasiado. Dichas funciones evolutivas y fisiológicas suelen ser todas las que implican la atracción sexual.

Por ejemplo: sentimos repulsión sexual hacia nuestros hermanos y hermanas a pesar de que puedan ser personas inteligentes, sanas, amables y guapas. El olor de sus hormonas pone en marcha un mecanismo primitivo que inhibe, entre otras funciones, la segregación de testosterona, porque así se minimiza la posibilidad de procrear con seres humanos con el mismo o similar ADN, dado que el ADN resultante sería más débil para resistir enfermedades congénitas o adquiridas.

En este caso, la repulsión sexual nunca es comprendida o sentida como algo sano y por eso nunca se cuestiona. En el caso de la duda en la conducta, su profundidad sexual no es directa y por eso el rechazo es más laxo o indirecto, pero el fundamento es el mismo. Y digo que no es directa porque dicha duda se origina igualmente en una inseguridad o miedo de carácter sexual, aunque en el proceso de exteriorización sea sublimada, modelada y expresada como un artefacto intelectual.

Nótese que hablo de duda en la conducta como toda negación o contradicción con nuestras acciones y que rompe nuestra congruencia, porque son conductas que no se desarrollan en el intelecto; más bien el intelecto intenta reprimirlas.

En una esfera estrictamente intelectual, la duda es un elemento positivo y constructivo que fomenta el debate y el respeto por nuestras ideas y las de los demás, pero no son esas dudas las que atormentan a la inmensa mayoría de las personas, sino las que implican a su conducta, como la que da título a este hilo.”



Basándome en lo que has dicho primero, ¿la repulsión sexual entre hermanos nunca es comprendida como algo sano, o que sí lo es y por eso no se cuestiona?



Consideras que la duda es independiente a los procesos internos que nos rigen de forma primitiva, primaria e inconsciente, y por eso consideras que la duda ante una conducta primaria no se salva de regirte por las mismas. Entiendo. Tiene sentido, aunque tendría que estudiarlo antes de decidir si lo comparto o no.



Sí, la crítica a nuestras conductas nos dan pavor. Especialmente si la crítica evidencia una hipocresía/contradicción/incongruencia que no tiene nada que ver con los instintos primarios “imposibles” de cambiar/controlar.



Es frecuente que conductas que en nada tengan que ver con instintos primarios “no cambiables” sean justificadas como tales. Como los hombres que afirman que no pueden reprimir sus instintos sexuales y usan esa excusa para lucirse de la forma más simiesca posible (y con total desconsideración y sin atisbo de civismo).

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

“Este es un sistematismo inconsciente que cualquier persona posee. Las excepciones solo pueden darse en el modo de canalizar, procesar y expresar este sistematismo.

En este punto, las enfermedades o los procesos neurodegenerativos pueden alterar este mecanismo en una fase o más o menos temprana. Asimismo, la sobredimensión del intelecto —según hemos comentado antes— como consecuencia de un desarrollo emocional inestable o incompleto también puede perturbar, entorpecer o contener la expresión final de esta facultad inherente a la naturaleza humana, aunque esta injerencia ocurre en una fase última o superficial: la de los dominios de la inteligencia, lo cual provoca un enorme conflicto, puesto que ya —vamos a decirlo así— ha transitado la mayor parte de nuestra mente y solo es retenida por un intelecto protector.”



Lo de evolucionados y conscientes era ironía. Afirmamos serlo, pero serlo de verdad es otra historia (y debate aparte)

¿Y en qué te basas para afirmar todo eso?, ¿De dónde has sacado esa información?


También es cierto que determinadas expresiones que salen de forma aparentemente inherente y natural (luego controladas mediante un intelecto que teme la repercusión de su expresión) son, en el fondo, emociones que tienen una causalidad que, mediante la introspección, se puede solucionar/mitigar, trayendo consigo que como consecuenia esa emoción no se dé, o ante la misma circunstancia “detonadora” cambie la forma de reacción/expresión e incluso la emoción emanada misma.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

“La capacidad potencial intelectiva es un rasgo congénito que el ambiente y entorno sociocultural pueden modificar gracias a la neuroplasticidad neuronal, pero la inteligencia es un producto.

