Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Lun Dic 16 2013, 12:32

«Un motivo subliminal de fragmentación en la ciencia incluye lo que podría denominarse «la infraestructura tácita de las ideas científicas». Algunas de nuestras más valiosas habilidades existen en dicha forma. Un niño, por ejemplo, pasa largas horas con una bicicleta hasta que de repente aprende a andar en ella. Y aun así, una vez adquirida esta nueva habilidad, parece que no se olvida nunca. Adopta una forma subliminal e inconsciente, ya que nadie «piensa» realmente cómo montar en bicicleta. De la misma manera escribir a máquina, dirigir un velero, caminar, nadar, jugar al tenis, y para un manitas dejar a punto un coche, cambiar un enchufe roto o la arandela de un grifo, contienen este tipo de infraestructura tácita del conocimiento y de las habilidades. De manera similar, un científico posee este tipo de sensibilidad y pericia en la «yema del dedo». Esto hace posible la investigación cotidiana, permitiendo la concentración en el núcleo central del problema sin tener que estar constantemente pensando en los detalles de lo que se está haciendo. La mayoría de los científicos llevan adelante su investigación utilizando técnicas experimentales o aplicando teorías que aprendieron en la universidad. Por ello, un físico puede emplear diez años en la investigación de, por ejemplo, la estructura interna de los metales sin necesidad de plantearse nunca este conocimiento tácito en ninguna forma básica.

Pero la ciencia, como todas las cosas, está constantemente en proceso de evolución y cambio. En este proceso, los avances que se hacen en un área determinada pueden tener a veces importantes consecuencias para el establecimiento de teorías y conceptos en otros campos. De esta manera, el contexto general de la ciencia está constantemente sufriendo cambios que son a veces tan profundos como sutiles. El resultado de esta innovación compleja es que la infraestructura subyacente de conceptos e ideas puede poco a poco hacerse inapropiada o incluso irrelevante. Pero al estar los científicos acostumbrados a utilizar sus habilidades y conocimientos de manera subliminal e inconsciente, hay una tendencia mental a aferrarse a ellos e intentar seguir trabajando con viejas técnicas en el marco de un nuevo contexto. La consecuencia es una mezcla de confusión y fragmentación.

Para poner un ejemplo, consideremos el desarrollo de la teoría de la relatividad. Antes de Einstein, los conceptos newtonianos de espacio y tiempo absolutos habían inundado tanto la teoría como la práctica de la física durante varios siglos. Incluso un físico tan original como H. Lorentz, que trabajó alrededor del cambio de siglo, continuaba utilizando estos conceptos en un intento de explicar la velocidad constante de la luz, dejando de lado la velocidad de los aparatos de medición. Las nociones newtonianas de velocidad relativa sugerían que la medida de la velocidad de la luz debería arrojar un resultado experimental que dependería de la velocidad del aparato de observación en relación con la fuente de luz. Así, si el aparato se mueve rápidamente hacia la fuente de luz, se espera que registre una mayor velocidad que si se mueve alejándose. Sin embargo, a lo largo de cuidadosas mediciones no pudo observarse tal efecto. Lorentz, en un esfuerzo por mantener las nociones newtonianas, propuso la teoría del éter, en la que los resultados anómalos se explicaban por cambios en el aparato de medición al moverse a través del éter.

De este modo pudo Lorentz explicar la velocidad constante de la luz, independientemente de la velocidad relativa del observador, como un artificio producido por los instrumentos de medición, sin tener que cuestionar la naturaleza fundamental de las ideas newtonianas. Se necesitó la genialidad de Einstein para hacerlo. Pero era tal la fuerza de la infraestructura tácita de los conceptos básicos que hubo de pasar algún tiempo antes de que la mayor parte de los científicos pudieran apreciar el significado de las propuestas de Einstein. Igual que con Lorentz, la tendencia general era aferrarse a las maneras tradicionales de pensamiento en contextos nuevos que requerían cambios de base. Así se introdujo en la infraestructura subliminal una confusión muy difícil de detectar.

