Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» El más bello de los ruidos
por Bender96 Ayer a las 23:26

» El postmodernismo ha llegado
por Albedrío? Ayer a las 23:21

» El número áureo
por Bender96 Ayer a las 23:10

» Una poesía al día
por Albedrío? Ayer a las 23:04

» Sobre-excitabilidades
por Albedrío? Ayer a las 22:31

» Los atributos de dios.
por Willy Lun Ene 22 2018, 21:23

» LA IMPOSIBILIDAD DE PASAR LOS TEST PSICOTECNICOS LABORALES
por Bender96 Lun Ene 22 2018, 18:05

» Mi segunda presentación.
por Bender96 Dom Ene 21 2018, 22:59

» El lobo
por Bender96 Sáb Ene 20 2018, 23:32

» Pequeños momentos de felicidad
por Albedrío? Sáb Ene 20 2018, 17:18


El daño que no vemos.

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 21:41

Un momento él engloba cólera e ira con  indignación, ¿estás de acuerdo con él ? yo no creo;  sigue siendo una opinión de un libro de autoayuda de inteligencia emocional, y lo sabes premiere. Con ello no adopto ninguna posición.

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por premiere el Mar Jul 02 2013, 21:44

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Un momento él engloba cólera e ira con  indignación, ¿estás de acuerdo con él ? yo no creo;  sigue siendo una opinión de un libro de autoayuda de inteligencia emocional, y lo sabes premiere. Con ello no adopto ninguna posición.
No entiendo tu pregunta.
avatar
premiere

Puntos : 1947
Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 21:48

Si cólera e ira son camparables a indignación, eso quiero decir, porque yo creo que son comparaciones heterogéneas ."La cólera, la ira, la indignación y el comportamiento agresivo son reacciones de lucha fundamentales e instintivas cuando nos amenaza algún peligro. El psicólogo Raymond W. Novaco distingue entre cuatro clases esenciales de provocación que pueden desencadenar nuestra indignación"

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por premiere el Mar Jul 02 2013, 21:57

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Si cólera e ira son camparables a indignación, eso quiero decir, porque yo creo que son comparaciones heterogéneas ."La cólera, la ira, la indignación y el comportamiento agresivo son reacciones de lucha fundamentales e instintivas cuando nos amenaza algún peligro. El psicólogo Raymond W. Novaco distingue entre cuatro clases esenciales de provocación que pueden desencadenar nuestra indignación"
Entiendo la cólera como una manifestación y/o amplificación de la ira.

El hecho de que sean las respuestas a una amenaza, que es necesario percibir e interpretar y que, generalmente, tendrán un fuerte carácter social y cultural, las exime de ser emociones primarias, a pesar de que las respuestas automáticas que las desencadenan sean exclusivas y específicas de cada una de estas emociones.


Última edición por premiere el Mar Jul 02 2013, 22:56, editado 6 veces
avatar
premiere

Puntos : 1947
Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 22:00

Luego estamos hablando de grados, indignación, comportamiento agresivo, ira y cólera es eso lo que dice Novaco ¿no?

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 22:03

Luego estamos hablando de temperamento, creo

Características del temperamento sanguíneo
Se trata de una persona cálida, campante, vivaz y que disfruta de la vida siempre que se pueda.
Es receptiva por naturaleza, las impresiones externas encuentran fácil entrada en su interior en donde provocan un alúd de respuestas.
Tiende a tomar decisiones basándose en los sentimientos más que en la reflexión.
Es tan comunicativo que es considerado un superextrovertido.
Tiene una capacidad insólita para disfrutar y por lo general contagia a los demás su espíritu que es amante de la diversión.
Este tipo de personas por lo general, hablan antes de pensar, son extrovertidas, muy activas e intuitivas.