La coerción sociocultural va a provocar que un sujeto tienda a desarrollar una inteligencia sobredimensionada para compensar y proteger todas sus irregularidades emocionales preservando los citados elementos fundamentales de la vida en sociedad.

En esta situación, una persona con mayor capacidad potencial intelectiva tenderá a desarrollar mejores estrategias para tal fin; esto es: tenderá a desarrollar una inteligencia mayor para compensar y proteger dichas irregularidades emocionales.

En una situación de desarrollo emocional estable y progresivo, la capacidad potencial intelectiva funcionará exactamente del mismo modo y, por tanto, producirá inteligencias mayores, solo que, en este caso, para un fin diferente y mucho más ajustado a sus circuitos emocionales, que es lo que, en última instancia produce una inteligencia y valor mucho mayor al no haber fuerzas disonantes.”



Sigo sin estar de acuerdo en que la inteligencia se proporcional a la cantidad de irregularidades emocionales (traumas) que un individuo tenga que disimular.


A mi modo de ver, la inteligencia, en todo caso, seria el medio a través del cual se podrían equilibrar/restablecer los posibles desequilibrios emocionales que, a su vez, el individuo pueda tener a causa de que la misma haya contribuido a una mayor consciencia prematura hacia determinadas situaciones sin poseer los recursos para gestionarlas.


Luego, en el último párrafo dices que la inteligencia no es inherente al trauma; puesto que mencionas que un individuo con una emocionalidad sana y estable podría desarrollar la misma de igual forma y magnitud (sin que existan irregularidades que disimular/tapar). Y esto me deja desconcertada.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:”Como dije antes, la capacidad intelectual es, por decirlo así, la potencia nominal que admite tu cerebro para desarrollar inteligencia, no la inteligencia en sí misma, que es un producto de varios factores, fuerzas y circunstancias.

La idea creo es que sencilla: un desarrollo emocional estable, progresivo y saludable libera al cerebro para poder explotar íntegramente toda su capacidad potencial intelectiva sin restricciones, resistencias ni marcos, y esto es lo que precisamente permite desarrrollar una inteligencia ajustada al mero flujo emocional sin ninguna estrategia de compensación, represión u ocultación.

Lo que ocurre es que la capacidad intelectual tiende a valorarse por la capacidad para manejar la abstracción (en favor de sociedades cada vez más deshumanizadas) en lugar de por la armonía que implican en el sujeto para desarrollar todas sus potencias, las cuales, generalmente, son contrarias a dicha deshumanización.”



Vale, estás separando el potencial de sus resultados (corrígeme si me equivoco). Considerándose potencial intelectual e inteligencia no la misma cosa, puesto que la potencialidad se trata de una mayor facilidad (¿Innata?) para desarrollar la inteligencia, y no la inteligencia en si misma (el culmen de el potencial trabajado). Estoy de acuerdo.



También estoy de acuerdo en que una emocionalidad estable allana el camino del desarrollo intelectual (y al revés). 
Las estrategias de compensación, represión u ocultación no hablan de la inteligencia (no la potencian ni crean); son una forma más de emplear y canalizar el potencial hacia una forma inteligente de lograr dichas aspiraciones.
Y todo esto obviando que la inteligencia en si misma se basa en una interpretación social de lo que se considera como tal (aunque, aún siendo cierto, también puede ser algo absurdo decirlo así. Según se mire).

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

“Sí puede tener dichas capacidades sin tener conflictos emocionales, pero solo cuando estos no sirven a dicha represión emocional y quedan enmarcados en la, anteriormente citada, esfera estrictamente intelectual.

No obstante, la ausencia de conflictos emocionales no suele llevar a la reflexión ni al análisis, sino a la consecución y materialización de los deseos, placeres y anhelos de la persona (movidos inmensamente más por la acción que por la reflexión), que es el paradigma del que hablé al principio y que se retroalimenta a sí mismo, puesto que se nutre del propio desarrollo auténtico del sujeto en su propia e intransferible experiencia vital.”



Yo creo que depende del individuo. Los hay que encuentran placer, deseo y anhelo en la propia reflexión y el análisis.