Para liberarse de este galimatías, los científicos han de poder percibir la infraestructura subyacente de habilidades, conceptos e ideas bajo una luz totalmente nueva. Desde el primer momento, esta observación revela varias contradicciones internas y otras inadecuaciones, que deberían ser suficientes para que los científicos se dieran cuenta de que algo iba mal. Una acumulación de paradojas e incongruencias tendría que llevar a los científicos a cuestionarse la totalidad de la estructura general de las teorías y presuposiciones que subyacen a un campo concreto. En algunos casos, un examen de este tipo incluiría el planteamiento de la independencia de esta área de especialización con respecto a otras.

Sin embargo, en muchos casos no se produce esta clase de reacción, y los científicos intentan avanzar guardando «vino nuevo en odres viejos». ¿Por qué ocurre esto? La respuesta incluye un factor psicológico, la fuerte tendencia de la mente a aferrarse a lo que le resulta familiar y a defenderse contra aquello que amenaza con poner en serio peligro su equilibrio. A no ser que se prevean estupendas compensaciones, la mente no gustará de explorar su infraestructura inconsciente de ideas sino que preferirá seguir adelante por caminos familiares.

La tendencia de la mente a aferrarse a lo conocido se intensifica por el hecho de que la estructura tácita está inseparablemente entretejida con toda la rea de la ciencia y con sus instituciones, de las que depende la seguridad profesional de todo científico. El resultado es que hay siempre una fuerte presión contra cualquier investigador que amenace con «estrellar el barco». Esta resistencia no se limita, claro está, a la ciencia, sino que tiene lugar en todas las esferas de la vida, cuando se ven amenazados pensamientos y sentimientos que nos resultan familiares y cómodos. La tendencia general será, por consiguiente, la falta de energía y el coraje necesarios para cuestionar la totalidad de la infraestructura tácita de un campo. Y resultará cada vez más difícil hacerlo, ya que toda la infraestructura se extiende en último término, mediante sus implicaciones, a todo el conjunto de la ciencia e incluso de la sociedad. […]

Hasta bien entrado el siblo XIX, a la mayoría de la gente le gustaba creer que, gracias a los esfuerzos comunes, la humanidad se estaba acercando a cierta verdad absoluta sobre la naturaleza. La idea de que la ciencia podía tener un papel importante en el descubrimiento de esta verdad se encontraba, por ejemplo, tras la reacción de la Iglesia Católica ante las enseñanzas de Galileo, ya que parecía que los científicos se sentían capaces de desafiar la autoridad de la Iglesia como depositaria tradicional de la verdad. En el siglo XIX, el evolucionismo darwiniano produjo otra revolución más que, a los ojos de muchos, era un golpe contra la autoridad de la religión.

Cuando la ciencia ganó la batalla contra la Iglesia por la libertad de abrigar sus propias hipótesis, se convirtió a su vez en la principal depositaria de la idea de que formas concretas de conocimiento podían ser verdades absolutas, o al menos acercarse a ellas. Esta creencia en el poder último del saber científico daba a mucha gente una gran sensación de seguridad, casi comparable a los sentimientos experimentados por quienes tienen una fe absoluta en las verdades de la religión. No obstante, existía un rechazo a cuestionar los fundamentos primeros sobre los que descansaba la base de esta verdad.

Mirando hacia atrás, la idea de que la ciencia podría conducir a una verdad absoluta no era en principio inaceptable. Después de todo, en el siglo XVII Galileo y Newton habían dejado al descubierto una impresionante estructura interna que se refería a la totalidad del universo. Esto tuvo que sugerir a muchos científicos la idea de que se acercaban a algunos aspectos de la verdad absoluta. Sin embargo, la ciencia, en su devenir incansable, condujo pronto a nuevos desarrollos de esta «verdad» con el darwinismo, el análisis freudiano, la relatividad y la teoría cuántica. En la actualidad, este proceso de cambio tiene toda la apariencia de seguir adelante. Así pues, surgen preguntas como las siguientes: ¿cómo es posible reconciliar la esperanza de que la ciencia encuentre una verdad absoluta con estas innovaciones radicales en sus fundamentos últimos? ¿Cuál es la relación entra las ideas científicas y la realidad, cuando constantemente se producen tales cambios fundamentales en las teorías científicas? En la actualidad se ha debilitado considerablemente la noción de verdad absoluta, y los científicos se han acostumbrado, al menos de manera tácita, a aceptar la necesidad de cambios interminables en sus conceptos básicos. A pesar de ello, y al menos en el nivel subliminal, la mayoría de los científicos todavía parecen albergar la esperanza de que, de alguna manera, la misma actividad científica les ofrecerá algún día una noción de verdad absoluta. Parece ser ésta una de las razones por las que muestran tal disposición a defender con gran energía la infraestructura tácita de la ciencia.»
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Joseplus el Lun Dic 16 2013, 18:47

