Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Kantiano el Vie Mar 15 2013, 11:05

Si, como Kant afirma, existe en cada hombre, en virtud de su humanidad,

una oscura metafísica, es decir, una tendencia no reflexionada hacia cierto tipo

de interrogantes, entonces el para qué de la filosofía resulta claro: la filosofía,

como tal, es expresión de humanidad. El para qué pierde relevancia ante el

quién: por nosotros mismos, por lo que somos y por lo que podemos llegar a

ser.



En cuanto disposición natural, la filosofía se manifiesta en la pregunta más

elemental y más compleja a la vez, en la pregunta por cómo hay que vivir.

La filosofía es, pues, antes que una disciplina teórica, la manera en que el espíritu humano lidia con la cuestión práctica fundamental.
Por lo demás, sehan inventado muchas otras maneras de resolver el enigma –por lo general no tan interesantes como la filosofía.
La cuestión se complica cuando en el seno del concepto de filosofía se establece una diferenciación: de un lado como disposición natural, y de otro lado como disciplina académica. La pregunta se debe reformular entonces en los siguientes términos: ¿para qué aún una disciplina académica como la filosofía? Preguntar de esta manera es situar eso llamado filosofía dentro del sistema de las disciplinas académicas y establecer las condiciones bajo las cuales la filosofía vale como ejercicio académico. La pregunta de Adorno toma entonces la siguiente forma:






Enmarcada en un contexto específico, la pregunta de Adorno guarda cierta

coherencia: ¿cómo es posible la filosofía en un tiempo hecho de barbarie? Ya

sabemos la respuesta: precisamente porque hay barbarie, es necesaria la filosofía.

Es, en realidad, demasiado fácil. Y demasiado difícil, a la vez, pues ¿qué podría

ser más difícil que intentar mediante la filosofía la superación de la barbarie? Un

discurso filosófico es impotente ante la violencia. He ahí una de las paradojas que

la pregunta encierra: si la filosofía poco puede contra la violencia, no significa ello

que su valor sea nulo. Habría que pensar de nuevo en la filosofía como disposición

natural.




La lucha entre disposiciones, entre la violencia y la filosofía, tiene el carácter

de una lucha trágica, pues en última instancia es una lucha que sólo dentro del

individuo se puede llevar a cabo. Si uno se decide por la filosofía o por la barbarie

es, con toda seguridad, un asunto radicalmente individual: quien intente convencer

entra ya en el campo de la barbarie. Quizá lo máximo que se puede hacer, en lugar

de convencer, sea invitar; pero en última instancia todo depende del individuo.






La pregunta de Adorno esconde algo más: la barbarie que no aparece como

tal, la barbarie institucionalizada. Lo característico de este tipo de barbarie no es

la violencia abierta, sino un soterrado odio al pensamiento que se convierte en

segunda naturaleza. Ciertas formas de organización y ciertos tipos de discurso

son manifestación de esta barbarie. Por lo general, la barbarie institucionalizada

es condición y a la vez producto de la barbarie generalizada. El modo en que

la filosofía está atada a las estructuras de este tipo de barbarie es más fácil de

identificar si se piensa en aquella como disposición natural: estructuras sociales

cuyo contenido se basa en modos de inhumanidad se erigen en directrices de

cómo hay que vivir, pero bajo su aspecto “institucionalizado”, bajo la imagen de

una vida plenamente vivida, encarnan en realidad maneras inhumanas de vivir.

Para la consciencia filosófica, aquellas formas responden a la pregunta por cómo

no hay que vivir. Nuestra sociedad es generosa en ejemplos al respecto. Por otro

lado, no tengo los elementos conceptuales para profundizar en la descripción de

tal barbarie, y no tengo tampoco una respuesta, es claro. Ya el hecho de que dicha

barbarie sea cierta y de que se presente bajo la forma de modos de vida aceptados,

justifica el esfuerzo de la filosofía.






Habría que considerar también la posibilidad de que lo que aquí digo no sea

más que el fruto de una auto-interpretación falsa, debido a la falta de experiencia

del mundo, de la naturaleza de ese extraño rol denominado “joven investigador”,

rol que define algo así como la llegada, aún inestable y harto ingenua, a la mayoría

de edad dentro del sistema de producción de la universidad. Ciertamente: “Quien

defiende una cosa que el espíritu de la época ha puesto de lado, como cosa pasada

y superflua, se coloca en posición incómoda. Sus argumentos suenan a cosa algo

forzada. “¿Pero cómo puede usted…?”