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió: “No tienen que irse a llorar. Quizá esa sea una forma de fabricarles un problema adicional con el planteamiento tan negativo que tienes ante una inteligencia sobredimensionada.

Yo apenas conozco a dos o tres personas de este foro y de forma superficial, por lo que desconozco sus cualidades y facultades. Lo que sí observo son enormes conflictos intelectuales que perturban la vida de muchas de ellas y que, en mi opinión, emanan principalmente de un desarrollo emocional pobre, de la inteligencia que semejante situación ha desarrollado en ellas y de la omnipresente ideología que vierten las sociedades, aunque esta última nos afecta a todos más o menos por igual.

La intelectualidad o inteligencia no está reñida con la emocionalidad; son, de hecho, dos fuerzas sinérgicas que colaboran en armonía, y así se presenta en algunas personas con las que es una delicia conversar, pero su intelectualidad siempre se desarrollará por déficit o carencia, solo que en un entorno controlado y con un objetivo aprobado socialmente (el de tener cultura y conocimiento).

Lo que trato de describir es que cuando se desarrolla una inteligencia con el propósito de compensar un mal desarrollo emocional que se prolonga durante cierto tiempo en la infancia (que es lo inmensamente habitual), dicha inteligencia es improductiva en términos generales y amplios porque no provee al sujeto de los recursos necesarios para explotar y desarrollar sus potencias, más allá de que dicha inteligencia pueda ser útil o incluso fundamental en ciertos ámbitos restringidos o en ciertas conversaciones. Por eso solo hay un puñado de triunfadores (fraudes aparte).”



A ver, sin ánimo de ofender a nadie, pero es lógico que en este foro lo que más se vea sean los del tipo de perfil que mencionas. Pero no porque la inteligencia implique ese perfil (parece que estamos bastante de acuerdo en eso); sino porque son los de ese perfil los que querrían buscar consuelo en personas afines. Y el consuelo no se va a buscar si no hay nada que necesite ser consolado.



"
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:La inteligencia esencialmente justifica las emociones. Claro que tengo emociones y claro que no están reprimidas.

No voy a entrar a decir por qué me atacas a mí en lugar de a mis ideas. Soy una persona extremadamente sensible, emocional, alegre, espontánea y viva, pero prefiero contribuir con mis conocimientos para intentar ayudar a los demás. Lo que te sugiero es que averigües por qué me atacas. Yo ya lo sé.”




Las puede justificar o puede “racionalizar con ellas” en cuanto a su causa y así modificar su expresión.



Como dice Marivi, no te estaba atacando. Era simplemente una forma de expresar lo que estaba pensando. Por ende, lo que sepas es un suponer erróneo además de precipitado. Lamento el malentendido.

Por más Albert Einstein que se sea no se puede simplemente concluir cómo es una persona (con todo lo que implica serlo) sin haberse detenido a conocerla personalmente (no sus ideas) en profundidad. Lo que sería conocer quién se esconde tras esas ideas y por qué.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:“Lo siento, pero yo no he dicho algo así ni se desprende nada similar de mis mensajes.

No contesto a tus últimos párrafos porque creo que sería redundar en lo mismo.

Las alusiones al tema del intelecto modus SD no forman parte de mis ideas. Yo describí cómo una inteligencia sobredimensionada daña el modo de desarrollar las potencias de cada individuo. El coeficiente intelectual, las AACC, la superdotación o cualquier construcción abstracta acerca del desarrollo de la capacidad potencial intelectiva son formas de evaluación y análisis que están institucionalmente enfocadas en la abstracción y que poco o nada tienen que ver con la armonía o desajuste que implican respecto al resto del organismo, de ahí que cada vez la sociedad esté alejándose más y más de las causas naturales de la vida en favor de instrumentos que solo existen en las mentes más sofisticadas.

PS. Tu antiguo avatar ya denotaba tu marcado carácter subversivo; me recuerdas a una amiguita del cole. El sublime objeto de la ideología conforma nuestra personalidad, incluso cuando nos sublevamos y renunciamos al sistema; cuando perdemos los papeles y nos enfrentamos al establecimiento universal de las cosas, también somos presa de la ideología. Incluso cuando vamos en contra de la moda.”