Muy buen texto. A día de hoy los científicos deberían hacer introspección y no centrarse solo en el éxito de sus investigaciones. Deberían preguntarse si aquello que están haciendo beneficiará a las futuras generaciones o si entorpecerá la búsqueda de una teoría absoluta.

Ya vimos en su momento a Einstein arrepentirse de la constante cosmológica. Sin embargo, la ciencia está controlada, como lo esta casi todo en esta vida, por mecanismos cuyo único fin es el interés personal, las propias creencias o el egoísmo, y no el bien del ser humano.

Mucho estancamiento podría haberse evitado siglos y milenios atrás si estas corrientes bloqueadoras del progreso no hubiesen existido. Quién sabe, quizás ahora tendríamos coches voladores y rutas turísticas entre los planetas del sistema solar.

Joseplus

Puntos : 3108
Cantidad de envíos : 737
Fecha de inscripción : 14/07/2013

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por ptxts el Lun Dic 16 2013, 20:12

.
ptxts
ptxts

Puntos : 2564
Cantidad de envíos : 100
Fecha de inscripción : 24/12/2012
Edad : 41

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Disperso el Lun Dic 16 2013, 20:56

La ciencia avanza sobre sí misma, sobre sus propios cimientos, y eso le sirve al mismo tiempo para avanzar y para frenarse. Dificulta el cambio de rumbo.

Es como un árbol infinito de posibilidades que vamos recorriendo a ciegas, creyendo que así, algún día el modelo será por fin 'la verdad'.
Disperso
Disperso

Puntos : 4955
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Mar Dic 17 2013, 12:04

Hace años, un amigo biólogo decía que lo que más temía es que la ciencia se convirtiera en la nueva religión. Y distinguía tres dimensiones o ámbitos que nos podían ayudar a entenderlo.

1) La investigación y el desarrollo

Es el aspecto 'vivencial'/experiencial de la ciencia. Se asimila a lo que aquí denominamos espiritualidad (ciencia subjetiva).

Es su dimensión transformadora. Su lado más fresco y natural. Lo que le permite crecer.

2) Las instituciones

En genérico, son las estructuras de poder que 'canalizan' las investigaciones y sus desarrollos. Las que deciden qué es comunicable y qué no lo es. Las que descartan protocolos "poco ortodoxos". Las que fomentan relaciones verticales de dependencia muy alejadas de la experiencia directa con el fenómeno. Etc.

Las universidades convertibles en las iglesias de esa nueva religión donde poder dirigir las líneas de investigación y donde se puedan imponer los criterios de validez universalizables.

La labor evangelizadora de sus párrocos (divulgadores)...

Aquí no interesa la vivencia sino la gestión del poder del conocimiento en pos de satisfacer determinados intereses.

3) Los creyentes

Esta dimensión es fundamental tanto en ciencia como en religión. Como no la viven, como no se transforman, pero creen fervientemente en todo lo que dice "la tradición", se convierten en sus mejores y más radicales defensores.

Realizan denodados esfuerzos por mantener la "pureza" de la creencia o del método. Atacan toda amenaza a la fortaleza que se han construido. Censuran toda vía alternativa, todo lo que se salga del carril prefijado. Rechazan, ningunean o ignoran toda información contraria a su credo.