Temperamento flemático
Basado en un tipo de sistema nervioso lento y equilibrado que se caracteriza por tener una baja sensibilidad pero una alta actividad y concentración de la atención; es característico de su sistema nervioso una baja reactividad a los estímulos del medio, y una lenta correlación de la actividad a la reactividad, es introvertido y posee baja flexibilidad a los cambios de ambiente.
Es tranquilo, nunca pierde la compostura y casi nunca se enfada. Por su equilibrio, es el más agradable de todos los temperamentos. Trata de no involucrarse demasiado en las actividades de los demás. Por lo general suele ser una persona apática, además de tener una buena elocuencia. No busca ser un líder, sin embargo puede llegar a ser uno muy capaz.
Características del temperamento flemático
Es un individuo calmado, tranquilo, que nunca se descompone y que tiene un punto de ebullición tan elevado que casi nunca se enfada.
Son personas serias, impasibles y altamente racionales.
Son calculadores y analíticos.
Generalmente, ese temperamento da personas muy capaces y equilibradas.
Es el tipo de persona más fácil de tratar y es por esa naturaleza el más agradable de los temperamentos.
El flemático es frío y se toma su tiempo para la toma de decisiones.
Prefiere vivir una existencia felíz, placentera y sin estridencias hasta el punto que llega a involucrarse en la vida lo menos que puede.

Temperamento melancólico
Basado en un tipo de sistema nervioso débil, posee una muy alta sensibilidad, un alto nivel de actividad y concentración de la atención, así como una baja reactividad ante los estímulos del medio, y una baja correlación de la actividad a la reactividad; es introvertido y lo caracteriza una baja flexibilidad a los cambios en el ambiente.
Es abnegado, perfeccionista y analítico. Es muy sensible emocionalmente. Es propenso a ser introvertido, sin embargo, puede actuar de forma extrovertida. No se lanza a conocer gente, sino deja que la gente venga a él. Sus tendencias perfeccionistas y su conciencia hacen que sea muy fiable, pues no le permiten abandonar a alguien cuando están contando con él. Además de todo, posee un gran carácter que le ayuda a terminar lo que comienza. Pero es difícil convencerlo de iniciar algún proyecto, debido a que siempre está considerando todos los pros y contras en cualquier situación.
Características del temperamento melancólico
El melancólico es el más rico y complejo de todos los temperamentos.
Suele producir tipos analíticos, abnegados, dotados y perfeccionistas.
Es de una naturaleza emocional muy sensible, predispuesto a veces a la depresión.
Es el que consigue más disfrute de las artes.
Es propenso a la introversión, pero debido al predominio de sus sentimientos, puede adquirir toda una variedad de talentos.
Tiende a ser una persona pesimista.
Se enoja con facilidad, tiene cambios emocionales muy bruscos, y se puede decir que se puede hacerlo enojar fácilmente.
No le gusta que lo interrumpan cuando se concentra en algo que es importante para el.
Se enamora con facilidad y lo hace muy seriamente.

Temperamento colérico
Está basado en un tipo de sistema nervioso rápido y desequilibrado, posee alta sensibilidad y un nivel alto de actividad y concentración de la atención, aunque tiene alta reactividad a los estímulos del medio y una muy alta correlación, también es flexible a los cambios de ambiente. Cuando se le describe o dice algo que le fastidia o desagrada, trata de callar de forma violenta a las personas que se lo dicen.
Es rápido, muy activo, práctico en sus decisiones, autosuficiente y sobre todo independiente. Es extrovertido, pero no tanto como la persona de temperamento sanguíneo. Se fija metas y objetivos. Es muy ambicioso. Valora rápida e intuitivamente y no reconoce los posibles tropiezos y obstáculos que puede encontrar en el camino si busca lograr una meta.
Características del temperamento colérico
Es caluroso, rápido, activo, práctico, voluntarioso, autosuficiente y muy independiente.
Tiende a ser decidido y de firmes opiniones, tanto para él mismo como para otras personas, y tiende a tratar de imponerlas.
Es extrovertido, no hasta el punto del sanguíneo.
Generalmente, prefiere la actividad.
No necesita ser estimulado por su ambiente, sino que más bien lo estimula él con sus inacabables ideas, planes, metas.
Tiende a fijarse metas muy altas, porque considera que es capaz, pero no siempre las cumple, no por falta de capacidad sino de tiempo o tropiezos encontrados.
Dominante y hasta manipula para su objetivo.
Tiende a ser Manipulador,pero también es muy intolerante.
Quiere hacer todo lo que le da la gana.
Muchos de los investigadores mostraron un interés sobre un nuevo temperamento, que denominaron biotemperamental o naturalista, que se desarrolla a la vez que crece la persona y se desarrolla en el medio social.
Las características del temperamento biotemperamental o naturista son los siguientes: .Afinidad por sus habilidades. .Comparte sus atributos con los demás. .Se identifica más por el mismo sexo. .Se convierten en agresivos en el momento sexual.

