Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


Procesos educativos

Ir abajo

Procesos educativos Empty Procesos educativos

Mensaje por homo divergenticus el Vie Feb 12 2016, 12:49

Procesos educativos:

En este estudio la “escolarización” es interpretada como un proceso sociocultural específico, que produce y reproduce dominación estatal, desigualdades sociales y legitima la burocracia:” La escuela marcha como un reloj”, comenta Díaz de Rada (2010); es una forma específica de educación fundamentada en el cronotopo institucional, la ordenación de los procesos educativos en el espacio-tiempo como secuencias lineales e irreversibles, de izquierda a derecha, de menos a más, como un reloj.

"La educación es el proceso que describimos o analizamos al enfocar la cultura desde la perspectiva de su construcción social” (Díaz de Rada, 2010).

Siguiendo la definición, la educación escolar se caracteriza por ser un proceso de construcción social, secuencial-lineal, irreversible y representada de izquierda a derecha, de menos a más, de peor a mejor. La escuela es una forma o manera, de construcción social desigual, fundamentada en el cronotopo institucional, con orígenes estructuralistas y fines funcionalistas.

La educación escolar comparte con la lecto-escritura alfanumérica el cronotopo institucional. La representación ordenada de sonidos concretos, en el espacio-tiempo, secuencializado irreversiblemente en una única dirección y sentido, de izquierda a derecha, tal y como la escuela representa y recrea la educación. El cronotopo institucional tiene sus continuidades y discontinuidades dentro y fuera del entorno escolar, marca la “duración esperada”. Cuando no se cumple la duración esperada, se categoriza y clasifica, discriminando y excluyendo de la norma, de lo prescrito, lo convencional.

Los procesos de construcción social fundamentados en el cronotopo institucional incluyen tanto a la escuela como los Programas de Desarrollo, siguen las premisas del individualismo metodológico. El indígena, el pobre, los niños...son vistos como seres subdesarrollados a los que hay que tratar de volver funcionales. Se les educa de y desde la izquierda a la derecha, en un único sentido irreversible que legitima la discriminación y exclusión de la divergencia, la diversidad de sentido y trayectoria. Estos procesos se inician en el entorno familiar, desde la primera infancia y tienen sus continuidades y discontinuidades en la escuela, los amigos, el instituto, el equipo de fútbol, la universidad, trabajos, etc.

Robert B. Everhart (1983) diferencia dos tipos de conocimiento:

- El conocimiento regenerativo: es adquiere en procesos educativos abiertos, es incorporado y localizado; emerge de la interacción social y el simbolismo, comprometido con el discurso recíproco, no es unidireccional. En la educación escolar refiere al conocimiento no institucionalizado, que no sigue a rajatabla el cronotopo institucional, no es estandarizado, refiere al conocimiento que incorporan los alumnos y profesores, durante sus charlas no institucionalizadas en el espacio y tiempo del entorno escolar.

- El conocimiento reificado: es el conocimiento que se incorpora mediante procesos institucionalizados y burocratizados, los contenidos de las diferentes materias: matemáticas, lenguaje, ciencias, historia, etc., es un conocimiento cuantificable, en el que el todo es igual a las partes por separado.

Ambas categorías de conocimientos se pueden ajustar a la categoría de procesos institucionalizados y procesos no institucionalizados dentro de contexto escolar. El cronotopo institucional define, delimita, lo que es “formal” y lo que es “informal”, la propia esencia secuencial e irreversible, hace que la lógica institucional sea una lógica binaria, donde lo que no entra en las categorías y clasificaciones institucionalizadas es calificado como: sin forma, caótico o directamente defectuoso. Lo que no sigue el orden del cronotopo institucional, es desorden en el mejor de los casos, en otros se le niega incluso la existencia. En los casos entrevistados el no seguimiento del cronotopo institucional, el incumplimiento de la “duración institucionalizada” de las cosas, es sancionado como inmadurez, enfermedad, vagancia, desorden, trastornos y problemas.