Es la línea de defensa más efectiva del edificio.
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Joseplus el Mar Dic 17 2013, 12:34

Sin la 2º la 3ª no existiría y la ciencia avanzaría sin problemas. Al final todo se centra en un sentimiento de lo mío en detrimento del bien común. Nada nuevo bajo el Sol que no podamos ver hoy en día en cualquier esfera de la sociedad moderna.

Hoy en día las discrepancias entre el "biólogo" y el "físico" son del mismo calado que las que puede haber entre el "cristiano" y el "musulmán".

Joseplus

Puntos : 3108
Cantidad de envíos : 737
Fecha de inscripción : 14/07/2013

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Willy el Mar Dic 17 2013, 12:38

Al final todo va en pos de lo mismo: crear un modelo. Las religiones crean modelos. Las ciencias crean modelos. Cual es la diferencia? Que las segundas se sostienen sobre tangibles y las primeras no. Mientras la ciencia se mantenga en lo tangible, no le faltarán seguidores: a la gente le gustan los tangibles. Es más fácil creer en algo tangible.
La religión en cambio, no supo mantenerse dentro de su ámbito y quiso ambicionar más. Y a poco que la ciencia avanzó, volvió a colocar a la religión en su lugar inicial, sólo que esta vez con una historia detrás, una mancha difícil eliminar de la consciencia colectiva.

Si la ciencia se mantuviera en su lugar, el plano de lo tangible, no habría nada que temer. El problema es que "ambición", "poder" etc son "no-tangibles", y también gustan mucho a la gente, concretamente a las instituciones. Esta es la dimensión peligrosa. Las otras dos dimensiones no andan mal yo creo.

Willy

Puntos : 11155
Cantidad de envíos : 6550
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por homo divergenticus el Mar Dic 17 2013, 13:59

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Hace años, un amigo biólogo decía que lo que más temía es que la ciencia se convirtiera en la nueva religión. Y distinguía tres dimensiones o ámbitos que nos podían ayudar a entenderlo.

1) La investigación y el desarrollo

Es el aspecto 'vivencial'/experiencial de la ciencia. Se asimila a lo que aquí denominamos espiritualidad (ciencia subjetiva).

Es su dimensión transformadora. Su lado más fresco y natural. Lo que le permite crecer.

2) Las instituciones

En genérico, son las estructuras de poder que 'canalizan' las investigaciones y sus desarrollos. Las que deciden qué es comunicable y qué no lo es. Las que descartan protocolos "poco ortodoxos". Las que fomentan relaciones verticales de dependencia muy alejadas de la experiencia directa con el fenómeno. Etc.

Las universidades convertibles en las iglesias de esa nueva religión donde poder dirigir las líneas de investigación y donde se puedan imponer los criterios de validez universalizables.

La labor evangelizadora de sus párrocos (divulgadores)...

Aquí no interesa la vivencia sino la gestión del poder del conocimiento en pos de satisfacer determinados intereses.

3) Los creyentes

Esta dimensión es fundamental tanto en ciencia como en religión. Como no la viven, como no se transforman, pero creen fervientemente en todo lo que dice "la tradición", se convierten en sus mejores y más radicales defensores.

Realizan denodados esfuerzos por mantener la "pureza" de la creencia o del método. Atacan toda amenaza a la fortaleza que se han construido. Censuran toda vía alternativa, todo lo que se salga del carril prefijado. Rechazan, ningunean o ignoran toda información contraria a su credo.

Es la línea de defensa más efectiva del edificio.

Faltaría un factor esencial que separa a las religiones propiamente dichas de las cuasi-religiones, según los expertos en estudios religiosos como John E. Smith, que sería el factor soteriológico o capacidad de salvación. Aunque en el caso de la ciencia y en concreto con la cienciología parece que han conseguido integrar el factor soteriológico a sus otras características o nieveles, supongo en este caso sería el nivel vivencial.


Ahora mismito estoy leyendo, por estudios, el libro "La ideología de los estudios religiosos" de Timothy Fitzgerald, ya les contaré algo conforme vaya leyendo si viene al hilo.
homo divergenticus
homo divergenticus

Puntos : 7593
Cantidad de envíos : 3540
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Mar Dic 17 2013, 15:16

Pos ya sabes...
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Disperso el Lun Abr 28 2014, 03:43

Releyendo este hilo, me gusta...