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 22:08

El temperamento es la peculiaridad e intensidad individual de los afectos psíquicos y de la estructura dominante de humor y motivación. El término proviene del latín temperamentum: ‘medida’. Es la manera natural con que un ser humano interactúa con el entorno. Puede ser hereditario y no influyen factores externos (sólo si esos estímulos fuesen demasiado fuertes y constantes); es la capa instintivo-afectiva de la personalidad, sobre la cual la inteligencia y la voluntad modelarán el carácter (en el cual sí influye el ambiente); ocupa también la habilidad para adaptarse, el estado de ánimo, la intensidad, el nivel de actividad, la accesibilidad, y la regularidad; el temperamento es la naturaleza general de la personalidad de un individuo, basada las características del tipo de sistema nervioso. El temperamento está relacionado con la influencia endocrina (que se debe a los genes, y que se manifiesta en determinados rasgos físicos y psicológicos). El temperamento y el carácter definen la personalidad del ser humano; y la diferente combinación e intensidad que éstos se manifiesten en sus diferentes áreas, nos hacen únicos y humanos. Los temperamentos o el temperamento es el rasgo descriptivo del estilo de actuar que nos distingue de los demás como únicos e irreemplazables, de modo que podamos armonizar con ellos.
El estudio de los temperamentos ocupaba un papel importante en la psicología anterior al siglo XX. Actualmente, tiene su gran valor cotidiano y de utilidad para las personas en búsqueda de mayor sentido a su vida mediante su expresión temperamental y de sus virtudes.

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Mar Jul 02 2013, 22:22

Carácter o personalidad

Al tratarse de un concepto básico dentro de la psicología, a lo largo de la historia ha recibido numerosas definiciones, además de las conceptualizaciones más o menos intuitivas que ha recibido. Algunos autores han clasificado estas definiciones en grupos.

La personalidad puede sintetizarse como el conjunto de características o patrón de sentimientos, emociones y pensamientos ligados al comportamiento, es decir, los pensamientos, sentimientos, actitudes , hábitos y la conducta de cada individuo, que persiste a lo largo del tiempo frente a distintas situaciones distinguiendo a un individuo de cualquier otro haciéndolo diferente a los demás. La personalidad persiste en el comportamiento de las personas congruentes a través del tiempo, aun en distintas situaciones o momentos, otorgando algo único a cada individuo que lo caracteriza como independiente y diferente. Ambos aspectos de la personalidad, distinción y persistencia, tienen una fuerte vinculación con la construcción de la identidad, a la cual modela con características denominadas rasgos o conjuntos de rasgos que, junto con otros aspectos del comportamiento, se integran en una unidad coherente que finalmente describe a la persona. Ese comportamiento tiene una tendencia a repetirse a través del tiempo de una forma determinada, sin que quiera decir que esa persona se comporte de modo igual en todos los casos. Es decir, la personalidad es la forma en que pensamos, sentimos, nos comportamos e interpretamos la realidad, mostrando una tendencia de ese comportamiento a través del tiempo, que nos permite afrontar la vida y mostrarnos el modo en que nos vemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Nos permite reaccionar ante ese mundo de acuerdo al modo de percepción, retro-alimentando con esa conducta en nuestra propia personalidad. Cada persona al nacer ya tiene su propia personalidad con ciertas características propias, que con el paso del tiempo más el factor ambiental y las circunstancias es como se definirá esa persona. La personalidad será fundamental para el desarrollo de las demás habilidades del individuo y para la integración con grupos sociales.

Según Gordon Allport la personalidad es "la organización dinámica de los sistemas psicofísicos que determina una forma de pensar y de actuar, única en cada sujeto en su proceso de adaptación al medio".
Desmembrando esa afirmación encontramos que:
La organización representa el orden en que se halla estructurada las partes de la personalidad de cada sujeto.
Lo dinámico se refiere a que cada persona se encuentra en un constante intercambio con el medio que sólo se interrumpe con la muerte.
Los sistemas psicofísicos hacen referencia a las actividades que provienen del principio inmaterial(fenómeno psíquico) y el principio material(fenómeno físico).
La forma de pensar hace referencia a la vertiente interna de la personalidad.
La forma de actuar hace referencia a la vertiente externa de la personalidad que se manifiesta en la conducta de la persona.
Y es única en cada sujeto por la naturaleza caótica en el que el cerebro organiza las sinapsis.
Rasgos de personalidad según Gordon Allport
Rasgo cardinal: una característica única que dirige buena parte de las actividades de una persona.
Rasgos centrales: Como la honestidad y la sociabilidad, por lo general van de cinco a 10 en cualquier persona.