Volvemos a lo mismo otra vez. La inteligencia sobredimensionada tiene la misma capacidad ayudar a un individuo a llevar una vida sana y feliz como de sabotearlo todo. Eso depende de lo que cada individuo decida hacer con su potencial. 
La inteligencia sobredimensionada es lo que se entendería como la SD. A no ser que tú entiendas la SD como el mero potencial y la inteligencia como su producto (como creo haber entendido más arriba). Aún así, una cosa no deja de ser producto de la otra y va de la mano.


Se diría a los SD que el producto de su potencial está evocado al fracaso debido a su emocionalidad rota y su afán por disimularlo. Pero eso es demasiado relativo como para convertirlo en regla así como así.



Algunos estudios afirman que la capacidad de crear cosas que no existen (instrumentos que no solo existirían en las mentes más sofisticadas) es inherente al humano y gracias a ello se un tiene concepto de unidad en grupos tan amplios de personas que permite a su vez que la organización social en esos grupos tan amplios sea posible.



P.D: Siento decepcionarte, aunque admito que la pullita paternal que me has soltado te ha quedado bastante graciosa.


Por si no lo he mencionado nunca, mis avatares siempre los elegía mi sarcasmo. Porque es divertido ver como el personal enseguida salta a conclusiones precipitadas (sin mala baba).


¡Qué debiste pensar cuando me llamaba Viuda Negra y llevaba una araña! ¿Que era una especie de mata hombres que se pasea por ahí con ropa ajustada de cuero negro y un collar de pinchos, y profundo calvario depresivo de inseguridad, incomprensión y más traumas (todavía) dentro de si?


En realidad era mi auto retrato de primero de carrera. Hice la exposición aguantándome de la risa. Me negaba a ponerme en plan emocional como se habían puesto todos y decidí sacar mi sentido de humor a pasear. Si hubieses visto algunas de las caras…
 Laughing
Y no, no fumo (apenas).
Caris
Caris

Puntos : 5270
Cantidad de envíos : 2041
Fecha de inscripción : 15/07/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por premiere el Lun Ago 27 2018, 14:40

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Me queda una dudilla, Premiere: al usar la segunda persona ¿te refieres a mí o al ser humano en general? Si fuera la primera sería una lástima, porque no tendría sentido seguir debatiendo: ya me habrás diagnosticado o, como mínimo, ya te habrás formado unas ideas sobre mí, por lo tanto, me habrás etiquetado, por lo tanto me habrás negado.

Editado en cumplimiento de la norma 3.1 - Themis

Etiquetar, diagnosticar, juzgar, prejuzgar, valorar, ponderar, analizar, abstraer o cualquier otra facultad que trate de dirimir, segregar o descomponer la realidad de la experiencia son mecanismos inherentes al ser humano en distinta gradación y que, en muchos casos, son y han sido netamente positivos para la humanidad y para su desarrollo individual, pero, aunque la expresión mediante el lenguaje efectivamente niega categorías y propiedades a costa de afirmar otras (algo ciertamente inevitable), es mucho mayor la negación que realizas con semejante argumento al presuponer lo que presupones, y esto es algo que puedes evitar para mejorar.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Otra opción es que no sean los otros quienes te callen, sino que lo hagas tú voluntariamente (bueno, vale, esto es matizable, pero seguro que me entiendes lo que quiero decir) porque a la mínima que te expresas, ¡incluso tras dos breves posts en un foro! los interlocutores deciden ponerte una etiqueta sin profundizar en aquello que quieres decir o al menos asegurarse de haber entendido bien tu mensaje. Y de este modo cierran la puerta a cualquier comunicación posible. Así que una, voluntariamente, se retira de la conversación (de esa conversación en concreto o de ese círculo en concreto). Podría darse este caso también.

Editado en cumplimiento de la norma 3.1 - Themis
La mera intelectualización que realizas sobre la situación, independientemente de que sea más o menos sutil o acertada, es un marco coercitivo que limita, no solo tu marco de pensamiento y acción, sino una vasta área de tu mente inconsciente que opera directamente sobre tu Sistema Límbico, y es por ello que recomiendo bajar a la naturaleza real de las cosas a través del modo que le indiqué a Willy anteriormente.