Erasmo, pero no crees que hay intersecciones? por ejemplo, las religiones siempre han pretendido explicar cosas que para las que la ciencia en el momento de nacer esa religión, no tenía respuesta, como el origen del mundo, el origen del hombre, etc...
Disperso
Disperso

Puntos : 4955
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Disperso el Lun Abr 28 2014, 03:51

Es curioso porque pongo "La estructura tácita de las ideas" Bohm en google y me trae a este foro...

JLuis, es un artículo o parte de un libro?
Disperso
Disperso

Puntos : 4955
Cantidad de envíos : 2062
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Localización : La parra

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Lun Abr 28 2014, 09:47

Es parte de un libro, Ciencia, Orden y Creatividad
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por casiopea el Lun Abr 28 2014, 12:20

Igual de humano es elaborar modelos estáticos de pensamiento que nos sitúen en un ámbito confortable y predecible, como desvelarse por una pequeña pregunta que pica la curiosidad y que, gota a gota, acaba rompiendo en mil pedazos las ideas preconcebidas. Siempre habrá un Galileo para la ciencia y un Lutero para la religión, pues estamos en continua dialéctica con nosotros mismos y con los demás. Y es, precisamente, su falta de propósito social lo que vuelve dicho proceso en inevitable. Si tuviéramos siempre en mente aquello que la sociedad supuestamente necesita, ésta no habría cambiado. La capacidad transformadora de una idea revolucionaria crea un entorno de nuevos propósitos.
casiopea
casiopea

Puntos : 2748
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Lun Abr 28 2014, 12:55

Pero no están en equilibrio esas dos tendencias.
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por casiopea el Lun Abr 28 2014, 14:22

Lo más difícil es el cambio, pero quizá es conveniente que sea así pues, de otro modo, no podríamos crear nada lo suficientemente permanente como para beneficiarnos a largo plazo. Si siempre nos estuviéramos contradiciendo, sería difícil llegar a acuerdos y ponernos a caminar.
casiopea
casiopea

Puntos : 2748
Cantidad de envíos : 733
Fecha de inscripción : 22/04/2014

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Lun Abr 28 2014, 16:10

Desde una perspectiva general, el cambio es constante. Desde la específica de un determinado sistema, la resistencia al cambio (neguentropía) es la constante. En ese juego de fuerzas, los ciclos van generándose una y otra vez, unas veces producto del ambiente y otros propiciados por las propias fuerzas internas del sistema. ES hermosamente compleja...
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Willy el Jue Mar 05 2015, 10:55

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Me pregunto.¿Qué entendéis por cambio en este hilo?

Movimiento? Tal y como entiendo lo que dice JL, lo general, lo universal, está siempre en movimiento. Podríamos llamar a este movimiento "deriva natural" u "ordenación objetiva". Lo concreto, lo individual, también está en movimiento siempre, pero se podría decir que se percibe de manera doble: por un lado, lo individual es parte de lo universal, así que también está sujeto a esa "deriva natural", pero por otro lado, acontece en él un movimiento "contrario" a esa deriva natural, una resistencia al cambio, un movimiento de "ordenación subjetiva", de búsqueda de ordenación del espacio que le rodea.
Este segundo movimiento acontece sólo desde la perspectiva individual, desde la percepción de uno mismo como individuo separado de lo universal, no desde la perspectiva general, en la que ese movimiento no está separado del de deriva natural, pues es parte de él.

Metafóricamente, si imaginamos un barco navegando por un río, por un lado está el movimiento de dicho barco provocado por la deriva del río, y, por otro, el del propio barco resistiéndose a esa deriva a través del uso del timón. Ambos son el mismo movimiento, pues el timón se usa en función del movimiento del agua que rodea el barco, y viceversa, el movimiento del agua es modificado por el barco que navega sobre ella.