Rasgos secundarios: Características que inciden en el comportamiento en muchas menos situaciones y ejercen menos influencia que los rasgos centrales o cardinales.
"Los rasgos ofrecen una explicación clara y sencilla de las consistencias conductuales de las personas permiten comparar fácilmente a una persona con otra. Los rasgos son características de la personalidad y comportamientos consistentes que se manifiestan en diferentes situaciones. La teoría de los rasgos busca explicar, en forma sencilla, las consistencias en el comportamiento de los individuos."
Fundamentos de la Personalidad según Gordon Allport
Gordon Allport indicó que podemos considerar a la constitución física, el temperamento y la inteligencia como los "materiales" de la personalidad, aunque experimenten con los años una lenta maduración. Hablamos de estos elementos como los materiales en bruto porque dependen en gran parte (aunque no exclusivamente) de lo que se ha recibido por herencia. De los tres, la constitución física es la más visiblemente ligada a la herencia (de un modo complejo), pero hay pruebas de peso que apoyan la creencia que de también el temperamento y la inteligencia están genéticamente determinados. Llevando la argumentación más lejos, podemos preguntarnos si la fundamental asociación entre la constitución corporal y el temperamento es una correlación innata o se debe a las experiencias de la vida.

Consideremos el ejemplo de un muchacho marcadamente delgado y más débil que sus compañeros. No sirve para los deportes y si se pelea le toca siempre perder. ¿Qué ocurrirá? Se desarrollara en él un modo de ser tenso, reservado, inhibido, introvertido. No podemos demostrar que es únicamente la experiencia de la vida lo que explica la correspondencia entre la constitución corporal y el temperamento, pero es probable que influya en ello.
Es necesario incluir la inteligencia entre los materiales de la personalidad, porque la inteligencia está de algún modo esta estrechamente relacionada con el sistema nervioso central, que pertenece al caudal hereditario del individuo junto con el sistema neuroglandular subyacente a la constitución corporal y al temperamento. Difícilmente podría explicarse de cuantos modos puede diferir el sistema nervioso entre dos individuos en el momento de nacer. Existen amplias variaciones en el número de células cerebrales, en su disposición, metabolismo, conductividad, conexión y disponibilidad para el uso. Cuando las combinaciones son favorables, el individuo está dotado de elevada inteligencia; si son desfavorables la inteligencia será baja; si existen condiciones mixtas, los resultados son intermedios

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Morgana el Miér Jul 03 2013, 01:15

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:El artículo que he puesto en el mensaje anterior concluye que hay abundantes evidencias de respuestas autonómicas específicas para diferentes tipos de emociones básicas, por ejemplo, entre el miedo y la ira.
Yo también considero que existen respuestas específicas y características que subyacen en cada emoción.
No obstante, y siguiendo la línea del psicólogo, considero que estas respuestas automáticas son parte de la función inconsciente que el tejido social nos ha permitido desarrollar, modelando nuestra conducta mediante fijaciones y asociaciones en el lóbulo temporal y cuyo carácter inmediato no lo exime de ser también, y en una medida comparable, cultural; especialmente en la ira.