Cuando una persona llega a ser capaz de experimentar la realidad tal y como le viene (que no es tal y como es, noción metafísica donde las haya), comienza a sentir un placer desconocido que la libera y la redime. Es la mente intelectual la que frena continuamente la inmersión en esa experiencia.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Cómo es posible que tener sentido del humor sea síntoma de funcionamiento armónico, pero, sin embargo, ser bromista sea un artefacto intelectual que no implica armonía alguna? 
¿Tener sentido del humor y ser bromista es tan diferente entre si como para que su sentido primario sea tan antónimo?



El sentido del humor es un mecanismo interior que poco o nada tiene que ver con la realidad que se experimenta; es un recurso a través del cual puedes entenderte, y la broma es un mecanismo exterior y explícito para divertir a otra persona, la cual, dicho sea de paso, lo hará si tiene sentido del humor.

El sentido del humor implica armonía porque permite a la persona exponerse a la humillación, al ridículo o al engaño sin mermar sus facultades, y esto es algo que no puede aprenderse, sino que debe desarrollarse. Por el contrario, la broma es, esencialmente, una sucesión de pasos que pueden aprenderse para crear una situación que exponga a una persona a dicha situación humillante, ridícula o engañosa para divertirla.

Yo no diría que son antónimos, aunque sí facultades bien diferenciadas. No obstante, en este tema tampoco me interesa demasiado su carácter semántico, sino de qué manera operan e influyen sobre el sujeto para mejorarlo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Te va la marcha, para entendernos Laughing 



Igual que a ti.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Estás diciendo que negarse a formar parte de un grupo, ideología, religión, creencia etc… es lo mismo que huir de tu entorno social, aunque los dogmas estén creados para explotar tus debilidades, y que se necesita formar parte de ello en una especie de aceptación de que eres/tienes que ser un animal, político, social, emocional y simbólico (todo junto)?



Si observas el texto al que respondí, podrás comprobar que me referí a la huida de un mero entorno sociocultural —con independencia a su ideología, religiosidad o creencias— con base en la explotación de la debilidad de la persona que lo escribió, y quise matizar que dicha huida puede ser una práctica saludable cuando es llevada a cabo de manera controlada en ciertos entornos religiosos o espirituales, la cual no es el caso, pues dicha persona huye de semejante entorno porque no puede crecer en él.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Es bastante complicado ser tu mismo y gozar de cierta autonomía/libertad si constantemente estás aferrándote a lo que otros te digan que tienes que hacer/sentir/pensar. Por más animal social que seas, la sociabilidad no va ligada a una pertenencia de creencia grupal. Se puede no “pertenecer” a ninguna parte en medida de lo que uno vaya haciendo posible para si mismo y a la vez poder relacionarte con todo tipo de personas. 
Desde mi punto de vista eso es lo que permite el mayor avance: el arriesgarse a no “pertenecer” y a que otros no se ceben de tus inseguridades para hacer de ti una especie de súbdito lobotomizado.





Estoy fundamentalmente de acuerdo con eso.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Basándome en lo que has dicho primero, ¿la repulsión sexual entre hermanos nunca es comprendida como algo sano, o que sí lo es y por eso no se cuestiona?



La repulsión sexual, como concepto general, nunca es comprendida como algo sano de quien nos repele sexualmente; es, de hecho, comprendida o percibida inconscientemente como un déficit crucial.

En el caso particular de la repulsión sexual entre hermanos, existe un factor hormonal adicional que influye de manera más intensa que la percepción general de la sexualidad (regida por la inteligencia, la fortaleza, el atractivo físico, la apariencia o el estatus social) y que, por tanto, no está tan condicionada por las percepciones inconscientes generales, sino fundamentalmente por dicho factor hormonal para preservar lo mejor posible nuestra especie.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Consideras que la duda es independiente a los procesos internos que nos rigen de forma primitiva, primaria e inconsciente, y por eso consideras que la duda ante una conducta primaria no se salva de regirte por las mismas. Entiendo. Tiene sentido, aunque tendría que estudiarlo antes de decidir si lo comparto o no.