Última edición por Willy el Vie Mar 06 2015, 10:24, editado 1 vez

Willy

Puntos : 11155
Cantidad de envíos : 6550
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Vie Mar 06 2015, 09:39

El río es una corriente general que fluye constantemente. En determinados espacios-situaciones-condiciones, esa corriente rompe ese flujo general y emerge un movimiento específico (un 'rizo'). Desde nuestra perspectiva 'The Observer' vemos una corriente global y un movimiento local distinguibles. Un fondo-fuente posibilitante (río) y una forma actualizada (el rizo, lo real, el 'objeto').

Este ejemplo metafórico, al analizarlo de modo literal, nos lleva a dinámicas extrínsecas. Meras reacciones. No se produce una "resistencia" intrínseca al cambio. Esto es lo que ocurre en el Universo físico. Una gran corriente de energía que, en determinados espacios-situaciones-condiciones, se 'enrolla' o empaqueta en materia (partículas, cuerpos, planetas, sistemas solares, galaxias, etc).

José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Willy el Vie Mar 06 2015, 11:35

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El río es una corriente general que fluye constantemente. En determinados espacios-situaciones-condiciones, esa corriente rompe ese flujo general y emerge un movimiento específico (un 'rizo'). Desde nuestra perspectiva 'The Observer' vemos una corriente global y un movimiento local distinguibles. Un fondo-fuente posibilitante (río) y una forma actualizada (el rizo, lo real, el 'objeto').

Este ejemplo metafórico, al analizarlo de modo literal, nos lleva a dinámicas extrínsecas. Meras reacciones. No se produce una "resistencia" intrínseca al cambio. Esto es lo que ocurre en el Universo físico. Una gran corriente de energía que, en determinados espacios-situaciones-condiciones, se 'enrolla' o empaqueta en materia (partículas, cuerpos, planetas, sistemas solares, galaxias, etc).


Sabes el problema que le veo yo a esta metáfora? que un río lleva una dirección, va hacia algún lugar, hacia el mar en este caso. La pendiente que hace que el río fluya y no sea agua estancada está inclinada "hacia" un lado concreto, mientras que eso a lo que señalamos con la palabra "río" en realidad discurre por una pendiente que cae en todas direcciones.
Geométricamente se podría ver como si uno estuviera de pie sobre una esfera: la pendiente es en todas direcciones. Esto mismo pero extrapolado a una esfera de infinitas dimensiones, sería esa corriente global.


Willy

Puntos : 11155
Cantidad de envíos : 6550
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por José Luis el Sáb Mar 07 2015, 10:07

Precisamente por eso es una metáfora y no una analogía Smile

De hecho, la propia explosión y posterior expansión acelerada del Universo tras el Big Bang puede imaginarse no en sentido literal (cuatro dimensional: 3-espacial y 1-temporal) sino en sentido analógico pensando en lo que ocurre en un manantial ('explosión') y posteriormente en una caída en pendiente ('aceleración').

Nuestra imaginación tiene menos límites que la mera observación Smile
José Luis
José Luis

Puntos : 11867
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Willy el Mar Mar 10 2015, 16:35

Demasiado tiempo usando indistintamente "metáfora" y "analogía" tiene estas consecuencias Smile

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Este ejemplo metafórico, al analizarlo de modo literal, nos lleva a dinámicas extrínsecas. Meras reacciones. No se produce una "resistencia" intrínseca al cambio. Esto es lo que ocurre en el Universo físico. Una gran corriente de energía que, en determinados espacios-situaciones-condiciones, se 'enrolla' o empaqueta en materia (partículas, cuerpos, planetas, sistemas solares, galaxias, etc).

En ausencia de vida no hay resistencia al cambio. Un ser vivo es un ser "ordenante", y como tal, ofrece resistencia a cualquier cambio de su orden.
Extendiendo la metáfora del barco, el timón, por si sólo, no presenta resistencia intrínseca, es el timonel el que, ante un cambio en el rumbo del barco debido a las diferentes corrientes del río (cambio de orden), realiza el movimiento necesario para volver al orden anterior (mueve el timón para volver al rumbo que considera correcto).

Willy

Puntos : 11155
Cantidad de envíos : 6550
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

La estructura tácita de las ideas. David Bohm Empty Re: La estructura tácita de las ideas. David Bohm

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.