Me parece que estás confundiendo respuestas autonómicas con respuestas conductuales, una respuesta autonómica no puede ser de ninguna manera elaborada socialmente, diferentes emociones pueden dar lugar a la misma respuesta conductual, por ejemplo, tanto el miedo como la ira pueden desembocar en una agresión o en una huída, ese tipo de respuestas sí pueden modelarse socialmente, pero la emoción es anterior, y surge en estructuras subcorticales, el sistema límbico, una estructura mucho más primitiva que el cortex.
avatar
Morgana

Puntos : 4834
Cantidad de envíos : 2450
Fecha de inscripción : 30/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Morgana el Miér Jul 03 2013, 01:46

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

No entiendo muy bien qué relación tiene el que las emociones se puedan condicionar con el hecho de que sean innatas. Es innata la emoción en sí, el objeto de la emoción es condicionable, naturalmente. En realidad, el hecho de que se pueda condicionar a un bebé, apoya precisamente el hecho de que determinados estímulos provocan de forma innata, una determinada emoción. Si presentas uno de esos estímulos que instintivamente provocan miedo en los humanos (aquí habría que echar mano de la psicología evolucionista, que no evolutiva), junto con otro estímulo neutro, el estímulo neutro quedará condicionado y provocará también conductas derivadas del miedo. También puede suceder lo contrario, se dice que el miedo a volar no es una fobia en sí, sino un miedo evolutivo de los humanos, y por el contrario, por aprendizaje, la mayoría de la gente se ha deshecho de ese temor ancestral.

Es una opinión personal, pero a mi muchas de las actuaciones humanas que provocan emociones aparentemente motivadas por razones culturales y muy alejadas de los comportamientos instintivos, me recuerdan mucho a conductas animales muy primitivas, las peleas en el foro, por ejemplo, me recuerdan mucho a las luchas por el liderazgo, una vez hasta alguien puso fotos bien explícitas mostrando gallos de corral para ejemplificar la confrontación entre dos foreros. Y otras veces, el ataque desmesurado contra "los nuevos", parece más bien un mensaje de "esta tierra es mía, si vienes a mi territorio respeta mis reglas"
avatar
Morgana

Puntos : 4834
Cantidad de envíos : 2450
Fecha de inscripción : 30/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por azor el Miér Jul 03 2013, 05:21

Sí, por lo visto hay mucho de esos rasgos. Así como lo "objetivas" queda tremendamente claro.
avatar
azor

Puntos : 5168
Cantidad de envíos : 2287
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 42
Localización : Bolivia

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por azor el Miér Jul 03 2013, 05:22

Oye, y entre las mujeres no hay esas peleas por el liderazgo no? en el foro. Más bien proceden por políticas de alianzas.
avatar
azor

Puntos : 5168
Cantidad de envíos : 2287
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 42
Localización : Bolivia

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por premiere el Miér Jul 03 2013, 12:17

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Es una opinión personal, pero a mi muchas de las actuaciones humanas que provocan emociones aparentemente motivadas por razones culturales y muy alejadas de los comportamientos instintivos, me recuerdan mucho a conductas animales muy primitivas, las peleas en el foro, por ejemplo, me recuerdan mucho a las luchas por el liderazgo, una vez hasta alguien puso fotos bien explícitas mostrando gallos de corral para ejemplificar la confrontación entre dos foreros. Y otras veces, el ataque desmesurado contra "los nuevos", parece más bien un mensaje de "esta tierra es mía, si vienes a mi territorio respeta mis reglas"
Mi opinión es que ese tipo de peleas a las que te refieres no están en absoluto alejadas de los comportamientos más instintivos y son, de hecho, la proyección cultural y contextualizada de esos instintos primitivos, como el liderazgo del macho alfa, presente en muchas otras especies.

El instinto primitivo de liderazgo que subyace en el ser humano se desencadena como consecuencia de la percepción e interpretación de una amenaza, pero considero elemental considerar que esta amenaza es interpretada, en su origen, a raíz de una cuestión cultural, como lo es —siguiendo tu ejemplo— la presunta lucha dialéctica que, en ocasiones, parece haberse dado en este foro.

La territorialidad, por ejemplo, es una de las razones por las que dos gallos pueden pelearse. La emoción o respuesta primaria que suscita este comportamiento agresivo tiene la misma naturaleza común y general que la que tiene lugar en el ser humano.

En el gallo, esta respuesta primaria no ha sido modelada y configurada —o no tanto— por un complejo tejido social, como en el caso del ser humano, por lo que la emoción deriva en un comportamiento más impulsivo y general que en el hombre.

En el ser humano, esta respuesta primaria es intervenida de forma inmediata por un proceso cultural que ya ha sido impregnado en el propio desarrollo de la respuesta primaria que producirá una cierta emoción secundaria, y esta es la razón por la que, a diferencia de un gallo, podemos canalizar y tolerar la territorialidad ajena en muchos más contextos que un gallo sin necesidad de ningún esfuerzo consciente.