No entiendo muy bien tu formulación. Lo que yo expongo es que la duda en la conducta es una deriva sexual deficitaria que se manifiesta de manera sublimada y relativamente inconsciente y que dos millones de años de evolución nos han enseñado a percibirla y rechazarla automáticamente, también de forma sublimada e inconsciente.

La duda intelectual o abstracta no tiene absolutamente nada que ver con esto, pues forma parte de las objeciones naturales que tenemos ante lo desconocido.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Es frecuente que conductas que en nada tengan que ver con instintos primarios “no cambiables” sean justificadas como tales. Como los hombres que afirman que no pueden reprimir sus instintos sexuales y usan esa excusa para lucirse de la forma más simiesca posible (y con total desconsideración y sin atisbo de civismo).





He ahí el caso antagónico al de una inteligencia sobredimensionada.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:¿Y en qué te basas para afirmar todo eso?, ¿De dónde has sacado esa información?


También es cierto que determinadas expresiones que salen de forma aparentemente inherente y natural (luego controladas mediante un intelecto que teme la repercusión de su expresión) son, en el fondo, emociones que tienen una causalidad que, mediante la introspección, se puede solucionar/mitigar, trayendo consigo que como consecuenia esa emoción no se dé, o ante la misma circunstancia “detonadora” cambie la forma de reacción/expresión e incluso la emoción emanada misma.

Exacto. No.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Vale, estás separando el potencial de sus resultados (corrígeme si me equivoco). Considerándose potencial intelectual e inteligencia no la misma cosa, puesto que la potencialidad se trata de una mayor facilidad (¿Innata?) para desarrollar la inteligencia, y no la inteligencia en si misma (el culmen de el potencial trabajado). Estoy de acuerdo.



Los separo porque considero que son aspectos diferentes. Efectivamente, la capacidad potencial intelectiva es, como su nombre indica, una capacidad, y la inteligencia un producto porque surje de una formulación, síntesis o integración de capacidades, fuerzas, factores y circunstancias.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:También estoy de acuerdo en que una emocionalidad estable allana el camino del desarrollo intelectual (y al revés). 
Las estrategias de compensación, represión u ocultación no hablan de la inteligencia (no la potencian ni crean); son una forma más de emplear y canalizar el potencial hacia una forma inteligente de lograr dichas aspiraciones.
Y todo esto obviando que la inteligencia en si misma se basa en una interpretación social de lo que se considera como tal (aunque, aún siendo cierto, también puede ser algo absurdo decirlo así. Según se mire).

Naturalmente que es preciso hacer una interpretación hermenéutica de la inteligencia, emocionalidad o cualquier otro agente de cambio, pues, en un sentido metafísico y filosósico, todo es relativo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

Yo creo que depende del individuo. Los hay que encuentran placer, deseo y anhelo en la propia reflexión y el análisis.

Y por eso hay tantísimas personas enfermas. Como le dije antes a anouka, en muchas de las enfermedades mentales el deseo y la capacidad son facultades o aspectos que constituyen el núcleo de la propia enfermedad, incluso en personas aparentemente sanas; e incluso como patología sistémica (hay un hilo en el que hablo de este concepto), en la que el individuo no sabe lo que quiere y donde sus deseos están articulados desde la mera compulsión del consumo de lo sofisticado.



Slavoj Žižek tiene dos enormes documentales (The Pervert's Guide to Cinema y The Pervert's Guide to Ideology) en los que desgrana de manera obsesiva cómo funciona el sublime objeto de la ideología, y es abrumador el talento con el que explica la profundidad de semejante fenómeno.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

Como dice Marivi, no te estaba atacando. Era simplemente una forma de expresar lo que estaba pensando. Por ende, lo que sepas es un suponer erróneo además de precipitado. Lamento el malentendido.

Por más Albert Einstein que se sea no se puede simplemente concluir cómo es una persona (con todo lo que implica serlo) sin haberse detenido a conocerla personalmente (no sus ideas) en profundidad. Lo que sería conocer quién se esconde tras esas ideas y por qué.