La consigna “Una universidad que innova” quiere decir en realidad “Una

universidad que inventa cosas nunca antes vistas y que sirven para hacer más

cosas, cosas que a su vez nunca antes se han visto, y que han de servir para

hacer más cosas, cosas que…”, y así ad infinitum. Una sociedad desesperada,

acorralada, sólo puede ir hacia adelante, siempre hacia adelante, sin saber muy

bien cómo ni por qué, pero siempre hacia lo nuevo, lo no visto, porque sólo lo

no visto, lo completamente nuevo, puede ser diferente del infierno que dicha

sociedad sufre






No se niega la necesidad de estudiar nuestros problemas. No. Pero, bien mirado

¿no hay allí también cierta ingenuidad? Nuestros problemas son los mismos

problemas del género humano: tenemos miedo, no queremos morir, quisiéramos

ser felices aunque fuera por un segundo, amamos algo o alguien que nos muestra

la posibilidad realizada de la belleza, queremos que esto no sea sólo cruzar un

valle de lágrimas sino una aventura con sentido. Esos son nuestros problemas






Desde Heráclito hasta nosotros hay una terca, inexplicable

constante: todos somos sólo hombres, nada más.

¿Qué puede hacer entonces la filosofía?

Tampoco puede aceptarse que sea filosofía el trabajo especializado científicoteórico,

o aquello que pretende dárselas de investigación.




La filosofía, empero, que se abstiene de todo ello, se pone en contraposición irreconciliable con las formas de

pensar corrientes. No es un azar que provoque las sospechas de la apologética. Una

filosofía, que satisfaga lo que quiere ser, y que no corra infantilmente detrás de su

historia y de lo real, cuenta con su nervio vital mismo justamente en la oposición

a su forma de ejercicio actual usual; y en lo que respecta a lo que sirve, lo que ella

misma es, constituiría su justificación.






“Si la filosofía aún es necesaria, entonces tendrá que serlo, igual que siempre,

como crítica; como oposición a una heteronomía que se extiende; o, incluso, como

una tentativa impotente del pensamiento para permanecer dueño de sí mismo

y poner a la mitología propuesta en el lugar adecuado que su propia medida,

resignadamente, le otorga casi a ciegas.






En cuanto disciplina académica, la filosofía depende del sistema de producción

de conocimiento. Afirmar lo contrario sería condenarla al ejercicio ocasional, quizá

afortunado, pero en todo caso bastante precario, de la disquisición trasnochada,

rebajarla a remedo del banquete platónico, a mera conversación interesante.

Sólo desde el interior del sistema de conocimiento puede la filosofía dar cuenta

de por qué no necesita justificación, sólo mediante la rigurosidad conceptual

puede la filosofía mostrar las fallas del rigor y del concepto. No hay salida, pero

precisamente en cuanto no hay salida es posible la filosofía. He ahí una muestra

más de algo muy querido a la filosofía: los círculos viciosos.






Sólo en cuanto permanece junto a aquello que la niega, puede la filosofía

realizarse como tal. Necesita de su contrario. Y ésta no es una mera afirmación

dialéctica: si la filosofía se concibe como crítica, no puede vivir despegada

de su objeto, es decir, del núcleo de aquello que constituye su obstáculo más

empecinado.









Kantiano
Kantiano

Puntos : 2419
Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 11/03/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Willy el Vie Mar 15 2013, 11:23

Muy interesante.

Willy

Puntos : 10985
Cantidad de envíos : 6478
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Kantiano el Vie Mar 15 2013, 12:02

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Muy interesante.

Me alegra que te haya resultado interesante. :D
Kantiano
Kantiano

Puntos : 2419
Cantidad de envíos : 51
Fecha de inscripción : 11/03/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Willy el Vie Mar 15 2013, 12:05

Era simplemente para estar atento a este hilo. Todavía tengo que leer y reflexionar mucho para poder aportar algo.

Willy

Puntos : 10985
Cantidad de envíos : 6478
Fecha de inscripción : 29/04/2010

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por homo divergenticus el Vie Mar 15 2013, 18:03

Adorno es un puntal, buena lectura Kantiano.
homo divergenticus
homo divergenticus

Puntos : 7570
Cantidad de envíos : 3540
Fecha de inscripción : 29/11/2012

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Ataraxia80 el Lun Oct 07 2013, 15:06

Si por filosofía entendemos la lógica, sí estoy de acuerdo es necesaria y hace falta mucha, pero no es fácil en esta sociedad donde "lo que los demás hacen, es lo que hay que hacer", en un país con un gobierno paternalista, donde todos nuestros actos se encuentran regulados de antemano, dejando poco o nada al libre albedrio. Pero se puede, con el ejemplo.
LA filosofía como estudio de los pensamientos de los grandes filósofos, no lo veo necesario, si útil. Pero daría más importancia a enseñar a nuestros niños a buscar el porqué de las cosas, y no adoptarlas directamente desde el medio de donde procede.
La razón es la herramienta más importante de la que disponemos y por algún motivo, nos estamos empeñando en anularla y lo peor es que, lo hacemos muy bien ; ).

Ataraxia80

Puntos : 2226
Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 27/09/2013

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por José Luis el Lun Oct 07 2013, 15:35

Tú promueves la práctica filosófica sin saberlo Smile
José Luis
José Luis

Puntos : 11844
Cantidad de envíos : 7314
Fecha de inscripción : 18/08/2009

Volver arriba Ir abajo

¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut) Empty Re: ¿Para qué aún la filosofía? Adorno ( Escuela de Frankfut)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.