El comportamiento de macho alfa (a pesar de que no es una emoción ni una respuesta autónoma ni automática) implica una idea análoga, ya que en numerosos animales deriva en peleas físicas y en el ser humano tiene una naturaleza mucho más heterogénea y contextual, pudiendo derivarse de muchas otras formas y con muchos otros elementos culturales.
El conjunto de emociones que provoca estos comportamientos, tanto en animales como en seres humanos, sigue paralelamente la naturaleza y las características del comportamiento —macho alfa— que produce.

Somos lo que pensamos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Me parece que estás confundiendo respuestas autonómicas con respuestas conductuales, una respuesta autonómica no puede ser de ninguna manera elaborada socialmente, diferentes emociones pueden dar lugar a la misma respuesta conductual, por ejemplo, tanto el miedo como la ira pueden desembocar en una agresión o en una huída, ese tipo de respuestas sí pueden modelarse socialmente, pero la emoción es anterior, y surge en estructuras subcorticales, el sistema límbico, una estructura mucho más primitiva que el cortex.
Esa estructura subcortical y ese sistema límbico es el que, en mi opinión, desencadena una única respuesta genérica, ancestral y primitiva ante la amenaza y el peligro. Una respuesta común cuyo paradigma cultural ha segmentado y derivado en todas las emociones secundarias.

Tal vez no sea apropiado referirse a esa segmentación y derivación como respuestas automáticas —a pesar de que forman parte de la función inconsciente—, ya que efectivamente no corresponden a un mecanismo original y desencadenante en primera instancia, aunque sí a un proceso mental característico, específico y cultural de cada emoción.


Última edición por premiere el Miér Jul 03 2013, 16:04, editado 9 veces
avatar
premiere

Puntos : 1947
Cantidad de envíos : 213
Fecha de inscripción : 26/06/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Miér Jul 03 2013, 12:26

La ira o rabia es una emoción que se expresa con el resentimiento, furia o irritabilidad. Los efectos físicos de la ira incluyen aumento del ritmo cardíaco, presión sanguínea y niveles de adrenalina y noradrenalina. Algunos ven la ira como parte de la respuesta cerebral de atacar o huir de una amenaza o daño percibidos. La ira se vuelve el sentimiento predominante en el comportamiento, cognitivamente, y fisiológicamente cuando una persona hace la decisión consciente de tomar acción para detener inmediatamente el comportamiento amenazante de otra fuerza externa. La ira puede tener muchas consecuencias físicas y mentales.

Las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del hombre cuando ve algo o una persona importante para ellos. Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas guía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria.
Fisiológicamente, las emociones organizan rápidamente las respuestas de distintos sistemas biológicos, incluidas las expresiones faciales, los músculos, la voz, la actividad del SNA y la del sistema endocrino, a fin de establecer un medio interno óptimo para el comportamiento más efectivo.
Conductualmente, las emociones sirven para establecer nuestra posición con respecto a nuestro entorno, y nos impulsan hacia ciertas personas, objetos, acciones, ideas y nos alejan de otros. Las emociones actúan también como depósito de influencias innatas y aprendidas, y poseen ciertas características invariables y otras que muestran cierta variación entre individuos, grupos y culturas.

Seis emociones, que son universales y biológicamente básicas:
Sorpresa
Asco
Tristeza
Ira
Miedo
Alegría /Felicidad