El ataque le entiendo en la medida en la que trasladas la idea a la persona, esto es: por la forma; el fondo me da relativamente igual. Además, me gusta que seas una fuerza.




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:

Volvemos a lo mismo otra vez. La inteligencia sobredimensionada tiene la misma capacidad ayudar a un individuo a llevar una vida sana y feliz como de sabotearlo todo. Eso depende de lo que cada individuo decida hacer con su potencial. 
La inteligencia sobredimensionada es lo que se entendería como la SD. A no ser que tú entiendas la SD como el mero potencial y la inteligencia como su producto (como creo haber entendido más arriba). Aún así, una cosa no deja de ser producto de la otra y va de la mano.


Eso es, pero yo prefiero decirle que su chaqueta no combina con sus zapatos, aunque a sus amigos les guste. Así hará más amigos e incluso podrá echarse novia.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Algunos estudios afirman que la capacidad de crear cosas que no existen (instrumentos que no solo existirían en las mentes más sofisticadas) es inherente al humano y gracias a ello se un tiene concepto de unidad en grupos tan amplios de personas que permite a su vez que la organización social en esos grupos tan amplios sea posible.


Yo no tengo la menor duda acerca de ello. La abstracción e imaginación son facultades humanas maravillosas, pero no cuando sirven a la represión.

El ancestral sentimiento de pertenencia a un grupo o el concepto de unidad en grupos amplios nos ha permitido sobrevivir, articular y sostener estructuras sociales complejas, con todas sus ventajas, pero también con grandes desventajas y enormes riesgos que deben estudiarse antropológicamente y de manera igualmente sofisticada, pues los nacionalismos (origen de muchas dictaduras represivas), la rápida y volátil propagación de la información e ideología y la reactividad y reaccionismo que eso genera en las personas hace a las sociedades modernas enormemente vulnerables a la explotación y a la dominación con el consentimiento implícito e incluso explícito de muchos de los explotados.







[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:P.D: Siento decepcionarte, aunque admito que la pullita paternal que me has soltado te ha quedado bastante graciosa.


No me has decepcionado porque he aprendido a experimentar la realidad tal y como me ocurre, como dije varias veces más arriba.
premiere
premiere

Puntos : 2736
Cantidad de envíos : 329
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Marivi el Lun Ago 27 2018, 21:01

En fin, mas allá de lo que cada uno piense respecto del otro o de que aplique o no lo que dice, o de que tenga o no razón, lo que si rescato son las muchísimas ideas interesantes que ha generado por lo menos para mi este hilo. En mi caso considero que no es cuestión de que tengamos razón o no, o que tengamos mas conocimientos o menos, sino de ver las multiversiones que una misma idea puede generar. Es esa apertura y acceso a distintas ideas sean lógicas o ilógicas, correctas o incorrectas lo que para mi significa el conocimiento, la observación de las distintas reacciones que genera una idea y/o su forma de exponerla, y el conocer todo esto me permite comprender mas la dinámica que me rodea en incontables ámbitos, los fenómenos que se suceden y aplicar en la práctica esas ideas de otros o usarlas para generar mis propias ideas que serán con creces mas originales y creativas que si no hubiera tenido acceso a ellas.

Al final sobre el tema, me he quedado con una versión propia en la que incorporo ideas de varios de los que participaron en el hilo que no coincide en plenitud con nadie. Y he aprendido algo mas sobre el comportamiento humano en general. Las reacciones que tenemos cada uno son tan diversas como fascinantes y es lo que a la larga, a mi modo de ver, debemos tener en cuenta para determinar cuándo y cómo ser franco y cuándo y cómo ser "amable" en el sentido de mentira piadosa o incluso hipocresía.
He cambiado de opinión: entre franco y "amable" me quedo con las dos opciones dependiendo de las circunstancias que tenga en ese momento.
Marivi
Marivi

Puntos : 3936
Cantidad de envíos : 1041
Fecha de inscripción : 22/09/2014

Volver arriba Ir abajo

¿Ser franco o ser “amable”? - Página 3 Empty Re: ¿Ser franco o ser “amable”?

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.