Es el seguimiento del cronotopo institucional el que marca la “normalidad”, y esta “normalidad” se interpreta como determinada y absoluta, por lo tanto bipolar, dicotómica, se es o no se es “normal”, parece no tener cabida la complementariedad, la integración de la diferencia, ya que ésta solo es respetada cuando sigue el sentido institucionalizado. Elisabeth M. Eddy (1975) critica la limitación de la autonomía y enajenación de los maestros sobre los medios y materiales educativos en la escuela, que se complementa con la alienación de los escolares como fundamentos burocratizados, en un proceso reificador, productor de “clichés” y de un curriculum estandarizado que ha de ser seguido por todos. La escolarización es una peculiar forma de introducir la discontinuidad, es un agente modernizador orientado al futuro, orientado al cronotopo institucional, proporcionando un ambiente artificial, aislado de la realidad.

Akhil Gupta (1992) en “Más allá de la cultura. Espacio, identidad y la política de la diferencia” refiere a la necesidad de re-evaluación de los conceptos cultura y diferencia cultural en relación al territorio, la identidad y la diferencia tras la teorización del espacio influenciada por la crítica postmoderna y feminista. Gupta estudia el isomorfismo entre espacio, lugar y cultura. Como este isomorfismo se articula por un lado en el hábito de la etnología de asociar cultura y territorio en una representación explicativa y gráfica isomórfica, junto al hábito nacional de igualar ciudadanos y territorio como una unión natural de un único sentido y dirección irreversibles. Gupta destaca la “premisa de la discontinuidad” como fundamento desde el cual se teoriza el contacto, el conflicto y la contradicción entre culturas y sociedades. Pero no solo la “premisa de discontinuidad”, también la direccionalidad única e irreversible, hace que el contacto, el conflicto y la contradicción también se den dentro de unas mismas culturas y sociedades e incluso dentro de una misma familia como ocurre en el fenómeno de la “dislexia”.

Verena Stolcke (1997) en “La nueva retórica de la exclusión en Europa” denuncia la transformación retórica de la exclusión, dando paso de la desigualdad fundamentada en la “raza”, a la desigualdad fundamentada en la “cultura”, igualando los límites territoriales y culturales, donde la lengua y la escritura son fundamentales. Stolcke produce los datos del estudio histórico y semántico de las raíces sociales y políticas de la diferencia, fundadas en el racismo y posteriormente en el fundamentalismo cultural.

Comparando las políticas asimilacionistas de Francia y las integracionistas de Gran Bretaña, sus diferencias y como sus trayectorias unidireccionales al fundamentalismo cultural se han ido acercando hasta mitigar las diferencias en el proceso histórico de la construcción de la nación, con la exclusión como eje vertebrador utilizado en las políticas parlamentarias. Verena Stolcke llega a la conclusión de la contradicción que unifica el criterio político basado en el consentimiento libre y el criterio cultural basado en el pasado compartido. Esta contradicción lleva a la identificación del estado moderno y las naciones como homogéneas culturalmente, legitimando la formación del estado y su mantenimiento mediante políticos de la exclusión, de las que no son ajenas las escuelas. Se sustituye la “raza” por la “cultura” como diferencia a discriminar con el efecto de una tendencia a la homogenización de las clases dominantes respecto a las políticamente minoritarias dentro de una misma sociedad, como ocurre con la “dislexia”, y respecto a otras sociedades. Stolcke presenta la legitimización de la nación mediante la exclusión, mostrando y demostrando la plasticidad conceptual de la ideología de la exclusión, la cual tiene una relación interna con la imposición del cronotopo institucional, te aceptamos si sigues nuestro único sentido, secuencial-lineal, irreversible, de izquierda a derecha,¡¡ maaarchen!!.
homo divergenticus
homo divergenticus

Puntos : 7592
Cantidad de envíos : 3540
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Procesos educativos Empty Re: Procesos educativos

Mensaje por homo divergenticus el Vie Feb 12 2016, 13:08

ESCUELAS Y CRONOTOPOS INSTITUCIONALES

Comenta Dumont (1987) sobre la escuela: "Sus agentes han de cargar con la responsabilidad de producir, desde su condición de individuos descontextualizados, un orden social proyectado hacia el futuro”. Dumont, es uno de los investigadores, en mi opinión, que mejor han sabido interpretar el holismo. Es esa proyección hacia el futuro la que abstrae a las personas, las introduce en el cronotopo institucional irreversible de un único sentido de izquierda a derecha. La abstracción no queda en el vacío ontológico, es incrustada en el cronotopo institucional, es el proceso de reificación. El “individuo” es la persona reificada, hecha cosa, enajenada y determinada. Requisitos básicos para formar contextos sociales en los que el todo sea igual a la suma de sus partes, principio mecanicista que induce al funcionalismo.