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Miér Jul 03 2013, 13:03

Las características estructurales, fisiológicas y conductuales de cualquier persona son consecuencia de dos factores: el filogenético y el ontogénico. El filogenético, hace referencia a la historia evolutiva de nuestra especie. Este factor se recoge en nuestros genes, a través de los cuales se transmiten, de generación en generación, los logros adaptativos de nuestros ancestros que la selección natural ha hecho posibles y que configuran las características generales de nuestra especie. El otro factor, el ontogénico, se refiere a las circunstancias a través de las cuales el factor filogenético es modulado por el medio ambiente interno y externo (factores epigenéticos) desde el momento en que comienza nuestra vida; abarca, por tanto, el periodo que va desde la concepción hasta la muerte.
El factor filogenético determinará las características generales de nuestra especie, tales como el tipo de órganos sensoriales que poseemos, los sistemas de regulación del medio interno, los sistemas de locomoción etc., todos los cuales determinarán qué estímulos podemos captar y qué tipo de respuestas podemos emitir.
Es evidente que, aparte de estas características generales de nuestra especie, existen variaciones entre los individuos que la conformamos. Estas diferencias son causadas por la variabilidad genética que presenta cualquier población humana y por el segundo factor a que hacíamos referencia como determinante de la conducta de un individuo, es decir, la interacción entre el factor filogenético y el ambiental.
Si el factor filogenético es el causante de las diferencias entre especies distintas, la variabilidad genética y la interacción entre genes y ambiente, son las que hacen que los individuos de una misma especie no sean idénticos ni morfológica, fisiológica o conductualmente. De esta forma podemos concluir que la conducta de un individuo estará en función de su genotipo (información genética que recoge la historia evolutiva de la especie) y de la interacción de éste con el ambiente en que se desarrolle, pudiéndose hablar en términos generales de causas lejanas (filogenéticas) y próximas (interacción genotipo-ambiente, factores epigenéticos) de la conducta.
En este contexto, no cabe duda de que, dentro del conjunto de sistemas que regulan la actividad biológica de los seres vivos, el sistema neuroendocrino, por la estrecha relación existente entre su actividad y la conducta, es el más importante de cara a la explicación del comportamiento. Por tanto, para comprender la conducta de un individuo, es preciso conocer, entre otras muchas cosas, las características biológicas del mismo, cómo dichas características son determinadas por los genes, qué mecanismos modifican la información genética a lo largo de la evolución y por último, cuáles son las características del sistema neuroendocrino que permiten a éste regular la relación activa del individuo con su medio ambiente, es decir, emitir un comportamiento.

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Juan Gnav el Miér Jul 03 2013, 13:16

Novaco: Mi inglés es muy pobre luego lo he traducido con google , disculpad los errores pero a buen entendedor....

Mi investigación actual sigue dedicado al estudio de la ira y comportamiento violento, especialmente en cuanto a su regulación terapéutica. Proyectos actuales siguen centrándose en la evaluación y tratamiento de personas con trastornos graves que tienen antecedentes de violencia. Esta investigación se lleva a cabo tanto en el ámbito clínico y epidemiológico, con la participación en los centros de estudios forenses. El objetivo general es mejorar y elaborar una nueva intervención cognitivo-conductual para la desregulación de la ira y de comprender mejor su aplicación basada en el contexto. Además, se está prestando atención a la interrelación de la ira con trastornos clínicos, como psicosis, trastorno de estrés postraumático, y discapacidad intelectual. La conexión entre la ira y el trauma está siendo examinado en la investigación sobre los veteranos de guerra (Vietnam, Irak y Afganistán) y en las personas en las instituciones de atención a largo plazo que tienen los aspectos traumáticos histories.Other vida de mi investigación sobre la rabia, el trauma y la violencia son proyectos sobre la violencia doméstica. Mi investigación sobre la violencia doméstica ha afectado principalmente a las mujeres y los niños atendidos por los refugios de emergencia y programas de vivienda transitoria, prestando atención a los efectos de la exposición traumática a la violencia y de los servicios basados ​​en la comunidad sobre el ajuste psicosocial de las mujeres y los problemas de conducta de los niños. Mi trabajo continuo con los pacientes del hospital forense ha incluido investigaciones sobre cómo la exposición a la violencia familiar ("padres volátiles") tiene que ver con la ira de los pacientes y los factores determinantes assaultiveness.Environmental de estrés humano siendo un interés fundamental, tales como las condiciones de transporte (es decir, la congestión del tráfico y la alta impedancia de los desplazamientos) y los factores de estrés relacionados con la guerra, examinaron los impactos sobre la salud y el bienestar. Mi otra investigación sobre el estrés ambiental ha sido el cambio económico a nivel agregado, poniendo a prueba un modelo del efecto neto de la provocación y la inhibición ligada a las crisis económicas sobre las diversas formas de comportamiento violento psicógena.

Juan Gnav

Puntos : 2817
Cantidad de envíos : 988
Fecha de inscripción : 27/03/2013
Edad : 53

Volver arriba Ir abajo

Re: El daño que no vemos.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.