Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Fracaso académico en superdotados
por José Luis Hoy a las 12:21

» Concurso literario Diciembre 2017
por Osler Hoy a las 08:18

» Creo en la felicidad y no soy muy tonto ¿puedo conseguirla?
por Osler Hoy a las 08:12

» Cuando la palabra se transforman en un arma.
por Disperso Ayer a las 23:30

» Queja.
por Osler Ayer a las 16:13

» La epidemia de los opioides en EEUU
por Osler Ayer a las 16:09

» Epigenética, que vienen los mios ....
por Osler Ayer a las 15:55

» La ciencia no comunica bien.
por Albedrío? Sáb Dic 09 2017, 23:31

» Posicionamiento en Google
por Albedrío? Sáb Dic 09 2017, 14:24

» Fragmentos olvidados.
por Jorge M. L. Sáb Dic 09 2017, 13:55


Marla Olmstead

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Marla Olmstead

Mensaje por Bunburista el Lun Mar 25 2013, 12:06

Habéis visto el documental de Amir Bar-Lev, titulado "my kid could paint that"?
Se puede ver en internet, está colgado en vimeo en dos partes. Es de 2007 pero yo lo vi hace poco y me quedé un poco alucinada porque al final la pobre criatura (que durante la grabación tiene 4 y 5 años) y los cuadros, que resulta que los pinta su padre o se los acaba (o algo raro hay ahí), acaba siendo lo de menos...

Para quienes no la conozcan (yo hasta hace unos días no sabía quién era) hago un resumen del documental:

"La cosa empieza cuando el padre de una familia, que es pintor aficionado, en vez de darle a su hija de cuatro años una hoja de papel en la que pintar le da una tela. El resultado tiene su gracia y un amigo de la familia los expone en su bar. La gente empieza a preguntar quién los ha pintado y si están a la venta. Los padres (sobretodo la madre), sorprendidos por todo el tema, los venden la mar de contentos pero pensando más en algo anecdótico y puntual que en posibilidades futuras.
Un galerista del pueblo que también es pintor (pero él hiperrealista) los ve y se interesa por la niña y su familia y por exponer las obras en su galería. Este tío [que de los más despreciables del documental] llama a una amiga suya que es periodista para que escriba un artículo. La historia pasa de ser local a nacional cuando el NYTimes la recoje en su dominical y ahí empieza la vorágine para esta familia que de la noche a la mañana vende los cuadros de la niña por miles de dólares y tiene una lista de espera enorme de compradores, les hacen entrevistas, salen en las noticias de todo el mundo, etc. A todo esto la madre sufre por su hija porque cree que esta situación le está robando su infancia y el padre está encantado de la vida con toda esa atención.
El problema llega cuando 60 minutos les dedica un programa. Una de las preguntas que rondan a todo el mundo es si la niña hace realmente los cuadros o no y por ello se pone una cámara oculta que la graba durante la realización de una obra de principio a fin. La diferencia entre esa obra y las otras es bastante obvia y una psicóloga especializada en niños prodigio y sd dice que la pintura que es 100% de Marla es algo que haría cualquier niño de cuatro años, y que la sofisticación que muestran las obras anteriores y la grabada hace sospechar que no son suyas, por lo menos del todo no.
Eso supone un punto de inflexión: la gente les envía correos insultándolos, todo el mundo les llama estafadores, las ventas se paran en seco, etc etc
Aquí es cuando se les ve a todos el plumero: el padre preocupado por la pasta, la madre sintiéndose culpable y el galerista/pintor confiesa sus verdaderos motivos que están entre la codicia pura y dura y una especie de vendetta personal contra la pintura moderna que según él es un timo [y habrá timadores como en todas partes pero decir que todo lo es... tiene delito!].
Después de eso deciden grabar de nuevo a la niña pintando para lavar su nombre, pero el resultado, aunque es algo menos "pastiche" que el de 60 minutos está claramente en sintonía con ese y alejado de todos los demás. Pero la gente se queda un poco más tranquila [yo no entiendo por qué] y vuelven a la vorágine de nuevo".
Y colorín colorado...

¿Qué opináis de todo el asunto? Porque parece que al final, en este circo, la niña y su bienestar es lo último!

Todo se lía cuando entra en juego el dinero. Algo natural en el aprendizaje que es recibir ayuda u orientación de algún tipo acaba criminalizándose en cuanto toma contacto con el mercado artístico y la niña pasa de ser una persona a ser un producto. Es un submundo de lo más feo...

En un momento, la periodista que escribe el primer artículo, que es de los pocos personajes sensatos y honestos de la historia, lo dice muy claro, los medios son como un monstruo que siempre tiene hambre y no importa lo que devore a su paso; nunca tiene suficiente y si debe desacreditar a una niña de cuatro años lo hace y a otra cosa!
Es cierto que es en parte culpa de los medios, pero para mí hay otro gran culpable que son los padres, y básicamente el padre. Es lo que dicen que para que el mal triumfe sólo es necesario que los buenos no hagan nada, porque si la madre hubiera hecho caso de su instinto quizás nada de esto habría ocurrido... (claro que tampoco se hubieran forrado)


avatar
Bunburista

Puntos : 1927
Cantidad de envíos : 182
Fecha de inscripción : 22/03/2013

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.