En “¿Qué obstáculos encuentra la etnografía cuando se practica en las instituciones escolares?” Díaz de Rada (2008) enuncia los obstáculos burocráticos fundamentados por el cronotopo institucional:

- Reducción de la persona, convirtiéndola en individuo, en abstracción descontextualizada y reducida en extremo.

- La producción burocrática como contraria a la etnografía por la lógica individualista y secuencial-lineal, opuesta a la indagación de las relaciones sociales y culturales.

- Contrarios al estudio de lo concreto, las burocracias conciben las organizaciones humanas como un conjunto abstracto de saberes, funciones y procedimientos, en los que el todo es igual a la suma de las partes por separado.

- La producción burocrática es contraria a la reflexión sobre procesos, evaluando los resultados, a la inversa de la etnografía, cuya característica fundamental es el estudio de los procesos sociales y culturales.

Los obstáculos que enumera Díaz de Rada son los mismos obstáculos del individualismo metodológico para el estudio de las ciencias sociales, tanto las ciencias como la escuela siguen el cronotopo institucional, el orden del espacio-tiempo en una relación secuencial-lineal irreversible de un único sentido. Las escuelas son el medio institucionalizado de socialización a través del cronotopo, es en ellas donde se aprende la lecto-escritura y el cálculo, habilidades fundamentales en la socialización de las sociedades modernas.

Graciela Batallán y Silvana Campanini (2008) denuncian que el evolucionismo social, doctrina que sigue el cronotopo institucional, implica la discriminación. La teoría de múltiples etapas, secuencial-lineales e irreversibles, por las que han de pasar las sociedades hasta llegar a la sociedad occidental actual como paradigma teleológico del desarrollo evolutivo, ha sido criticado por el relativismo cultural, que basándose en el conocimiento de "otros” pueblos, ajenos a la lógica occidental y su cronotopo, esgrime el respeto a la diversidad. Pero desde este trabajo no solo se trata de “otros” pueblos, también “otros occidentales” que si no ajenos, si resistentes a seguir una única lógica secuencia, lineal , irreversible y binaria. La diversidad cultural no solo se da entre sociedades diferenciadas, también se da dentro de una misma sociedad e incluso familia.

El concepto “respeto a la diversidad” tiene variados significados. Producto del funcionalismo y el uso pragmático en el ámbito educativo del concepto, han surgido una amalgama de etiquetas que conforman lo que se conoce como “necesidades educativas espaciales”, que suponen un tratamiento pedagógico específico, incluyendo a diferentes personas que por diferentes y variadas razones se apartan de la “norma”.

Representando y expresando la alteridad desde un principio y perspectiva problematizada. Desde esta perspectiva la escuela es incapaz de la democratización de sus vínculos. La obligación de difundir y sostener una “norma educativa” universalmente válida para todos y todas, junto con la obligación de respetar y hacer respetar las diferencias culturales, las diferencias de interpretación y acción de las personas, conforma una contradicción que reduce el respeto a la diversidad, al respeto al diferente siempre y cuando siga el cronotopo institucional.

Ángel Díaz de Rada (1996):” Solamente cuando se asume el carácter procesual de los fines pretendidamente universales de la escuela es posible entender las diferencias evidentes que se dan entre el caso que plantea un individuo incapacitado naturalmente y el que plantea un individuo “incapaz” dadas sus “condiciones de vida”.

La pretensión de universalidad viene “dictada” por el propio cronotopo institucional. Un único sentido irreversible, indica una determinada dirección, sólo una, luego ésta debe ser universal. La condición de “individuo” asume la determinación direccional. De ahí el criterio funcionalista que distingue binariamente, se es o no se es capaz. En caso de “incapacidad” el problema recae sobre la persona, no se pone en duda el cronotopo institucional, ya que es la fundamental medida de convención en post de un orden social.

“En la práctica no todas las escuelas funcionan igual en relación con la diferencia, no todas le confieren el mismo grado de relevancia, ni la interpretan de modos cualitativamente equiparables” (Ángel Díaz de Rada, 1996). Cada escuela es diferente, al igual que lo son los profesores, los alumnos, las herramientas y estrategias para lidiar con el cronotopo institucional. Destacar la introducción de diferentes recursos educativos que siguen cronotopos divergentes y no se fundamentan en la representación: el ábaco, letras en plastilina, audio videos, juegos, etc. También centros educativos que siguen pedagogías alternativas como el método Montessori, pedagogías holísticas en las que el seguimiento del cronotopo institucional tiene márgenes más amplios. Una de las entrevistadas comentaba que había sido ella quien había iniciado la voz de alerta por la dislexia de su hijo. Ya que en el colegio seguían el método Montessori, en el que la diferencia en la “duración esperada” no tenía igual relevancia.

Para esta valoración hay que tener en consideración que dicha entrevistada es profesora e imparte clases en diferentes centros escolares. Su hijo ha podido ir superando los cursos institucionales sin interrupciones ni mayores problemas con compañeros y profesores.
homo divergenticus
homo divergenticus

Puntos : 7592
Cantidad de envíos : 3540
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Volver arriba Ir abajo

Procesos educativos Empty Re: Procesos educativos

Mensaje por Albedrio_baja_solicitada el Jue Sep 08 2016, 09:27

Creo que las aportaciones teóricas que se hagan al campo de la educación siempre son interesantes y esta tuya del cronotipo institucional me ha dado que pensar.

Cuando yo estudiaba magisterio se hablaba de dos perspectivas que podían tener los fines de la educación.

Una era "como reproducción de la sociedad": la escuela en este caso tenía la función de enculturar al niño en los patrones y normas que rigen la sociedad.

Otra perspectiva era como "trasformación de la sociedad": la escuela en este caso tenía la función de proporcionar al niño las habilidades y capacidades necesarias para que fuera un agente de cambio y transformación de la sociedad. Esta perspectiva tiene implícita la idea de evolución.

No son dos fines contrapuestos y dicotómicos, sino que se interinfluyen, pero en cualquier caso se puede hablar de una tendencia o de otra.

Una vez vista la teoría podemos bajar a la realidad y ver que el sistema educativo, la escuela, los colegios, las aulas o como queramos llamar a lo que se suponen que acuden los niños veinte horas al día es una farsa.

Es una farsa basada en la publicidad de palabras bonitas como atención a la diversidad, nuevas tecnologías, bilingüismo (o trilingüísmo), planes contra el acoso, de convivencia y fomento de la lectura, evaluaciones de diagnóstico y un largo etcétera cuya mayor traducción en el trabajo diario es una ingente cantidad de horas dedicadas a hacer burocracia y reuniones en las que no se decide nada más que qué poner en esos documentos.

Se podrían achacar los males de la educación a los recortes y la falta de medios, pero cada vez más veo una tendencia a aparentar y cumplir con los requisitos que conlleva ese aparentar así como la transformación del trabajo de docente en un burócrata de normativas e iniciativas impuestas por la administración sin un correlato ni con la realidad ni con ningún objetivo explícito o implícito de la labor educativa y cuyo único valor es engañar a la sociedad con la complicidad de los profesores que aceptan de forma irreflexiva esta tendencia que se está imponiendo.

No sé si me salgo del tema, pero creo que ese "cronotipo institucional" no sólo afecta a los alumnos y es algo más que leer de izquierda a derecha.


Albedrio_baja_solicitada
Albedrio_baja_solicitada

Puntos : 7617
Cantidad de envíos : 2836
Fecha de inscripción : 27/09/2013
Edad : 40
Localización : Aquí

Volver arriba Ir abajo

Procesos educativos Empty Re: Procesos educativos

Mensaje por José Luis el Jue Sep 08 2016, 10:48

Para intentar acercarme un poco a los espacios de significación en los que se mueve HD, he buscado textos introductorios y creo que este puede servirme para 'traducir' a un lenguaje más llano ciertos conceptos, antes de empezar a leer el hilo. Lo comparto por si le vale a alguien más como traductor jeje

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
José Luis
José Luis

Puntos : 11866
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

Procesos educativos Empty Re: Procesos educativos

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.